null: nullpx

Tennessee aprueba ley contra las ciudades santuario y otorga poderes especiales a la policía para detener a indocumentados

El proyecto de ley convierte a la policía local (estatal, municipal e incluso universitaria) en agentes de la fuerza de deportaciones del gobierno de Trump y obliga a cumplir los 'detainers' de ICE aunque no exista una orden emitida por un juez.
26 Abr 2018 – 3:42 PM EDT

La Asamblea de Tennessee aprobó el miércoles una dura ley que, de ser promulgada, se convertiría en la legislación antinmigrante más dura en su tipo en el país. El gobernador de Tennessee, Bill Haslam, tiene 10 días para firmarla.

Se trata de la HB 2315, que entre otras medidas prohíbe las llamadas jurisdicciones o ciudades santuario y otorga a la policía local (municipal y estatal, incluso a la policía universitaria) poderes extraordinarios para que su personal ejerza como agentes federales de inmigración.

“Instamos al gobernador Bill Haslam (republicano) a vetar la ley de deportación masiva que convertiría a Tennessee en un lugar peligroso para familias inmigrantes”, dijo en un comunicado Stephanie Teatro, co directora ejecutiva de la Coalición de Derechos de Inmigrantes y Refugiados de Tennessee (TIRRC).

Teatro señala que la HB 2315 “consolidaría la reputación de nuestro estado como hostil y poco acogedor” con la comunidad inmigrante, principalmente los indocumentados.

A través de su cuenta en la red social Twitter, Teatro dijo además que "a pesar de la escalada y el comportamiento atroz de ICE, la legislatura de Tennessee acaba de quitar las salvaguardias contra el exceso y abuso federal al convertir cada solicitud de detención de ICE en una directiva legal incondicional para cada oficial de policía en el estado".

Detractores de la legislación señalan que la medida viola la Constitución y presagian que será revisada por los tribunales de justicia, tal como sucedió con la SB 1070 de Arizona en 2012. El caso fue resuelto en 2014 por la Corte Suprema de Justicia, que anuló las partes más polémicas de la ley.



En qué consiste

La HB 2315 convierte los 'detainers' de ICE (solicitudes de detención emitidas por la Oficina de Inmigración y Aduanas) en una orden obligatoria, y no requiere que exista una causa probable o una orden judicial para negarle a una persona la libertad.

El proyecto de ley también exige que todos los agentes de la policía local, incluso la policía del campus de la Universidad del estado, investiguen el estado migratorio de los individuos, incluso durante interacciones de rutina.

La nueva ley “establece un precedente peligroso al restringir severamente la capacidad de la policía local para tomar decisiones de seguridad pública de sentido común y forzar a los gobiernos locales a asumir el riesgo y los gastos de la aplicación de la ley federal de inmigración”, dijo Teatro.

La TIRRC advierte que las leyes estatales y federales ya exigen que todos los gobiernos locales y las agencias policiales cumplan con la ley federal de inmigración, pero HB 2315 “es una medida radical y extrema para obligar a las localidades a ir más allá de la ley, convirtiendo cada solicitud de Inmigración y Aduanas (ICE) para detener a alguien en una directiva incondicional”.

La organización proinmigrante considera un grave error que la Asamblea haya aprobado un proyecto der ley que “prohíba a las localidades garantizar que exista una causa probable o una orden judicial antes de negarle a una persona su libertad”.


El debate

Durante el debate de la HR 2315 los miembros de la Asamblea escucharon inquietudes de la policía local, autoridades municipales y del condado, entre otros.

Los patrocinadores de la iniciativa, todos republicanos, no pudieron responder preguntas básicas sobre las implicaciones legales, prácticas y financieras, ni abordar las inquietudes sobre su amplio impacto y las probables consecuencias involuntarias, señaló el TIRRC.

Teatro dijo "durante los debates del comité, el grupo patrocinador de la HR 2315 invitó al grupo antiinmigrante FAIR a testificar”, y que durante las audiencias se utilizó un lenguaje de odio étnico.

FAIR promovió la aprobación del proyecto de ley en su página de Twitter, resaltando que se trata de una ley que prohíbe las jurisdicciones santuario.


La aprobación de la HR 2315 ocurre pocas semanas después de una redada de ICE en la localidad de Bean Station, donde cerca de un centenar de personas fueron detenidas. La batida es considerada como l a mayor en su tipo en un centro de trabajo en una década.

Tras los arrestos, más de 600 niños, hijos de inmigrantes, dejaron de ir a la escuela por miedo a nuevas operaciones de la agencia federal, la principal fuerza de la maquinaria de deportaciones de Donald Trump.

En fotos: Agentes de inmigración llegan de madrugada a tiendas 7-Eleven para interrogar a los empleados

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés