"Son niños encarcelados": así alberga el gobierno a menores migrantes separados de sus padres en un viejo Walmart en Texas

Periodistas entran a Casa Padre, un albergue para menores migrantes en Brownsville donde recientemente denegaron la entrada a un senador demócrata. En las instalaciones acogen tanto a niños que llegaron solos, como a otros que fueron separados de sus padres.
14 Jun 2018 – 11:54 PM EDT

Conviven 1,479 chicos de entre 10 y 17 años, pasan 22 horas al día sin salir al exterior, y se encuentran en las instalaciones de un antiguo Walmart. Así es como se hallan cientos de menores inmigrantes bajo la custodia del gobierno de Estados Unidos en la ciudad fronteriza de Brownsville, Texas.

Tras el creciente número de detenciones en la frontera y la mayor separación de menores de sus padres, varios periodistas entraron este martes a las instalaciones de un albergue contratado por el gobierno federal. "Este sitio es llamado albergue, pero en la práctica son niños encarcelados", dijo Jacob Soboroff, corresponsal de MSNBC.

A este albergue llamado Casa Padre, que se encuentra en las instalaciones de un viejo Walmart, llegan tanto menores que han cruzado solos la frontera como niños que fueron separados de sus padres al entrar ilegalmente al país. El gobierno los trata todos bajo el mismo protocolo.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos, a cargo de la custodia de estos jóvenes, recibe sin distinción a ambos perfiles de menores, según explicó una vocera en mayo en un email a Univision Noticias.

Hay un centenar de instalaciones como esta en todo el país y se llevan usando desde hace una década. Sin embargo, la separación de los niños de sus padres sí es efecto de la voluntad del gobierno de Donald Trump de procesar criminalmente a los adultos por entrada ilegal.

Según el relato periodístico, el Walmart reutilizado tiene estructuras de dormitorios en su interior, normalmente para cuatro camas y pero ahora para cinco vista la alta demanda. Destinado solo a chicos, el lugar también tiene una cafetería para 300 personas y es un espacio abierto donde los niños hacen varias actividades, incluidas lección de cultura e historia de Estados Unidos.

Tan solo pueden salir de allí dos horas al día y hay un miembro del personal por cada ocho niños. Además, algo llamó especialmente la atención a los visitantes: un mural de Donald Trump en la entrada.

Según explica el San Antonio Express News, el mural muestra a Donald Trump con la Casa Blanca y la bandera estadounidense de fondo. En inglés y en español, manda un mensaje a los niños que allí viven: "A veces perdiendo una batalla, encuentras una nueva manera para ganar la guerra". También hay murales de otros presidentes.

En la imágenes de video que el gobierno mandó a los periodistas, se observan instalaciones con poca concentración de niños, sala de juegos, comedor donde sirven hamburguesa y computadoras.

Sin embargo, el senador demócrata Jeff Merkley intentó, sin éxito, visitar estas instalaciones en Brownsville, Texas, a principios de junio. El gobierno federal tiene contratado este servicio a Soutwest Key Programs, una organización que maneja hasta 27 albergues para niños en Texas, Arizona y California, según su web.


Como respuesta a las quejas del senador, habló el presidente de la organización, Juan Sanchez. "Tenemos un gran cuidado de los menores. Nuestro objetivo es reunificar a estos niños con sus familias", dijo a medios de comunicación.

Un reporte estatal reciente encontró que este centro de Brownsville había cometido unas 150 violaciones de estándares y protocolos.

Tan solo en mayo, 6,405 niños no acompañados fueron detenidos en la frontera, el mes con más arrestos de este tipo en lo que llevamos de año fiscal. Las cifras se acercan a la crisis migratoria de 2014.

Fotos: así detiene la Patrulla Fronteriza a los migrantes que cruzan el Río Grande

Loading
Cargando galería