"Sientes temor a pesar de ser de aquí": por ser de la frontera, tuvo que probar que nació en EEUU para renovar pasaporte

Gilberto García nació hace 41 años en el sur de Texas con ayuda de una partera. Este año, al tratar de renovar su pasaporte, el gobierno cuestionó su ciudadanía. El Departamento de Estado niega que haya un cambio de política y alega que la verificación se debe a que matronas y médicos de la zona dieron certificados de nacimiento falsos a niños de México entre 1950 y 1990.
31 Ago 2018 – 11:03 PM EDT

Gilberto García nació en el sur de Texas, hace 41 años, con ayuda de una matrona que asistió a su madre en el parto. Este año, al tratar de renovar su pasaporte, el gobierno cuestionó su ciudadanía y le tomó cuatro meses demostrarle que había nacido del lado estadounidense de la frontera.

“Me sentí muy incómodo, pedían muchos papeles, documentos originales para verificar si yo era de este país”, dice García, quien trabaja como camarógrafo de Univision Noticias en Texas.

Primero le llegó una carta de la Oficina de Servicios de Pasaportes donde le pedían algunas pruebas, como su acta original de nacimiento y sus certificados de estudio, desde el kínder hasta la universidad. Envió todo lo requerido y a los dos meses llegó otra carta pidiéndole más: su acta de bautismo y otros documentos que pudieran probar de qué lado del Río Grande nació.

“Yo nací con una partera en la ciudad de Brownsville, Texas. Esa partera estuvo en la lista negra del gobierno de Estados Unidos, yo creo que por eso el trámite tardó más de lo normal”, especula García.

“Batallé cuatro meses y eso era muy preocupante para mí porque tenía planeado salir del país de vacaciones y tuve que cancelar porque nunca llegó el pasaporte”, agrega el camarógrafo de Univision.


El testimonio de García se suma al de otros estadounidenses de origen hispano que al intentar renovar el documento han sufrido la negación o el retraso de sus pasaportes. El factor común de estos casos es que nacieron en la frontera con la ayuda de parteras y no fueron inscritos de inmediato.

El Departamento de Estado negó que esto represente un cambio de política. “Las cifras dicen que en los últimos seis años estamos en el nivel más bajo de denegación de pasaportes”, aseguró la portavoz Lydia Barraza durante una entrevista con Univision Noticias.

El gobierno alega que la exhaustiva verificación, puesta en marcha desde 2009 y vigente hasta ahora, se debe a que matronas y médicos de la zona dieron certificados de nacimiento falsos a niños nacidos en México entre 1950 y 1990.

Durante una serie de juicios que se llevaron a cabo en la década de los 90, varios médicos reconocieron que habían elaborado certificados de nacimiento falsos. En base a estos casos, los gobiernos de George W, Bush y Barack Obama (2009-2017) comenzaron a negar pasaportes a algunas personas que habían nacido en el Valle del Río Bravo, Texas, ayudados por matronas que, a su vez, les habrían dado documentos falsos supuestamente emitidos por el estado de Texas, casi imposible de distinguir de los verdaderos.

En 2009, el ejecutivo de Obama y la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU) llegaron a un acuerdo judicial y se redujo el número de pasaportes que revocaban las autoridades estadounidenses.

En su edición de este miércoles, el diario The Washington Post aseguró que el Gobierno de Donald Trump está negando la renovación del pasaporte a cientos y, posiblemente, miles de hispanos en áreas fronterizas con México bajo el mismo argumento. El reportaje fue elaborado a partir de entrevistas con afectados y abogados.


En un comunicado al Post, el Departamento de Estado dijo que " no ha cambiado la política o la práctica con respecto a la adjudicación de solicitudes de pasaportes" y agregó que "la región fronteriza México-Estados Unidos es un área del país donde ha habido una incidencia significativa de fraude de ciudadanía".

En consecuencia, "quienes tienen certificados de nacimiento presentados por una matrona u otra persona que ayudó en el parto sospechosa de participado en actividades fraudulentas, así como los solicitantes que tienen un certificado de nacimiento extranjero y otro de Estados Unidos, deben proporcionar documentación adicional que demuestre que nacieron en los Estados Unidos", continúa el comunicado.

No obstante, de acuerdo al periódico, algunos hispanos que han tratado de renovar sus pasaportes se encuentran en centros de detención para inmigrantes e, incluso, están en proceso de deportación, aunque el diario no ofreció más detalles.

Otros están atrapados en México y no pueden regresar a Estados Unidos porque sus pasaportes fueron revocados sin previo aviso cuando trataban de volver a sus hogares.

Las casas de la frontera: cómo es la vida al costado del muro entre EEUU y México (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés