null: nullpx

Si lo llaman por teléfono para pedirle dinero a nombre del DHS, cuelgue: se trata de una estafa

Una nueva estafa a través de las redes sociales o de una aplicación conocida como ‘Words with Friends’ enciende las alarmas del gobierno federal de Estados Unidos.
20 May 2019 – 7:56 PM EDT

El gobierno federal estadounidense advirtió este lunes sobre una nueva estafa que tiene en la mira a personas que responden mensajes enviados a través de las redes sociales o la aplicación de un popular juego conocido como ‘Words with Friends’ (Palabras con Amigos).

La víctima primero es contactada a través de Facebook, Messenger o ‘Words with Friends’. Si la persona que recibe el mensaje interactúa con quien le envía el mensaje, al siguiente día recibirá una llamada telefónica que en el Color ID indicará que se origina en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

En el primer contacto, a través de las redes sociales, “el perpetrador finge un interés de tipo romántico”, se lee en la advertencia. Las víctimas también pueden ser presa de los estafadores a través de servicios de citas en línea o salas de chat”.

“Una vez ganada la confianza a través de la relación en línea, el estafador describe una dificultad menor con el propósito de convencer víctima para que le envíe una pequeña cantidad de dinero”, agrega la advertencia.


El segundo paso

Al día siguiente, la víctima “recibirá una llamada telefónica de alguien que le asegurará ser un empleado del DHS o de cualquier otra agencia federal de la ley de Estados Unidos.

“Los estafadores falsificarán el identificador de llamadas (Color ID) haciéndose pasar por una dependencia legítima. Entonces el estafador le dirá a la víctima que los fondos que envió fueron a parar a una organización criminal o terrorista criminal como el Estado Islámico (ISIS) en Irak o Siria, o del grupo Al Qaeda, creado por el disidente saudita Osama bin Laden, autor de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001", señala DHS.

“El estafador los amenazará con arresto y encarcelamiento” y que para evitarlo “deben contactar a un abogado que puede ayudarlos a resolver el asunto”.

Cuando la víctima se comunica con el “abogado” sugerido por el estafador, dato que es entregado por teléfono o enviado por correo electrónico, este le indicará que le envíe $1,000 o una cantidad mayor a través de un cheque, una transferencia bancaria u otros métodos tal como anticipo”.


Tras los estafadores

El DHS dijo que toma este asunto “muy en serio” y señaló: “Mientras investigamos esta estafa, recordamos al público que los números telefónicos de las autoridades policiales y otras agencias del orden pueden estar sujetos a suplantación de identidad”.

Dijo además: “Las llamadas telefónicas de estos números no deben proporcionar ninguna información personal (...) Si hay una llamada legítima del DHS, el agente que llama nunca le pedirán que pague una multa por teléfono o solicite dinero”.

El gobierno dijo que, si tiene una pregunta o duda sobre la validez de una llamada, debe llamar a los números de la agencia gubernamental y solicitar que le pongan en contacto con el individuo que le hizo la llamada.

En cuanto a las personas que crean que han sido víctimas de este tipo de estafa, el DHS pide llamar inmediatamente al 1(800) 323-8603 o presentar una queja en línea a través del sitio web de DHS ( www.oig.dhs.gov).

Si obtuvo de los estafadores un número telefónico o una dirección de correo electrónico para facilitar el contacto y el pago, “esa información resulta valiosa y puede ayudar al DHS a investigar la estafa”, finaliza la advertencia.

Aguantar o volver: las condiciones infrahumanas que soportan los migrantes en el refugio colapsado de Tijuana (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:InmigraciónEstafa y Fraude

Más contenido de tu interés