null: nullpx
México

Por qué ha cambiado la política migratoria de México y han aumentado las detenciones de centroamericanos

En las últimas semanas el gobierno mexicano ha incrementado las detenciones de migrantes y restringido el acceso a visas humanitarias, frenando el flujo de caravanas hacia el norte y dejando a cientos de personas varadas. Una serie de acciones que, según expertos y organizaciones civiles, obedece a la presión ejercida por Donald Trump.
25 Abr 2019 – 8:59 PM EDT

CIUDAD DE MÉXICO.– El pasado lunes, agentes de la Policía federal detuvieron en el sur de México a cientos de migrantes que viajaban en caravana. Tanto hombres como mujeres y niños fueron tomados por la fuerza y arrestados cuando se detuvieron un momento a descansar luego de haber caminado alrededor de seis horas bajo el sol. En total, hubo 367 detenidos y se trata de la primera vez que el gobierno mexicano toma acciones masivas para impedir la entrada de un grupo de migrantes.

Pese a este episodio, el gobierno asegura que no existe ninguna contradicción ni ha cambiado su política migratoria y que, además, sigue respondiendo de forma humanitaria. Según declaró el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que buscan es cuidar a los migrantes que atraviesan por el territorio mexicano, por lo que se les ha pedido un registro a su paso por el país.

Pero según las cifras oficiales del Instituto Nacional de Migración, sí ha habido un cambio, pues tan solo en el último mes, México repatrió 15,000 migrantes, de los cuales 11,800 fueron devueltos en las primeras tres semanas de abril, un número que supera los 9,650 registrados durante todo el mismo mes de 2018.

De acuerdo con Arlene Ramirez Uresti, internacionalista especializada en migración y la relación México-Estados Unidos, aún falta mucho para poder decir que México ha tenido un cambio en su política migratoria, pues no existe un Plan Nacional de Desarrollo que delimite el actuar del país en este tipo de situaciones.

"Esto preocupa a la sociedad civil y sobre todo a las asociaciones dedicadas al tema migratorio porque al no haber un Plan Nacional de Desarrollo, no tenemos claro todavía si este tema de las deportaciones va a ser permanente", afirma la analista y agrega que lo más preocupante son los anuncios por parte del gobierno pues son "contradictorios entre sí".

"Dicen que se van a dar visas de trabajo y dinero a los migrantes en su tránsito por México, pero a la par se está viendo que no es así. No hay una versión oficial y eso justamente denota la falta de esta política migratoria", señaló.


¿Existen presiones por parte de Estados Unidos?

Otros expertos también aseguran que este cambio de actuar por parte del gobierno de México se debe a presiones del presidente Donald Trump para detener el flujo de personas que pretende llegar a la frontera norte y pedir asilo en EEUU.

El pasado martes, durante una conferencia de prensa, el titular del Instituto Nacional de Migración, Tonatiuh Guillén, admitió que este aumento en las detenciones se dio en medio de fuertes presiones del presidente Donald Trump. Sin embargo, durante ese mismo evento, ante una pregunta explícita del tema, el canciller Marcelo Ebrard rechazó que hubiera presiones externas.

"No hay una comunicación oficial en donde se le diga 'México tienes que hacer esto' y nosotros digamos que sí. Lo que estamos aquí informando son las decisiones que estamos tomando, si hubiera una comunicación con la Casa Blanca seríamos los primeros en informarlo", advirtió.

Después de la oleada del año pasado de centroamericanos que intentaban entrar a Estados Unidos, la mayoría por medio de la solicitud de asilo, Trump amenazó el mes pasado con cerrar la frontera con México si su vecino del sur no detenía de inmediato la "inmigración ilegal".

Aunque no la ha cumplido, lo cierto es que a raíz de esa amenaza, el gobierno del presidente López Obrador ha incrementado las detenciones de migrantes y restringido el acceso a visas humanitarias, frenando el flujo de caravanas hacia el norte y dejando a cientos de personas varadas en el sur.

La analista Ramírez Uresti señala que lo que sucede es un ejercicio de presión y reacción. Según ella, se trata de una serie de mensajes que Trump envía a través de Twitter y López Obrador contesta en sus conferencias matutinas. Una forma de comunicación en la que ninguno utiliza las vías oficiales y alimentan la especulación en el plano comercial.

"Podría decirse que la reacción pasiva y aparentemente muy mesurada de López Obrador podría favorecer, pero vemos en el mercado que la inflación está creciendo de manera muy importante y todo es porque México reacciona mucho en cuestión comercial e inflacionaria en función a la especulación", señaló.


Uresti señala que esta presión por parte de Donald Trump hacia México no se detendrá debido al momento electoral que se vive en EEUU.

"En el caso de Estados Unidos, Donald Trump ganó las elecciones con una retórica basada en migración y la fórmula le funcionó. Ahora, en términos preelectorales, está usando la misma fórmula. Este será un año muy complicado para México a nivel migratorio y por eso es necesario que defina su política migratoria para poder sortear esa marejada que se viene de EEUU por el tema electoral", explicó.

Denuncian detenciones disfrazadas de refugios humanitarios

Diversas ONG mexicanas también han denunciado que la política migratoria de México sí ha cambiado, pues actualmente, entre 4,000 y 5,000 integrantes de las caravanas de migrantes que intentan llegar desde Centroamérica a EEUU están detenidos en el estado de Chiapas, muchos de ellos con problemas de higiene y sin suficiente comida.

A comparación de las caravanas de octubre y enero pasado, "ha habido una reacción del Estado (mexicano) muy violenta que no esperábamos con este gobierno", dijo a la agencia EFE Salva Lacruz, coordinador de la ONG chiapaneca Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova.

Además el Gobierno de México "concentra a las personas en determinados puntos para impedirles continuar y se crean especies de campos de refugiados aunque no sean reconocidos como tales y donde las condiciones humanitarias son deplorables", señaló.


La titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien el pasado martes ofreció una conferencia de prensa para aclarar la situación que se vive en Chiapas, señaló que "se estima que durante los primeros tres meses del año han transitado por México cerca de 300,000 personas migrantes para ingresar de manera irregular a los Estados Unidos", y se trata de flujos inusuales que han generado una situación "especial en la región fronteriza sur", pero aseguró que se está resolviendo.

En especial, agregó, el flujo de nacionales hondureños aumentó considerablemente y advirtió un incremento también de personas originarias de Cuba, así como de naciones de Asia y África. También dijo que existe una composición "inédita" de mujeres y niños. Los menores de edad corresponden a cerca de un tercio de las personas en situación de movilidad.

Cientos de cubanos esperan en la frontera entre México y EEUU para solicitar asilo (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés