null: nullpx

No presentan cargos criminales contra padres separados de sus hijos en una corte de la frontera tras la orden ejecutiva de Trump

En el último minuto, las autoridades migratorias no presentaron ante el juez a 17 inmigrantes que iban a ser juzgados en McAllen, Texas, tras haber sido separados de sus hijos.
21 Jun 2018 – 2:54 PM EDT

Esta nota fue corregida a las 8:30pm EST tras haber contactado a la fiscalía.

MCALLEN, Texas.- "Señor juez, por suerte hoy no hay padres separados de sus hijos", dijo la defensora pública Michelle Taylor al juez encargado de procesar a casi sesenta inmigrantes por entrada ilegal al país.

Desde que la política de 'tolerancia cero' contra los indocumentados se empezó a aplicar en abril, los defensores públicos de la corte federal de McAllen destacaban en cada juicio masivo cuántos inmigrantes habían sido alejados de sus hijos por entrada ilegal.

Pero no este jueves, en la primera audiencia en esta corte fronteriza después de que el presidente Donald Trump firmara una orden ejecutiva para interrumpir la separación.

De los 59 inmigrantes sentados en cinco bancos y juzgados a la vez, ninguno había sido distanciado de sus hijos, según contó la abogada. En los días previos, eran decenas los que sí habían sufrido esa separación.


Los separados de sus hijos no estuvieron ante el juez por una decisión en el último minuto.

Pese a que 17 padres separados de sus hijos fueron llevados a la corte de McAllen, finalmente no acabaron acusados por entrada ilegal ante el juez. La Patrulla Fronteriza, encargada de llevar los delitos por entrada ilegal a la justicia, no presentó esos casos por sorpresa, según explicó a Univision Noticias una fuente de la abogacía pública.

Un oficial de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) dijo este jueves a The Washington Post que la Patrulla Fronteriza dejará de enviar a cortes criminales a padres que entraron ilegalmente al país con sus hijos.

La Fiscalía del Distrito Sur de Texas rechazó los reportes noticiosos –incluido el de Univision Noticias– que apuntaban a una retirada de cargos criminales por su parte.

Ni los abogados públicos ni Texas Civil Rights Project fueron comunicados que ese cambio de estrategia de las autoridades migratorias era consecuencia directa de la orden ejecutiva.

Hasta ahora, el gobierno dividía a los miembros de la familia cuando los adultos eran procesados criminalmente, mandados a la corte y juzgados por entrada ilegal. Era en ese punto cuando sufrían la separación.

En cambio, cuando los padres no son procesados criminalmente, suelen seguir su proceso migratorio juntos, e incluso a veces son liberados a la espera de su audiencia con un juez de inmigración.

Así las cosas, en las cortes de la frontera, las más afectadas por la 'tolerancia cero', quedan muchos interrogantes en el aire después de que Trump firmara la orden ejecutiva.

El abogado Efren Olivares, de Texas Civil Rights Project, que pudo entrevistarse con los 17 padres a quienes les quitaron los cargos criminales, se pregunta ahora si los progenitores serán reunidos con sus hijos y cuál será su próximo destino.

Es todo “confuso”, explicó el abogado, quien hizo hincapié en que el documento firmado por el presidente no establece explícitamente el procedimiento a seguir a partir de ahora.

Mientras, dentro de la corte, el magistrado hacía un nuevo juicio masivo: la mayoría de ellos eran mexicanos, pero también guatemaltecos y hondureños, de entre 19 y 50 años. Muchos de ellos habían cruzado el Río Grande en balsa el pasado martes 19 de junio.

La periodista Claudia Uceda colaboró en esta nota.

"Una jaula tenía 20 niños adentro": así es el centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza en Texas (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés