Inmigración

"Mi deseo esta Navidad es que mi madre tenga un Dream Act", pide niña en carta al Congreso

Junto a sus padres inmigrantes, decenas de niños visitaron a sus congresistas en Washington para pedir una solución permanente para dreamers y para beneficiarios del TPS.

WASHINGTON DC.- Decenas de familias inmigrantes visitaron este jueves a sus legisladores en la capital para pedir un regalo de Navidad: que el Congreso proteja a los dreamers y a los inmigrantes con Estatus de Protección Temporal (TPS).

Apenas un día antes de la fecha límite para que el Congreso apruebe su presupuesto para el año fiscal 2018, las familias exigieron que los legisladores tomen en cuenta a los beneficiarios de Acción Diferida (DACA) y de TPS, permitiéndoles pasar la temporada navideña sin la preocupación de la deportación.

"Todo lo que deseo esta Navidad es que mi madre tenga un Dream Act y que permanezca con su familia y protegida de ICE", leyó una niña de 10 años llamada Catalina, cuya madre, Laura Peniche, podría ser deportada luego de que su permiso bajo DACA expire en 2018.

Peniche y sus tres hijos viajaron desde Colorado hasta Washington para unirse a la gran movilización a favor de beneficiarios de DACA y de TPS, un movimiento que ha tomado la capital esta semana. Visitaron a uno de sus senadores, Cory Gardner, para exigir que se apruebe el Dream Act 'limpio', es decir, sin agregarle un mayor endurecimiento de acciones contra otros indocumentados en el país.

En esa visita les acompañó Jeanette Vizguerra, la madre indocumentada que en febrero buscó refugio en una iglesia en Denver para no ser deportada. Vizguerra acudió al evento con tres de sus hijos y mencionó a su hija mayor, quien está amparada por DACA.

Ambas familias visitaron la oficina de Gardner, uno de los republicanos que auspician el Dream Act. Allí, en el pasillo, las recibió un empleado al que presionaron para que los líderes republicanos lleven el proyecto a un voto.

"Lo que veo es que sí quieren hacer algo. Tratan de calmarnos, pero la realidad es que necesitamos ver acción y la necesitamos lo más pronto posible", aseguró Vizguerra tras la visita.

Varios legisladores han dicho que no darán su apoyo a ninguna propuesta de presupuesto que no incluya una protección para los dreamers, entre ellos el republicano Carlos Curbelo.

Mientras Vizguerra y Peniche fueron a ver a su congresista, otras familias aprovecharon la tarde para visitar al presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, para dejarle un regalo peculiar: una piedra de carbón representando que se había "portado mal" durante el año.

Las familias también llevaban cartas con mensajes proinmigrantes para motivar al líder republicano a pedir un voto a favor del Dream Act. Sin embargo, nadie en la oficina de Ryan les abrió la puerta.

Para la congresista Lucille Roybal-Allard, quien participó del evento, está en manos de Ryan la decisión de pasar el Dream Act a un voto. "Le pedimos a Ryan que nos permita vivir a la altura de nuestros valores estadounidenses, asegurando que los dreamers y los beneficiarios de TPS no sean separados de sus familias", afirmó la representante de California durante una rueda de prensa.

Cientos de manifestantes llegaron a la capital esta semana para pedir acción inmediata a favor de los inmigrantes. El pasado miércoles decenas fueron arrestados por participar en una manifestación de desobediencia civil en las escaleras frente al Capitolio.

Los legisladores tienen hasta este viernes para aprobar el presupuesto del Gobierno y evitar el cierre de la administración federal, por lo que los activistas les presionan para incluir una solución para cientos de miles de indocumentados en esas negociaciones.