publicidad
La nueva polìtica migratoria de Donald Trump puso en la mira a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos.

Lo que debes saber sobre las nuevas reglas migratorias de Donald Trump

Lo que debes saber sobre las nuevas reglas migratorias de Donald Trump

Entérate de qué inmigrantes están en la mira de la fuerza nacional de deportaciones, quiénes son prioridad y quiénes no, y quiénes podrán pelear su permanencia en el país.

La nueva polìtica migratoria de Donald Trump puso en la mira a los 11 mi...
La nueva polìtica migratoria de Donald Trump puso en la mira a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos.

Esta herramienta interactiva tiene como objetivo proporcionarte las claves de la nueva política migratoria de EEUU con el presidente Donald Trump. Contienen la infomación básica contenida en las órdenes ejecutivas y los últimos memorandos del Departamento de Seguridad Nacional. Para interactuar, haz clic en cada título para leer la explicación o escribe una palabra en el espacio de búsqueda. El sistema desplegará todos los contenidos relacionados con el tema de consulta. Si quieres ir a otra búsqueda, solo tienes que borrar la palabra anterior.

Los 11 millones de indocumentados están en la mira

Las órdenes ejecutivas de Trump buscan la aplicación de la Sección 235 de la Ley de Inmigración (INA). Esto significa que los 11 millones de indocumentados que viven en el país deben ser inspeccionados, revisados y verificados. Para hacerlo, deberán ser ubicados, detenidos y encarcelados. Una vez fichados, será un juez de inmigración quien decidirá su futuro en Estados Unidos, dependiendo de la revisión de cada caso individualmente.

Los indocumentados serán arrestados

Aquellos indocumentados identificados y detenidos, serán arrestados. La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), junto con las demás agencias que ejecutan la Ley de Inmigración, participarán en este proceso.

Activación de la Sección 287(g)

La Sección 287(g) de la Ley de Inmigración (INA) le permite al secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) hacer acuerdos con las policías locales (estatal y municipal) para que actúen como agentes federales de inmigración y ayuden a ubicar, detener, arrestar y deportar indocumentados. Además de los agentes, algunos empleados estatales y municipales calificados también recibirán poderes extraordinarios para detener, arrestar, encarcelar y deportar a inmigrantes indocumentados. Se trata de una gigantesca fuerza nacional de deportaciones, como lo prometió durante la campaña.

El gobierno asegura que, desde enero de 2006 hasta septiembre de 2015, el Programa 287(g) identificó a más de 402,000 indocumentados criminales, principalmente a través de las bases de datos en centros carcelarios.

Más cárceles para inmigrantes

Al 25 de enero ICE tenía una capacidad de 39,000 camas diarias. Después de esa fecha, la agencia ha ido aumentando los cupos en los centros de detención alrededor del país. El DHS “trabaja para expandir las capacidades de detención”, se lee en un memorando del 17 de febrero. “La detención de todas estas personas puede no ser posible de inmediato”, añade.

Más centros de procesamiento

El DHS creará nuevos centros de procesamiento de inmigrantes detenidos en la frontera y en el resto del territorio para acelerar los procesos y hacer más expeditas las deportaciones.

Prioridades de arrestos

La prioridad de arrestos se enfoca en dos grupos:

  1. Indocumentados capturados cuando intentan cruzar las fronteras; o
  2. Indocumentados que fueron hallados después en cualquier parte del territorio estadounidense.

Prioridades de deportación

Trump eliminó las prioridades de deportación establecidas por Obama el 20 de noviembre del 2014 y ahora puso en la mira del DHS a:

  1. Aquellos que han cometido crímenes graves.
  2. Los indocumentados que fueron deportados y regresaron sin autorización.
  3. Los indocumentados con orden de deportación final, aunque no hayan cometido delitos
  4. Los indocumentados con orden de deportación final en ausencia o no aparecen en las cortes cuando son citados.
  5. Los procesamientos penales por delitos de inmigración cometidos en la frontera (cruce indocumentado, tráfico de personas, tráfico de drogas, etc.)
  6. Quienes estén sujetos a una orden final de expulsión, pero que no han cumplido con su obligación legal de abandonar Estados Unidos.

Catch and release

Ya no existe la práctica o política de capturar y liberar (catch and release) a indocumentados para que se presenten ante las autoridades o tribunales de inmigración. Todo inmigrante que haya sido detenido a partir del 25 de enero permanecerá arrestado hasta que un juez o una autoridad del DHS decida su futuro en Estados Unidos.

Todos los extranjeros deben ser inspeccionados

La Sección 235 de la Ley de Inmigración exige que todos los extranjeros deben ser inspeccionados y revisados cuando entran al país, o de lo contrario podrán ser deportados.

Fichar a los 11 millones

El gobierno de Trump tiene como meta fichar a los 11 millones de indocumentados e ingresar sus nombres a una gigantesca base de datos. Una vez arrestados, fichados y presentados ante un juez, será ésta instancia la que, por los méritos de cada caso, decidir quién se queda y quién es deportado. “Es el medio más eficaz para hacer cumplir las leyes de inmigración en nuestras fronteras”, se lee en un borrador de memorando del secretario Kelly.

Qué indocumentados detenidos pueden ser liberados

Los indocumentados con más de dos años en EEUU y sin antecedentes, no son prioridad de deportación. Aparte de estos casos, el DHS liberará a indocumentados sólo por razones humanitarias urgentes y tras una revisión a fondo de su expediente.

Más jueces en las cortes de inmigración

Los departamentos de Seguridad Nacional (DHS) y de Justicia (DOJ) aumentarán la cantidad de jueces en las cortes de inmigración y los enviarán a los lugares donde se encuentren detenidos los indocumentados para acelerar sus procesos de deportación. Actualmente en los tribunales de inmigración hay 540,000 casos acumulados y las primeras audiencias las están programando para mediados de 2020. Trump quiere acelerar los procesos y descongestionar las cortes.

Todo el mundo debe llevar una identificación

Todo el mundo que vive en EEUU, tenga o no papeles, debe llevar consigo una identificación válida.

El DHS solo dejará libre cuando determine que el individuo detenido y arrestado se trata de un ciudadano estadounidense, un extranjero con residencia legal permanente, refugiado, asilado, Estatus de Protección Temporal (TPS), o cualquier otro tipo de estatus válido en Estados Unidos.

Qué detenidos son protegidos contra la deportación

Los ciudadanos, residentes y otros inmigrantes con estatus legal de permanencia que no llevaban documentación al ser detenidos tras demostrar su identidad.

También serán protegidos contra la deportación aquellos extranjeros que reciben libertad condicional por razones humanitarias o circunstancias extremas, tal como por ejemplo causas médicas, y las autoridades de inmigración determinen que la persona no representa una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.

La lista la agregan aquellos extranjeros que, después de pedir asilo, establecen un “temor creíble” de persecución o tortura, y siempre que acepten las condiciones impuestas por ICE en cuanto a presentarse ante las autoridades o las cortes de inmigración.

Riesgo de fuga de indocumentados

Si un extranjero es detenido y arrestado, aunque haya solicitado asilo representa un riesgo de fuga, por eso no será liberado. Esto es, por razones de seguridad pública.

Contratación de nuevos agentes

El DHS contratará nuevos agentes para:

  1. Aumentar la capacidad de detención.
  2. Aumentar la capacidad de procesar detenidos.
  3. Aumentar el número de efectivos en los centros de detención.
  4. Acelerar las deportaciones.
  5. Aumentar la vigilancia en las fronteras
  6. Aumentar el número de agentes de asilo.

De momento, se mantiene DACA

El memorando de John Kelly mantiene intacto, por ahora, el amparo a los dreamers. El programa DACA, aprobado por el expresidente Barack Obama en 2012, protege a unos 750,000 jóvenes indocumentados que entraron siendo niños a EEUU.

Apoyo de inteligencia

El presidente autorizó al secretario del DHS a identificar y cuantificar todas las fuentes de ayuda o asistencia federal para detener, arrestar y procesar a los inmigrantes indocumentados. Incluye las labores de inteligencia.

Mejorar la seguridad fronteriza

El secretario del DHS, en consulta con otras agencias encargadas de la seguridad de la frontera, identificarán las zonas vulnerables en la frontera e implementarán estrategias para corregir los problemas. Destinarán recursos adicionales y desarrollarán nuevas estrategias.

Ley del Muro de 2006

El gobierno de Trump utilizará la autorización contenida en la denominada Ley del Muro de 2006 (Secure Fence Act 2006) para expandir los trabajos de una valla física en la frontera con México, incluyendo tecnología, iluminación y vías de patrullaje.

Deportación de nios de la frontera

La polìtica de Trump busca acelerar las deportaciones de menores indocumentados solos detenidos en la frontera, y también unidades familiares que tengan orden de deportación. Sus casos no serán revisados y no tendrán nuevas audiencias en las cortes de inmigración. Los extranjeros considerados inadmisibles también serán deportados de manera expedita.

Niños amparados por la Ley de Víctimas de Tráfico Humano

En cumplimiento con la Ley de Reautorización de Protección de Víctimas de Tráfico William Wilberforce de 2008, los niños de la frontera no acompañados recibirán protecciones especiales para asegurar que sean procesados adecuadamente, y reciban el cuidado y la colaboración apropiadas cuando son encontrados por un agente de inmigración.

Nueva definición de menor no acompañado

El DHS define como menor no acompañado a un extranjero que no tiene estatus migratorio legal en Estados Unidos, no ha cumplido 18 años, no tiene padre o tutor legal en Estados Unidos que esté disponible para proveer cuidado y custodia física. Solo los menores no acompañados recibirán protecciones especiales.

Indocumentados no mexicanos devueltos a México

Los extranjeros que sean detenidos en la frontera, cuando intenten ingresar indocumentados a Estados Unidos y no representen una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos, serán deportados al territorio contiguo extranjero, es decir México o Canadá y no a su país de origen. La medida también aplicaría a los menores indocumentados siempre y cuando la deportación no contravenga leyes o obligaciones contraídas por Estados Unidos.

Audiencias de deportación por videoconferencia

Las cortes de inmigración establecerán un sistema de videoconferencia para acelerar los procesos de deportación.

Quién puede pedir asilo

Cualquier extranjero que llegue a un puerto de entrada a Estados Unidos (aéreo, marítimo o terrestre) podrá pedir asilo. Será un agente de asilo quien determinará si existe temor creíble de persecución o tortura, y el extranjero deberá demostrar “posibilidad significativa” de que puede establecer una causa de asilo (miedo de persecución creíble).

El agente de asilo tomará una decisión solo después que haya considerado todas las pruebas pertinentes que entregue el extranjero.

Plan de detección de fraude

El DHS, junto con la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) y demás agencias que participan en el proceso inmigratorio, entregarán en un plazo de 90 días un plan para prevenir el fraude en el proceso de asilo.

Nuevo reglamento de libertad condicional

El secretario del DHS aconseja limitar el uso de la autoridad para conceder libertad condicional. Y conceder este beneficio con moderación solo por razones humanitarias después de una cuidadosa consideración, siempre y cuando no esté en juego la seguridad pública.

Reglamento de libertad condicional

El DHS y las agencias involucradas en el proceso inmigratorio redactarán un nuevo reglamento que aclare en qué casos puede ser otorgado este beneficio.

Listas de detenidos en la frontera

El gobierno publicará periódicamente listas de extranjeros indocumentados detenidos en la frontera y cargos imputados.

Retirada de fondos federales a las ciudades santuario

El gobierno quitará fondos federales a las ciudades o jurisdicciones que protejan a los indocumentados. Y publicará una lista semanal de los crímenes cometidos por estos inmigrantes que no han sido detenidos por el DHS. Será el secretario del DHS quien defina qué es una jurisdicción santuario.

Límites a la ley de privacidad

Trump ordenó abrir el acceso a los datos de indocumentados guardados por las distintas agencias del país para que puedan ser compartidos con los agentes de deportación. Dispara las alertas en lo que respecta a los derechos de privacidad de inmigrantes no residentes, turistas o extranjeros con visado. Los únicos protegidos serían los ciudadanos estadounidenses.

Sin vía de legalización

A diferencia del proyecto de ley bipartidista S. 744 aprobado por el Senado el 27 de junio de 2013, el plan inmigratorio de Trump no incluye ninguna vía de legalización para los 11 millones de indocumentados que actualmente viven en Estados Unidos. Tampoco un camino a la ciudadanía para aquellos que llevan tiempo, pagan impuestos y carecen de antecedentes criminales.

.

Vea También:

En fotos: Los mexicanos que ya trabajaban los campos de EEUU hace 80 años


En fotos: Los mexicanos que ya trabajaban los campos de EEUU hace 80 años
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
preview
Video: Policía londinense responde a reportes de un supuesto tiroteo en ‘Black Friday’
preview
El videíto: Esta familia volvió a los 70 para celebrar su cena de Acción de Gracias
publicidad