null: nullpx
Donald Trump

Líder de una milicia pro-Trump que busca migrantes en la frontera se declara culpable de posesión de armas ilegales

Larry Mitchell Hopkins, jefe de la milicia United Constitutional Patriots que opera en un sector fronterizo de Nuevo México, fue detenido en abril del año pasado por el FBI e imputado por poseer armas y municiones. Inicialmente se declaró inocente, pero ahora cambió de parecer en busca de lograr un acuerdo por motivos de salud, según dijo su abogado a The Washington Post.
4 Ene 2020 – 04:13 PM EST
Comparte
Cargando Video...

El líder de una milicia pro-Tump que patrulla un sector de la frontera con México en busca de inmigrantes se declaró culpable de poseer armas y municiones en busca de lograr un acuerdo con un tribunal federal debido a que sufre problemas de salud, dijo su abogado al periódico The Washington Post .

Larry Mitchell Hopkins, jefe de la milicia denominada United Constitutional Patriots, fue detenido en abril del año pasado por agentes del FBI e imputado con cargos federales que le podrían llevar a pasar 10 años en una prisión. Inicialmente, Mitchell se declaró inocente, pero ahora espera que un juez apruebe un acuerdo bajo el cual dice que es culpable.

Ello luego de que fue golpeado en prisión y tuvo una caída en una audiencia en el tribunal, dijo su abogado Kelly O’Connell a The Washington Post. El hombre que encabezaba la milicia que perseguía inmigrantes en Sunland Park, Nuevo México, para entregarlos a la Patrulla Fronteriza con el fin de que fuesen procesados, también sufriría de problemas cardíacos, agregó su defensor.

"Describió que su salud ha desmejorado. Tenía la percepción de que estaba empeorando y que puede que no sobreviva ahí. Le dije: 'La posibilidad de que vivas mejor al estar entrando a tus 70 es mucho mayor si no estás en este lugar'", dijo su abogado al diario.

Con el acuerdo esperan que el juez considere los nueve meses que ya estuvo apresado y que dé otro tiempo en probatoria.

De acuerdo con la demanda criminal, Hopkins poseía ilegalmente nueve armas de fuego y municiones en su residencia en el condado San Juan, en Nuevo México, en noviembre de 2017. Su abogado dijo en abril que esa acusación no está relacionada con su trabajo como comandante de los Patriots, quienes de acuerdo con cifras de la oficina del fiscal general de Nuevo México entregaron a unas 300 personas que cruzaron por un hueco que queda cuando se acaba el muro metálico y comienza la montaña en la zona de Sunland Park.

En ese momento, Hopkins le comentó a su abogado que las armas que hallaron eran de su esposa, quien no tiene prohibido el porte de armas.

En abril del 2019, Univision Noticias pasó un día con el líder de los Patriots. Esto fue lo que registramos:

Un pasado cuestionable

Hopkins tiene prohibido el uso de armas de fuego y municiones desde hace un puñado de años. Entre otras razones, porque ya había sido condenado por al menos tres delitos graves, incluido el de posesión de un arma cargada en Michigan en 1996.

Y sus problemas continuaron después de eso. En noviembre de 2006, fue arrestado en el condado Klamath, en Oregon, por personificar a un oficial de policía y portar armas de fuego y mostrarlas a un grupo de jóvenes, según se lee en el reporte policial. Ese día, vestía un uniforme negro con estrellas de rango a cada lado en el cuello de su camisa. También llevaba dos supuestas placas, una en el pecho que decía "agente", y otra dentro de un forro de cuero –como en las películas policiales– en la que se leía "agente de recuperación de fugitivos".

Esa también la mostró a los policías que respondieron al incidente, a quienes les dijo que trabajaba para el gobierno federal "directamente bajo órdenes de George Bush", que iba en camino a buscar a un grupo de compañeros para desmantelar un laboratorio de metanfetaminas y que llevaba operaciones en Afganistán.

Pero al chequear el historial criminal de Hopkins, los policías descubrieron que tenía “numerosas acusaciones criminales”. Hopkins ya les había comentado incluso que “él no tenía permitida la posesión de armas de fuego”. Fue esposado y arrestado.

Lo sentenciaron a 40 días de cárcel y 36 meses de libertad condicional por el delito de posesión de arma de fuego, y a 20 días y otros 24 meses de libertad condicional por hacerse pasar por un funcionario policial.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés