null: nullpx

Liberadas y reunidas: "La niña creyó que su mamá la había abandonado"

El padre de Miriam y abuelo de Darlin celebra la reunificación de madre e hija que ocurrió este martes a las 7 pm. Producto de la política de 'tolerancia cero' más de 2,300 niños fueron separados. Esta es la historia de uno de esos casos que pudimos conocer gracias al proyecto de ProPublica en alianza con otros medios, que permite a cualquier familiar ser contactado y ofrecer datos.
16 Jul 2018 – 12:01 PM EDT


—País de origen: El Salvador

—Lugar y fecha de captura: McAllen (Texas), 18 de mayo de 2018

—Quién las busca: padre y abuelos (Manuel)

—Madre detenida: Miriam del Carmen Martínez Pérez

—Niño o niña en albergue: Darlin Mariela Martínez Pérez (5 años)

—Casa de cuidado del niño: Arizona

—Centro de detención del adulto: Casa Padre, de Southwest Key, en Houston (Texas)

—¿Se comunican?: con la madre a menudo, con la niña una sola vez


Horas después de publicada esta historia, madre e hija fueron liberadas de sus centros de detención y albergue y ahora están reunidas con su familia en EEUU.

****
“La niña cree que la mamá la abandonó. No entiende bien qué pasa. Y la verdad, es que a mi hija le quitaron su niña con mentira. Fue un engaño, un secuestro. Mi hija me cuenta que a ella la pusieron con dos señoras más en el centro de detención y se llevaron sus niños. A ella le dijeron que la niña estaba sucia, que la iban a bañar… y luego no se la devolvieron más”.

Manuel es el padre de Miriam Martínez (22), quien entró a EEUU con Darlin Mariela, su niña de cinco años. Prefiere resguardar su verdadero nombre, pues vive sin documentos en Florida, con su pareja, también salvadoreña.

“¿Por qué no traen a la niña?”, preguntó Miriam a las autoridades del centro de detención de Southwest Key, en Texas. “Porque llevamos a muchas y no hemos terminado de bañarlas”, le contestaron. Pero al cabo de cuatro horas supo que no la vería más.


Cuenta Manuel que Miriam le dijo que “arrancó a llorar y entonces los guardias se burlaban de ella porque lloraba mucho. No le dieron razón, no le dijeron nada”. Las tres mujeres detenidas pasaron toda la noche sin saber de sus hijos. Al día siguiente le informaron a Miriam que la niña estaba en un albergue en Arizona.

Manuel habla frecuentemente con su hija, porque le puso saldo para llamar, pero con la niña es distinto. Solo una vez la trabajadora social la puso al teléfono “pero ella es muy chiquita, no habló, solo se puso a llorar”. Lo mismo ocurrió una vez que intentaron comunicar a la madre con la hija “no habla, solo llora”.


El abuelo y su esposa intentaron infructuosamente hacerse cargo de la niña, llenaron unos documentos de solicitud pero no volvieron a saber de eso. “Esto viene siendo sino una cosa muy injusta. No es la ley, es otra cosa, es cruel para la gente que no tiene acceso y no tiene papeles… humanos somos todos y sentimos igual”.

Miriam debe mostrar ante un juez de inmigración un “miedo creíble” para que pueda proceder su solicitud de asilo. Entonces Manuel reza porque ese juez crea su historia de violencia doméstica y temor por su vida si regresa a El Salvador. Ella ha sido presionada para firmar una deportación voluntaria, pero regresar no es opción.

“El problema de mi hija es que allá en El Salvador hay un hombre, que no es el padre de la niña que está detenida porque su padre biológico no se hizo cargo de ella. Este muchacho no es un muchacho cualquiera, es gente mala, gente de pandillas y él quería que mi hija estuviera con él a la fuerza. Como ella no quiso, se metió a su casa con un arma, golpeó a la mamá de Miriam, y a ella la agarró por el pescuezo y la amenazó con matarla. Se robó cosas y luego siguió amenazando… ella tuvo que salir, ella no puede estar allá”.

Mientras habla casi a diario con su hija detenida, Manuel piensa en la pequeña. “En lo que uno les da: de comer y la alegría que ellos necesitan, pero estando allá solos, con unas personas que no conocen y que uno no sabe si ponen de su parte para darles el amor que necesitan”.

Al momento de cierre de este trabajo, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) no ofreció la información que Univision Noticias le solicitó sobre cada uno de los casos.

Si conoces algún caso de niños inmigrantes separados de sus padres o niños que entraron solos a EEUU y fueron detenidos, llena este formulario diseñado por ProPublica que estamos usando varios medios en alianza.

This form requires JavaScript to complete.
Powered by Screendoor.


Abrazos, llanto y emoción: las imágenes de los reencuentros entre padres e hijos que han sido separados en la frontera sur

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés