null: nullpx

La tolerancia cero de Trump aumentó el miedo y la ansiedad entre las familias inmigrantes, según estudio

El reporte halló que entre los hispanos, incluso quienes están legalmente en el país, existe miedo al momento de renovar una licencia de conducir, manejar un automóvil, visitar o transitar lugares públicos o acudir a una cita médica.
23 Jul 2019 – 7:00 PM EDT

La política migratoria implementada por el gobierno de Donald Trump desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2017 cambió la interpretación de la ley federal “provocando un aumento del miedo y la ansiedad entre las familias inmigrantes”, revelo un informe de The Urban Institute publicado este martes.

El reporte señala que de acuerdo con informes de los medios de comunicación, así como los estudios recientes, " las familias pueden estar cambiando la forma en que se desenvuelven en sus vidas diarias en respuesta a estos temores y al clima actual de la inmigración”.

Desde un inicio de su carrera por la Casa Blanca en 2015, Trump utilizó el ataque a los inmigrantes como un arma de campaña. Primero tildó a los mexicanos de violadores, criminales y traficantes de drogas y luego extendió esos calificativos a la totalidad de los millones de indocumentados que hay en el país.


Posteriormente amenazó con deportar a la totalidad de extranjeros sin autorización en un plazo de 18 meses y después redujo la cifra a 4 millones, recalcando que el blanco sólo serían aquellos indocumentados con antecedentes criminales o quienes han violado el término de sus visas.

Pero el 25 de enero de 2017, cinco días después de asumir el poder, promulgó una orden ejecutiva donde decretó que la presencia indocumentada constituye una amenaza para la seguridad pública y nacional de Estados Unidos, medida que puso a los 11 millones de sin papeles en la mira de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), brazo de su fuerza nacional de deportaciones.


Datos del estudio

El reporte publicado por The Urban Institute evidencia “que las familias inmigrantes están evitando las actividades de rutina durante las cuales se les puede preguntar o molestar sobre su estado de ciudadanía”.

Una amenaza de deportaciones lanzada por Trump en junio, suspendida durante dos semanas a cambio de que el Congreso modifique la ley de asilo y luego reactivada, fue una de las últimas medidas anunciadas por el gobierno que agravó el clima de zozobra que vive la comunidad inmigrante.

La más reciente entró en vigor este martes y corresponde a la extensión a nivel nacional del Programa de Deportaciones Expeditas (Extedited Removal -ER-) que regía solo hasta 100 millas de la frontera.

La nueva versión del ER, además, pone en proceso de deportación acelerada a inmigrantes que lleven menos de dos años en el país. Antes solo era para extranjeros indocumentados o inadmisibles que llevaban menos de 14 días.

El estudio indica además que los investigadores basaron sus hallazgos en una encuesta de diciembre de 2018 a 1,950 adultos no ancianos que nacieron en el extranjero o viven con al menos un miembro de la familia nacido en el extranjero.


Hallazgos importantes

Entre los descubrimientos, la muestra encontró que:

  • Aproximadamente uno de cada seis adultos en familias inmigrantes (17.0%) informó que ellos o un miembro de la familia evitaron las actividades de rutina de las autoridades durante las cuales se les podía preguntar o molestar sobre el estado migratorio.
  • Las actividades que se evitaron con más frecuencia fueron aquellas que involucraban interacciones con la policía: conducir un automóvil (9.9%); solicitar una licencia de conducir (9.0%); y hablar con la policía o denunciar un delito (8,3%).
  • Aproximadamente uno de cada tres adultos (32.9%) en familias con un estatus migratorio más vulnerable (al menos un miembro nacido en el extranjero no es un residente permanente o ciudadano naturalizado) informó que ellos o un miembro de la familia evitaron al menos una actividad de rutina.

Sin embargo, agrega: “incluso entre las familias en las que todos los miembros son residentes legales permanentes (green card o tarjeta verde) o ciudadanos naturalizados, el 11.7% de los adultos informaron que ellos o un miembro de la familia evitaron al menos una actividad de rutina.


Datos adicionales

  • Los adultos hispanos eran tres veces más propensos (24.2%) que los adultos blancos no hispanos (8.5%) a reportar evitar al menos una actividad de rutina.
  • Entre los hispanos casi el 13% informó haber evitado hablar con la policía o denunciar delitos;
  • El 13% de los adultos hispanos reportó evitar renovar o solicitar una licencia de conducir;
  • El 14% de los hispanos reportó evitar conducir un auto;
  • El 10% de los hispanos reportó evitar ir a lugares públicos; y
  • El 8.4% de los hispanos reportó evitar visitar a un médico o clínica.

Los investigadores de The Urban Institute también señalan en el estudio que la salud y el bienestar de las familias inmigrantes y las comunidades más amplias “pueden verse afectadas negativamente por la renuencia a interactuar con los proveedores médicos, las escuelas, la policía y otros entornos institucionales clave”.
Concluyen que “evitar conducir o salir de casa podría amenazar el acceso al empleo, ingresos constantes, escuelas, servicios médicos y conexiones sociales esenciales para el bienestar”.

En fotos: el hacinamiento e insalubridad que sufren los inmigrantes indocumentados en un centro de CBP en El Paso

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés