null: nullpx
Deportaciones

Hace un año, su arresto frente a sus hijas se viralizó: el juez no confirmó que es coyote pero ordenó su deportación

Perla Morales fue arrestada por agentes de la Patrulla Fronteriza en marzo de 2018 cuando caminaba junto a sus tres hijas en California. El dramático momento quedó registrado en video. Aunque no le presentaron cargos por tráfico de personas, su proceso de expulsión continuó.
12 Jun 2019 – 4:42 PM EDT

“Soy inocente. No he hecho nada. De verdad, no he hecho nada”, dijo entre lágrimas Perla Morales fuera de la corte de inmigración de San Diego, California, que este martes negó la cancelación de su deportación. Hace un año, Morales fue detenida por su presunta colaboración con una organización de contrabando de personas y el video de su polémico arresto frente a sus hijas adolescentes se viralizó.

Aunque la Fiscalía federal no interpuso cargos luego de que los agentes de la Patrulla Fronteriza la detuvieron el 3 de marzo de 2018, un juez de inmigración le negó su solicitud de cancelación de deportación en un fallo tentativo.

En esa decisión pesó el hecho de que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) aún la acusa de ser una traficante de personas o 'coyote’, dijo el abogado de Morales, William Baker.

Acompañada por algunos familiares, Morales se fue llorando de la corte federal. “No he hecho nada”, insistió con la voz entrecortada. Por la mañana, ella llegó al tribunal flanqueada por sus tres hijas y con una actitud muy distinta: confiaba en que la pesadilla estaba a punto de concluir. No fue así.

“Me siento bien porque soy inocente. No he hecho nada malo en este país”, expresó en una entrevista con Primer Impacto.


Su hija Shantal Morales, quien hace un año presenció la dramática detención de su madre, imploraba al llegar a la corte que no separaran a su familia. “Me siento nerviosa porque no sé qué va a pasar. Espero que mi mamá se quede aquí conmigo. Si no, nuestras vidas van a cambiar”, advirtió la adolescente.

La defensa de Morales sometió una petición de asilo en la cual especifica que su clienta ha vivido en este país durante más de una década, que siempre ha trabajado de manera honesta y que sus tres hijas dependen de ella , por lo que su expulsión del país causaría un grave daño a las menores.

Pero el magistrado determinó este martes que no hay razones suficientes para que Morales se quede en Estados Unidos. “El juez dijo, en su opinión, que no califica para aplicar (al asilo) por el tiempo y sus hijos, basado en el reporte del DHS que alegó que ella estaba transportando gente (sin papeles)”, explicó el litigante después de la audiencia.

Antes de tomar una decisión final sobre el proceso de deportación de esta mujer, el juez revisará un paquete de documentos que le entregará la defensa para tratar de demostrar que ella debe estar al lado de sus hijas en EEUU. Este paquete incluye cartas que han escrito familiares y conocidos.

El 3 de marzo de 2018, Morales caminaba al lado de sus tres hijas frente a su complejo de apartamentos en National City. Se dirigían a pagar el alquiler de su vivienda. Pero fueron interceptadas por agentes fronterizos, dos de los cuales estaban vestidos de civil. La mujer forcejeó con los uniformados, quienes la llevaban a un vehículo oficial ordenándole: "¡Súbase! ¡Súbase!". Sus hijas, en tanto, imploraban entre sollozos que no se la llevaran. Todo quedó grabado en un video que se viralizó.

Según las autoridades federales, una mujer sospechosa de tráfico de personas aseguró que Morales era su cómplice reclutando choferes para su organización criminal que opera en el área de San Diego. Los conductores se encargaban de transportar indocumentados desde el este del condado de San Diego a una “casa secreta” en National City, señala la acusación.

Morales lo negó categóricamente, asegurando que hasta el día de su arresto era cocinera en un camión de venta de comida donde ganaba entre 400 y 600 dólares a la semana, con lo que sostenía su hogar.

Aunque el gobierno federal no la acusó de ningún delito y esta mujer fue liberada dos semanas después de su arresto en San Diego, su proceso de deportación continuó su curso en una corte de inmigración.

Su defensa espera que este mes el juez tome una decisión final sobre este caso. Su abogado anticipa que si el fallo no favorece a Morales, entonces se llevaría este asunto a una corte de apelaciones.

En fotos: La vida entre dos muros, la franja que solo habita la Patrulla Fronteriza en California

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés