null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

El Gobierno podría exigir que todos los viajeros estadounidenses sean fotografiados en los aeropuertos

El Departamento de Seguridad Nacional quiere ampliar el reconocimiento facial a todas las personas que entran y salen de Estados Unidos. Pero el plan ya cuenta con objeciones de los demócratas y organizaciones defensoras de derechos civiles, quienes advierten sobre los riesgos de que se atente contra la privacidad.
4 Dic 2019 – 3:40 AM EST

Las autoridades federales están considerando la posibilidad de exigir que todos los viajeros, incluidos los ciudadanos estadounidenses, sean fotografiados al entrar o salir del país como parte de un sistema de identificación que utilice la tecnología de reconocimiento facial.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) dice que en julio de 2020 espera publicar una propuesta para implementar la medida.

Pero el plan ya está siendo objeto de críticas.

El senador Edward Markey, demócrata de Massachusetts, dijo el martes que presentará una legislación para bloquear el plan y prohibir que los ciudadanos estadounidenses sean forzados a proporcionar información sobre el reconocimiento facial. Dijo que una reciente violación de datos en Aduanas y Protección Fronteriza muestra que el sistema no es totalmente confiable.

Efectivamente, en mayo pasado la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) informó que fotos de viajeros y placas de vehículos que entraron y salieron de Estados Unidos estuvieron "comprometidas" tras un "ataque cibernético malicioso" a la red de un subcontratista.


Desde el año pasado, el reconocimiento facial está siendo probado por varias aerolíneas en los aeropuertos internacionales de Washington DC, Atlanta, Boston, Chicago, Las Vegas, Miami, Nueva York y Houston.

El software básicamente escanea la cara de la persona y la compara con un depósito de imágenes para verificar que el viajero que aborda es realmente la persona registrada en el documento de identidad.

A los ciudadanos estadounidenses se les permite no ser fotografiados, si así lo desean, aunque una auditoría realizada en 2017 por una agencia federal de control descubrió que pocos viajeros estadounidenses ejercían ese derecho, apenas más de uno por vuelo.

"Sin autorización explícita, (el Departamento de Seguridad Nacional) no debería estar escaneando las caras de los estadounidenses cuando salen en vuelos internacionales, pero lo está haciendo de todos modos", aseveró el Centro Jurídico de Georgetown sobre Privacidad y Tecnología en un detallado informe, dado a conocer a medidados de este año.

La investigación concluyó que estos escaneos –dudosos en su eficacia y precisión– son realizados sin tener en cuenta la ley federal o los derechos de privacidad.

“Según los datos propios de DHS, los sistemas de reconocimiento de rostros de DHS rechazan erróneamente hasta 1 de cada 25 viajeros que usan credenciales válidas. A esta alta tasa, el sistema de escaneo facial propenso a errores de DHS podría causar que 1,632 pasajeros sean retrasados o negados erróneamente todos los días en el John F. Kennedy (JFK) de Nueva York", plantearon los investigadores en el informe.

La ley federal requiere que el Departamento de Seguridad Nacional establezca un sistema de biometría para confirmar la identidad de los viajeros internacionales. Los funcionarios del gobierno no han ocultado su deseo de ampliar el uso de la biometría, que, según ellos, podría identificar a posibles terroristas y evitar el uso fraudulento de documentos de viaje.

Seguridad Nacional anunció la posibilidad de expandir la biometría a los ciudadanos estadounidenses en una presentación reciente y breve. Un portavoz del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, que forma parte del Departamento de Seguridad Nacional, dijo que habría una oportunidad para que el público comentara cualquier cambio en las regulaciones.

En un informe de noviembre de 2018, Seguridad Nacional dijo que el reconocimiento facial es el mejor enfoque biométrico en las fronteras porque se puede hacer rápidamente y "con un alto grado de precisión". La agencia dijo que los riesgos de privacidad "son en su mayoría mitigados". Las fotos utilizadas para comparar a los estadounidenses con sus identidades se eliminan en un plazo de 12 horas, según el informe.

Jay Stanley, analista de políticas de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), dijo que el gobierno ha asegurado públicamente y en el Congreso en repetidas ocasiones que los ciudadanos estadounidenses estarían exentos del examen biométrico obligatorio.

"Este nuevo aviso sugiere que el gobierno está incumpliendo lo que ya era una promesa insuficiente", dijo Stanley en una declaración. "Los viajeros, incluyendo a los ciudadanos estadounidenses, no deberían tener que someterse a escáneres biométricos invasivos simplemente como condición para ejercer su derecho constitucional a viajar".

Estos son los pasaportes que más puertas abren en el mundo (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés