null: nullpx

Denuncian la destrucción de más de 50 garrafas de agua que una ONG dejó en el desierto para migrantes

Se desconoce quién rajó y destruyó las reservas de agua que cada mes dejan los voluntarios de la organización Border Angels en el Valle Imperial de California. Pero el fundador de la ONG, Enrique Morones, advierte que con la llegada de Trump a la presidencia están resurgiendo los grupos de odio en esa zona.
20 May 2017 – 3:03 PM EDT

La voz de alerta la dio la semana pasada en las redes sociales la ONG Border Angels que, entre sus acciones, se dedica a colocar botellas de agua en las zonas desérticas de la frontera para que los migrantes que tratan de alcanzar Estados Unidos puedan hidratarse.

"Mientras hacíamos un reconocimiento del terreno para dejar agua este sábado, descubrimos algo despreciable. Algo muy malo. Encontramos que 50 de las 53 garrafas de agua que pueden salvar vidas que habíamos dejado hace un mes fueron deliberadamente destruídas", se podía leer en el mensaje publicado el pasado jueves. "El mensaje de los perpetradores era alto y claro: que los migrantes de color no solo no son bienvenidos, sino que deben morir".

Según el fundador de la ONG, Enrique Morones, las garrafas fueron destruidas en el desierto del Valle Imperial, a unas dos horas y media al este de San Diego, a donde el tercer sábado de cada mes los miembros de su organización siembran decenas de botellas de agua con mensajes para los migrantes que pasan por ese territorio en su intento de alcanzar EEUU.

Pero asegura que esta acción no los detiene de su labor, sino que lo harán con más fuerza. De hecho, el sábado, un grupo de 70 persona fue a poner más agua.

El grupo se encontró con al menos otras 17 garrafas adicionales destruídas, algunas de ellas con lo que parecían impactos de perdigones.


Pese a que no se sabe quiénes fueron los autores de los destrozos, en su mensaje de Facebook, Border Angels indica que para quienes lo llevaron a cabo "no fue una tarea menor", ya que las garrafas estaban distribuidas por una amplia franja de territorio.

"Teniendo en cuenta lo peligroso que puede llegar a ser cruzar el desierto, cada una de estas garrafas destrozadas podría marcar la diferencia entre la vida y la muerte. ¿Cuántos inmigrantes que necesitaban desesperadamente agua se acercaron a lo que parecía ser un oasis salvador y descubrieron este mal? Imagínate cómo debieron sentirse", se lee en el comunicado.

Agua para los migrantes en toda la frontera

Según Morones, no es la primera vez que algo así sucede, pero asegura que no veía destrozos de recipientes de agua desde hace casi una década y achaca el regreso de estas acciones al resurgimiento de grupos de odio con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.


"Entre 2005 y 2009, los grupos cazainmigrantes cortaban con cuchillos las garrafas. Ahora ya no están esos grupos, pero con Trump hay gente con el mismo espíritu pero incluso más radical que se siente más empoderada", afirma el hombre que fundó Border Angels en 1986 y desde 1996 deja agua para los migrantes en el desierto.

Pero, la llegada de Trump al poder y su duro discurso contra la migración indocumentada también ha tenido un efecto positivo en la labor de su ONG. "En noviembre, después de la elección de Trump, pasamos de tener de entre 30 y 40 voluntarios cada tercer sábado del mes a tener casi 500".


En los últimos años, la iniciativa de Morones se replicó en otros puntos de la frontera y, según apunta, ya hay organizaciones que van a colocar galones de agua en 25 puntos de la frontera en los estados de California, Arizona, Texas y Nuevo México.

Uno de los que replicaron esta iniciativa es el referendo Robin Hoover que lidera grupos que colocan agua en Arizona para salvar vidas de migrantes que cruzan el desierto.

En declaraciones a Univision Noticias, Hoover asegura que todos ellos han sufrido en diferentes momentos el vandalismo, robo y la destrucción de sus suministros de agua, incluso por parte de los propios agentes de la Patrulla Fronteriza, como se puede ver en un video que publicó en 2013 la organización No More Deaths.

"El principal propósito del agua es salvar vidas y hay grupos que no quieren a los migrantes aquí, pero tienen el concepto erróneo de que al quitar el agua van a hacer disminuir los flujos migratorios", afirma.

Mira también:


En fotos: Incidentes de acoso y crímenes de odio tras la elección de Donald Trump

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés