null: nullpx
Deportaciones

"Deberían estar centrándose en criminales serios": piden frenar la deportación de un líder comunitario detenido en Houston

Ronald Gramajo, un guatemalteco de 40 años y padre de cinco hijos estadounidenses, fue detenido la semana pasada cuando iba a trabajar. Pese a que ICE dice que el hombre fue arrestado después de que la agencia recibiera una llamada anónima, organizaciones proinmigrantes se preguntan por qué están poniendo el foco en personas arraigadas en la comunidad.
9 Sep 2019 – 6:34 PM EDT

Ronald Gramajo era un inmigrante tan involucrado en su comunidad que la alcaldía de Houston decidió dedicar un día en su honor, el 17 de mayo, por su rol activo en la ayuda a los damnificados por el huracán Harvey en 2017.

En la que es su ciudad desde hace dos décadas, a este activista guatemalteco de 40 años muchos lo reconocen por ser una de esas personas que siempre están dispuestas a ayudar. Pero desde la semana pasada, este padre de cinco hijos estadounidenses está en un centro de detención de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Texas y ahora son sus vecinos los que están abogando por su liberación.

Según ICE, Gramajo cometió un delito al regresar a Estados Unidos tras ser deportado en 2004. Su caso se suma al de otros líderes comunitarios detenidos, lo que ha levantado las suspicacias en algunas organizaciones proinmigrantes que cuestionan que esa agencia no está poniendo su foco en criminales, sino en personas arraigadas en el país pese a que violaron leyes migratorias.

"Vean lo que está pasando con esta administración. Esto no es necesario. Es un padre de familia y no debería ser una prioridad (de deportación). Deberían estar centrándose en criminales serios. Esto no hace ningún sentido", afirmó el abogado Raed González, quien está luchando para detener la deportación de Gramajo, a quien definió como un "ciudadano ejemplar que lleva años pagando impuestos".

Por su parte, Gramajo le dijo en una entrevista telefónica desde el centro de detención a Univision 45 que está especialmente preocupado por sus hijos y que le resulta difícil estar encerrado entre "gente que vende drogas o ha matado".

"Mi niña de 13 años que es la más cercana a mí está muy mal y mi otra hija de 18 años es muy fuerte, pero me dice mi esposa que no para de llorar y eso me duele mucho", afirmó el guatemalteco. "Dios mío, ¿qué voy a hacer si me deportan? No quiero dejar este país porque yo aquí he crecido y aquí tengo todo", se preguntó.


Detenido tras organizar un foro en el que invitó a ICE

La detención de Gramajo se produjo dos semanas después de que éste organizara un foro comunitario para hablar sobre el miedo a las redadas en la comunidad hispana al que invitó, entre otros, a miembros de ICE.

Aquel día, el 18 de agosto, según cuentan varias fuentes consultadas por Univision Noticias, tres hombres blancos a los que nadie conocía se presentaron en el foro celebrado en un centro comercial frecuentado por latinos y comenzaron a tomar fotos y videos del evento. Al ser preguntados por los organizadores por su presencia allí, dijeron que estaban interesados en la propiedad y después se fueron.


ICE ha asegurado que ningún miembro de esa oficina estuvo presente en el foro y le dijo al diario local Houston Chronicle que la detención de Gramajo se debió en realidad a una llamada hecha por un ciudadano anónimo.

La agencia no respondió a una solicitud de Univision Noticias al respecto, pero la esposa de Gramajo, Magaly Quicano, aseguró que no le sorprendía esa noticia. "Mi esposo fue amenazado", dijo en conversación telefónica sin dar más detalles.

"Mi familia está muy afectada", lamentó Quicano, quien junto a Gramajo tiene cinco hijos de entre 1 y 18 años. "Es muy fuerte para nosotros. Ahora tengo a los cinco niños conmigo. Los mayores van a la escuela y al pequeño me lo están cuidando", afirma la mujer, quien ahora trata de ver con el abogado si hay alguna manera de frenar la deportación de su esposo por motivos humanitarios.

"ICE sigue separando familias"

Por su parte, la congresista de Texas Sylvia García, quien conocía personalmente a Gramajo y participó en el foro comunitario el 18 de agosto, lamentó en una serie de mensajes en su cuenta de Twitter que ICE continúe "separando familias y traumatizando a comunidades de migrantes en todo el país".

"La gente me dice radical por pedir la abolición de ICE", expresó. "Pero lo que es radical es ver a alguien como Roland, que solo conoce este país como su casa, en riesgo de deportación".


"Está visto y comprobado que, como ICE se está comportando, está afectando y separando a la comunidad latina sin historial criminal ni violento", le dijo a Univision Noticias Robert Julien, portavoz de la representante.

El guatemalteco, que fue detenido el jueves pasado cuando iba a trabajar, llegó a Estados Unidos desde Guatemala con su madre cuando era solo un niño en 1994. Pocos años después, siendo adolescente, se puso en el radar de las autoridades migratorias cuando, según su esposa, junto con unos amigos de la escuela le hicieron una broma a un compañero del colegio al que le tomaron el auto.

Al no verle, éste lo reportó como robado pero al enterarse que habían sido sus compañeros no presentó denuncia. Sin embargo, eso desembocó en una deportación para Gramajo en 2004.

Para entonces, la pareja ya tenía dos hijos y Gramajo decidió regresar a Houston, donde amplió su familia y vivió tranquilamente hasta la semana pasada.

"Mi padre no es un criminal", dijo entre lágrimas su hija mayor Katherin Gramajo en una rueda de prensa el viernes pasado. "Ayúdennos a que mi papá salga y llegue a casa".

Además de trabajar con el abogado para buscar la liberación del activista, sus seres queridos han creado una página de GoFundMe para recaudar fondos ya que Gramajo era quien mantenía a la familia.


Estos son los niños y mujeres que se afectarán tras la nueva política de detención de familias de Trump

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés