null: nullpx
Logo image
Asilo Político

Corte Suprema revisará caso de mujer transgénero guatemalteca que le negaron asilo

León Santos Zacaría alega que en la Junta de Apelaciones de Inmigración no completó el debido proceso y el tribunal desestimó su caso. Posteriormente, en enero, la Corte de Apelaciones del 5º Circuito, con sede en Nueva Orleans, rarificó el dictamen y teme que, si es deportada, su vida esté en peligro.
Publicado 4 Oct 2022 – 01:22 PM EDT | Actualizado 4 Oct 2022 – 01:39 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

La Corte Suprema de Justicia aceptó el lunes revisar el caso de la inmigrante guatemalteca León Santos Zacaría, una mujer transgénero que pidió asilo, le negaron el caso y luego perdió dos apelaciones.

Santos Zacaría alega que en la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA) no completó el proceso de apelaciones y el tribunal desestimó su caso. Posteriormente, en enero, la Corte de Apelaciones del 5º Circuito, con sede en Nueva Orleans, rarificó el dictamen de la BIA.

La inmigrante argumentó en su petición y en el expediente entregado ante la Corte Suprema que a la edad de 12 años fue atacada sexualmente por un vecino por “ser homosexual”. Y alega que en caso de ser deportada a Guatemala es probable que sufra persecuciones por su identidad de género.

El caso Santos Zacaría

En el caso Santos Zacaría versus Garland, la inmigrante pide al máximo tribunal de justicia que revise el dictamen emitido por la Junta de Revisión de Casos de Inmigración (BIA), quien denegó su solicitud de retención de deportación y reparación en virtud de la Convención contra Tortura (CAT).

La BIA rechazó la petición indicando que “negamos (la junta de jueces que revisó el caso) en parte y desestimamos, en parte, por falta de jurisdicción”, explica un análisis publicado por el sitio Casetext.

Tras pedir asilo, un juez inmigración denegó su solicitud y concluyó que la agresión anterior de Santos “era insuficiente para establecer una persecución pasada”. La BIA, por su parte, concluyó que “el gobierno había refutado la presunción”. Y señaló que “también confirmó la decisión del juez de inmigración de que Santos no había establecido la elegibilidad para el alivio bajo el CAT”.

A su vez, la BIA también rechazó un argumento de que el juez de inmigración ignoró o no consideró evidencia relevante”. Santos presentó oportunamente un recurso de revisión, señala el informe de Casetext.

La impugnación

Tras la decisión de la BIA, Santos Zacaría impugnó el fallo de que ella no es elegible para la retención de deportación. Los abogados alegaron que la inmigrante sí presentó evidencia sustancial y razonable.

Pero la defensa alega que la BIA no completó el proceso de apelaciones y no se consideró evidencia que probaba el peligro de persecución que corre en caso de ser expulsada del país y regresada a Guatemala, país donde sufriría persecución por su género.

Los abogados de Santos alegan además que la BIA no tomó en cuenta una moción de reconsideración del caso, razón por la cual este recurso legal disponible está agotado, la principal causa por la que llevaron el caso ante la Corte Suprema.

En opinión del juez disidente (Stephen) Higgison, “este tribunal tiene jurisdicción debido a una solicitud de posible investigación adicional en el escrito de Santos apelando la decisión del juez de inmigración”. Y que esa solicitud “se produjo antes de que la BIA se pronunciara sobre las afirmaciones de Santos”.

Casetex explica que debido a que esta objeción no se hizo a la BIA, Santos no ha cumplido con el requisito de agotamiento”; es decir, no fue agotado el debido proceso en esta instancia.

El fallo del 5º Circuito

Tras la decisión, el caso Santos Zacaría escaló a la Corte de Apelaciones del 5º Circuito, instancia que el 10 de enero ratificó las sentencias previas.

El tribunal escribió que para ser elegible a la retención de remoción (deportación), “un solicitante debe demostrar una ‘clara probabilidad’ de persecución al regresar”, en este caso a su país de origen. Y que Una clara probabilidad “significa que es más probable que improbable que la vida del solicitante o la libertad se vería amenazada por la persecución a causa de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opinión”.

El tribunal agregó que, si bien un solicitante “demuestra haber sufrido persecución en el pasado, tiene derecho a una presunción refutable de persecución futura”. Y que, si Santos presentó este argumento “por primera vez en apelación” ante la BIA, corresponde a ese tribunal “revisar una decisión final de remoción solo si el extranjero ha agotado todos los trámites administrativos o remedios disponibles por derecho”.

Pero advierte que, “dado que Santos no presentó este argumento ante la BIA en una moción de reconsideración, carecemos de jurisdicción para considerarlo”.

La Corte de Apelaciones también señaló que, de acuerdo con el fallo de la BIA, se encontró que Santos reconoció que ella “podría reubicarse de manera segura dentro de Guatemala”, respuesta registrada durante una audiencia y que afecta su argumento de asilo.

Argumento de la defensa

La defensa de Santos insiste en que la afirmación fue sacada de contexto y que la BIA no completó el proceso de apelaciones. Tampoco se consideró evidencia que probaba el peligro de persecución que la inmigrante sufriría en caso de ser deportada.

“Se trata de un caso complejo”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami. “En primer lugar porque la violación sufrida por esta mujer ocurrió hace unos años y se trata de un crimen, no una persecución por pertenencia a un grupo social en particular, como señalan las causales de asilo”.

“Aquí estamos hablando de un crimen, una violación a un menor de edad”, agrega.

Guerrero dice además que “si la Corte Suprema da lugar a los argumentos de la defensa, que no se agotó en su totalidad el debido proceso en la Junta de Apelaciones de Inmigración, como alegan los abogados de la demandante, puede que los magistrados regresen el expediente a esa instancia donde los defensores de Santos deberán demostrar que hubo una situación de abuso contra una persona perteneciente a un grupo social en particular”.


Comparte

Más contenido de tu interés