null: nullpx

¿A quiénes podría afectar? La TSA compartirá datos biométricos con agencias de inmigración

Expertos en leyes migratorias temen que la sociedad entre la Administración de Seguridad en el Transporte y organismos de inmigración haga más vulnerables a personas que viven legalmente en Estados Unidos. Te contamos por qué.
16 Oct 2018 – 4:29 PM EDT

La agencia federal encargada de verificar la identidad de los viajeros en vuelos nacionales e internacionales de Estados Unidos anunció un plan que expandirá el uso de tecnología biométrica y que compartirá datos con la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP).

El anuncio causó preocupación en abogados de inmigración, quienes temen que los datos almacenados por la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) sean utilizados con fines distintos para los cuales fueron recolectados, tal como por ejemplo iniciar procesos de deportación.

“No sabemos con certeza para qué fines utilizarán esta información, con qué propósitos será compartida con el CBP y si luego será compartida con otras agencias bajo el mando del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), dijo Ezequiel Hernández, un abogado de inmigración que ejerce en Phoenix, Arizona, y colabora frecuentemente con la redacción de Univision Noticias.

“El punto es que la TSA no solo recaba datos de viajeros que en estos momentos viajan dentro o fuera del país, sino que la base de datos tiene el registro de años de extranjeros que salieron en avión y volvieron y quizás no debieron haber salido y tampoco vuelto a entrar. Esa información puede ser usada y colocar en riesgo a muchas personas”, agregó.


El Plan de la TSA

La TSA dijo que el plan para expandir el uso de tecnología biométrica es “parte de su esfuerzo continuo para mejorar la seguridad y la experiencia del viajero”.

Agregó que la “Hoja de Ruta” para la seguridad de la aviación y la experiencia del pasajero guiará los esfuerzos biométricos de la agencia para modernizar la verificación de la identidad de los pasajeros en los próximos años, y que el desarrollo de la próxima generación de tecnología de seguridad con nuestros socios de la industria “es de vital importancia".

"Al ampliar nuestro uso de la biométrica, la TSA se asegura su posición como líder mundial en seguridad de la aviación y avanza en los estándares de seguridad del transporte global", dijo David Pekoske, administrador de la TSA en un comunicado.

Actualmente la agencia y las aerolíneas asociadas verifican la identidad de viajeros, principalmente al procesar datos biográficos e inspeccionar la identidad física y los documentos de viaje. El uso de la tecnología biométrica simplificará la experiencia del pasajero y aumentará la eficacia y la eficacia de la seguridad, dijo la agencia.


La “Hoja de Ruta”

El plan de la TSA se basa en cuatro puntos:

1. Asociarse con la CBP en biometría para viajeros internacionales;
2. Uso de datos biométricos proporcionados por los miembros de TSA Pre✓® para mejorar la experiencia de viaje;
3. Expandir la biometría a viajeros nacionales adicionales; y.
4. Desarrollar infraestructura para tecnología biométrica en base a inversiones inteligentes y asociaciones de colaboración.

Temores fundados

“Esta tecnología se está usando en las fronteras”, dijo Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California. “Pero lo más alarmante ahora es que esa tecnología se use en los vuelos internacionales y también en los vuelos nacionales”.

Gálvez agregó que una vez puesto en marcha el plan se recolectarán huellas dactilares y el reconocimiento facial, información que nada garantiza el tipo de uso que pueda darle el gobierno.

La preocupación de Gálvez es que la estrategia de la TSA coloque en problemas a inmigrantes legales. “La gran pregunta es qué van a hacer con toda esa información, si eres indocumentado y si eres residente entrando a Estados Unidos si tienes delitos, cuidado porque te pueden poner en procedimiento de deportación”, dijo.

Los abogados también advierten que el plan le permitirá al gobierno darle mayor seguimiento a las personas que ingresaron de manera legal a Estados Unidos.


Pruebas de reconocimiento

La herramienta biométrica de la TSA viene siendo probada desde hace ya varios meses. “A principios de este año, la TSA comenzó a probar la tecnología de reconocimiento facial para viajeros internacionales en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles (LAX)”, dijo la agencia. Y señala que en 2017 comenzó a colaborar con la CBP en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, Nueva York, y amplió las pruebas en el Aeropuerto de Los Ángeles (LAX).

“La tecnología de CBP combina imágenes faciales con fotos en bases de datos gubernamentales, tales como imágenes obtenidas de pasaportes o solicitudes de visa para verificar la identidad y reducir la dependencia de documentos físicos”.

El sistema también registra a los viajeros que utilizan el programa TSA Pre✓® en los aeropuertos Internacional Hartsfield-Jackson, Atlanta, y en el Aeropuerto Internacional de Denver, Colorado.

La tecnología hace coincidir las huellas dactilares de los pasajeros proporcionadas en el punto de control con las proporcionadas a TSA por los viajeros que se han inscrito en TSA Pre✓®, explicó la agencia.


Mar de dudas

En mayo la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) criticó a la empresa Amazon por suministrar al Gobierno el programa de reconocimiento facial que desarrolla, ya que -afirma- supone una amenaza para la privacidad de los ciudadanos.

"La gente debería tener la libertad de poder recorrer las calles sin ser observados por el Gobierno", denunció el grupo de derechos civiles en un comunicado publicado en su página digital.

El programa de reconocimiento facial, bautizado Rekognition, "ofrece un análisis facial de alta precisión que permite detectar, analizar y comparar rostros para una amplia variedad de usos, tal como la verificación de un usuario, la catalogación y el recuento de personas y para casos de seguridad pública", explica Amazon en su descripción de la herramienta.

Hernández dice que el sistema tiene múltiples usos, y es precisamente ahí “donde asaltan las dudas, porque no sabemos para qué fines el CBP pueda utilizar los datos compartidos por la TSA”.

ACLU ha dicho que el software de Amazon de reconocimiento facial puede utilizarse en "para controlar a inmigrantes" o incluso conocer quién "ha participado en una protesta".

"Al automatizar la vigilancia de masas, los sistemas de reconocimiento facial -como Rekognition- ponen en riesgo la libertad, y suponen una amenaza concreta para comunidades que ya están siendo tratadas injustamente en el actual clima político", advierte la ACLU.

También alega que el sistema de reconocimiento facial no es fiable. Una prueba hecha a mediados de este año por el grupo tuvo una tasa de coincidencia de solo 80%. La Unión exige una certeza del 100%.

La política migratoria de 'tolerancia cero' de Trump en 15 fotos

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:InmigraciónDeportacionesRedadas

Más contenido de tu interés