null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

55% de los mexicanos cree que los centroamericanos que buscan asilo en EEUU deben ser deportados, según una encuesta

Una encuesta de los diarios The Washington Post y Reforma consultó a 1,200 adultos sobre la gestión del presidente Andrés Manuel López Obrador y la manera como ha manejado las relaciones con EEUU. Quienes respondieron aseguran que el programa que permite recibir temporalmente a los migrantes en México fue impuesto por Estados Unidos, creen que Trump trata mal a su país y que los centroamericanos se han convertido en una carga.
17 Jul 2019 – 11:26 AM EDT

Los mexicanos no están muy contentos con la migración centroamericana que está transitando o permaneciendo en su territorio mientras logra llegar a Estados Unidos a pedir asilo. Eso muestra una encuesta realizada por los diarios The Washington Post y Reforma.

Entre los resultados más llamativos están que más de 5 de cada 10 personas consultadas para el estudio cree que los indocumentados deben ser deportados a sus países de origen y más de 6 de cada 10 considera a estos migrantes como una carga para México.

Al desglosar aún más la pregunta de qué debería hacer México con los centroamericanos, 3 de cada 10 dijo que darles asilo temporal y menos de una de cada 10 personas está a favor de ofrecerles una residencia. Luego, apenas 2 de cada 10 consideran que los inmigrantes fortalecen al país con su llegada.

Y cuando se les consulta de si creen que la llegada de estos centroamericanos influye en la inseguridad, casi 4 de cada 10 consideran que quienes están entrando al país generan más delitos. Y más de la mitad está a favor de que se utilice a la recién creada Guardia Nacional para "combatir la migración de centroamericanos indocumentados en México".

La encuesta que presentan estos diarios fue realizada cara a cara a 1,200 mexicanos a partir de los 18 años. Abarcaron 100 distritos electorales alrededor del país y los resultados tienen un margen de error de cinco puntos porcentuales.

Es presentada justo en momentos en que el número de familias que huyen del crimen y la pobreza en sus países y que buscan llegar a Estados Unidos para obtener algún beneficio migratorio ha escalado a niveles históricos. Viajan a pie o en autobús, en caravanas, con paradas en la ruta para dormir en plazas o en albergues, y en muchos casos dependen de las donaciones de comida y ropa que reciben en el camino.


Una vez que han llegado a ciudades fronterizas como Tijuana, por ejemplo, muchos han pasado meses a la espera de tener su cita con un juez en Estados Unidos, pero se trata de procesos largos y son pocos los que logran quedar en custodia de las autoridades federales. El grueso de ellos está siendo devuelto a México a esperar por una nueva fecha de corte. Otro tanto, ha desistido de continuar con la petición de asilo y, en cambio, ha decidido iniciar su vida en México.

Por meses las autoridades estadounidenses han asegurado que la llegada en masa de centroamericanos ha generado una crisis humanitaria en la frontera y que sus centros de procesamiento y detención están colapsados. Distintas medidas se han tomado, como el pedido del gobierno de Trump de que estos migrantes sean frenados antes de llegar a los límites de Estados Unidos. Este mes, las autoridades señalaron que estas decisiones estaban surtiendo efecto, pues después de un incremento histórico en la llegada de inmigrantes en los últimos meses, en junio la disminución había sido de 25%.


Como respuesta —y ante la amenaza de Trump de imponer los aranceles a todas las importaciones— México acordó enviar hasta 6,000 agentes de la Guardia Nacional puedan resguardar su frontera con Guatemala y servir de muro de contención. Además, el gobierno se comprometió a incrementar el Protocolo de Protección del Migrante (PPM), el programa de recepción de migrantes que están en proceso de asilo en Estados Unidos.

Para agosto, dice el Post, se estima que México recibirá a unos 60,000 inmigrantes que quieren solicitar asilo en EEUU pero que son forzados a esperar en ciudades mexicanas.

El presidente López Obrador ha asegurado que esos migrantes tendrán permiso de trabajo, pero ya hay denuncias sobre el colapso de los albergues. Algunos directores de estos centros han asegurado que son ellos los que están atendiendo con escasos recursos la crisis migratoria, agravada por los acuerdos con Estados Unidos. En medio de ese caos, los gobernadores de estados como Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, aseguraron que no pueden aceptar más migrantes y le reclaman al gobierno que toma decisiones sin dar asignaciones adicionales para que ellos puedan responder a la llegada de los migrantes.


Trump, de su lado, ha tomado varias medidas. Entre ellas, la puesta en marcha de un protocolo con el que ha devuelto migrantes a México a esperar sus audiencias con un juez en Estados Unidos; y la última, la de restingir la posibilidad de que soliciten asilo en el país si pasaron por otros territorios en su trayecto, algo que ya fue demandado por organizaciones de derechos civiles como la Unión Americana de Libertades Civiles, el Southern Poverty Law Center y el Centro de Derechos Constitucionales.

Con este panorama, 8 de cada 10 encuestados considera que Trump trata irrespetuosamente a México y más de la mitad está convencida de que el acuerdo por el que los migrantes deben esperar en México fue impuesto por Estados Unidos y no producto de una negociación.

Y cuando se les pregunta sobre su percepción del trabajo que hace López Obrador, 4 de cada 10 dice que aprueba "algo" su gestión y casi 3 de cada 10 la desaprueba parcial o totalmente. Sin embargo, más de la mitad de los encuestados cree que el mandatario tiene las riendas del país.

Ve también:

Las listas interminables para pedir asilo: son al menos 13,000 y están por toda la frontera (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés