Huracán María

Camuy (Puerto Rico) después del paso del huracán María: últimas noticias

Esta nota ha dejado de actualizarse.
22 Sep 2017 – 11:08 AM EDT



Esta nota se mantuvo actualizada por periodistas de Univision tomando información de reporteros sobre el terreno, ciudadanos, redes sociales y otros medios desde el jueves 21 de septiembre hasta el momento en que la información se hizo más accesible para los ciudadanos de Puerto Rico y sus familias en el exterior. A continuación añadimos un listado de páginas de interés donde puede seguir informándose.

Actualizado: miércoles 4 de octubre a las 8:30 a.m.

Qué se sabe

No hay fatalidades registradas en Camuy, donde más de 200 residencias quedaron destruidas en su totalidad, según las autoridades locales. El huracán tuvo un gran impacto en la industria lechera y en la agricultura, particularmente en los barrios Cibao, Puertos y Quebrada. Entre Camuy y Hatillo hay alrededor de 110 vaquerías.

La Agencia para el Manejo de Emergencias dijo que es posible que este miércoles llegue la electricidad al hospital de la municipalidad de Camuy, aunque advirtió que el resto del municipio puede sobrellevar la falta de electricidad por meses.

Según manifestó el alcalde, Edwin García, en su cuenta de Facebook, el servicio de agua se ha restituido lentamente en Camuy. La compañía Claro, por su parte, también restableció algunas comunicaciones.


El servicio de gasolina ya se está restableciendo una vez que el martes llegaron varios camiones con abastecimineto.

FEMA llegará las próximas semanas a los municipios, aunque Camuy no ha sido declarado como zona de desastre.

El Servicio Postal de los Estados Unidos (USPS) anunció que ya están operando 29 de las 174 oficinas de correo. En horario especial, de 9 am a 3 pm, por ahora solo están ofreciendo el servicio de recolección de paquetes y acceso a los PO boxes. En Camuy está funcionando la oficina del mismo nombre (00627).

En una entrevista transmitida por WAPA Radio 680am el alcalde reiteró la semana pasada que no hay fatalidades registradas y que más de 200 personas perdieron sus casas.


Colapsó el tendido eléctrico y de telefonía pero desde este martes las principales carreteras estatales y municipales ya tienen acceso.

El río se salió de su cauce hasta Hatillo y tres familias fueron rescatadas del techo de sus casas por inundaciones.

La periodista de El Nuevo Día Jessica Rios informó en su cuenta de Twitter que cientos de familias perdieron sus residencias de madera, según estimado del alcalde.

Aunque hay una gran escasez de agua y el funcionario recomienda recolectar el agua de río, se informó que un 10% de la isla ha empezado a restablecer su servicio de agua potable.

García se mostró preocupado por el impacto en la industria lechera y en la agricultura, particularmente, en los barrios Cibao, Puertos y Quebrada. Y es que entre Camuy y Hatillo, hay alrededor de 110 vaquerías.

"Aquí nosotros tenemos alrededor de 40 vaquerías y una asociación de 120 agricultores en Quebrada. Tenemos muchas personas que viven de esto", señaló el alcalde.

Tras el paso del huracán María, la Vaquería López Inc., en el barrio Abra Honda, quedó destruida y su administrador indicó que las pérdidas se calculan alrededor de 500,000 dólares, reportó también el Nuevo Día.

La mayoría de las principales carreteras estatales y municipales ya tenían acceso el sábado en la tarde.

"Nosotros ya estamos coordinando con Acueductos para comenzar a ubicar oasis en diversos barrios del municipio lo más pronto posible”, dijo el alcalde al medio local.

El hospital de Camuy reinició el domingo 24 sus operaciones. El centro hospitalario estuvo cerrado el jueves, viernes y sábado tras el azote del huracán María.

El National Weather Service de San Juan reportó que el río Camuy era uno de los siete afluentes que estaba corriendo por encima de su capacidad.


En la tarde del jueves, el diario local El Nuevo Día reportó, por su parte, que al salirse de cauce este río estaba afectando la zona urbana de Camuy y parte de Hatillo.

Aunque no está completamente incomunicado, la infraestructura eléctrica y de telecomunicaciones de la parte norte del pueblo estaba destruida por lo que el contacto era reducido.


Publicidad