null: nullpx
Huracán Dorian

“Mi hijo pregunta: ¿De verdad viene otra vez?": Se fueron de Puerto Rico tras María y ahora se preparan para recibir a Dorian

El centro de Florida fue el principal punto receptor de puertorriqueños después de que el potente ciclón golpeara la isla en 2017. En el condado de Brevard, donde las autoridades han emitido una alerta de huracán, algunas familias que viven en la costa se preparan para evacuar sus casas, mientras los boricuas que llevan más años se organizan para ayudar a quien resulte afectado.
2 Sep 2019 – 11:42 PM EDT

MICCO, Florida. - Están a punto de cumplirse dos años desde que María arrasara Puerto Rico y la familia Díaz está viviendo un déjà vu a más de mil millas de distancia. Pese a que en julio del año pasado se mudaron a Micco, en la la costa este de Florida, huyendo de los efectos que el huracán dejó en la isla, no han podido esquivar las tormentas y ahora preparan su plan para hacerle frente a Dorian.

El poderoso huracán, que este domingo alcanzó la categoría 5 en la escala Saffir-Simpson en su devastador paso sobre las islas Bahamas, avanza lentamente hacia la costa este de Florida, donde ya se han emitido alertas de huracán y órdenes de evacuación en varios condados, incluido el de Brevard, donde residen los Díaz.

“Cuando vi que Dorian es categoría 5, yo me puse súper nerviosa porque después de María yo estuve un mes sin luz, sin agua, haciendo fila comprando cosas…”, afirma Jeassette Díaz, de 35 años, al recordar el huracán que azotó su isla en 2017.

“Pero en Puerto Rico, tú no puedes huir. Aquí, por lo menos, uno puede moverse un poco y salvar algo”, reflexiona la mujer que desde hace más de un año vive con su esposo y sus dos hijos de 6 y 10 años en un cuidado parque de casas móviles al lado de la laguna Indian River.


Tras mudarse a Florida, a los padres no les costó encontrar trabajo. También inscribieron a los niños en la escuela y se fueron a vivir al mismo parque de casas móviles a donde meses después llegó su hermano. Ahora todos se preparan para evacuar sus tráilers este lunes y partir rumbo a Kissimmee, en el interior del estado, donde han reservado una habitación de hotel para resguardarse mientras pasa la tormenta.

"El baúl (del carro) está lleno de cosas. Yo saqué la ropa y las cosas importantes de los nenes, hasta los juguetes", afirma Jeassette. "Mi papá alquiló un storage (almacén) y me dijo: salva todo lo que puedas".

Según cuenta esta puertorriqueña de 35 años, el menor de sus hijos, Sergio, de 6 años, está traumatizado por la experiencia de haber vivido María. "Ahora a él le da miedo que digan que viene un huracán. Él pregunta: '¿de verdad que viene otra vez?'”, explica.

"Aquí me siento un poco más seguro"

“Nosotros estamos con un nivel de estrés... porque con María perdimos prácticamente todo porque entró el agua y se perdió la comida, todo… Aquí tenemos una mobile home y yo creo que nos va a pasar lo mismo", afirma José Díaz, el hermano de Jeassette.

Con el recuerdo aún fresco del desastre del huracán María, los boricuas de Florida se preparan para Dorian

Loading
Cargando galería

“María lo destruyó todo y la economía se vino abajo. Allí se sobrevive, pero no es fácil", dice al explicar que, en enero pasado, después de muchos meses tratando de salir adelante tras el huracán sin éxito decidió mudarse a Florida donde rápidamente encontró trabajo como chef y después en un supermercado latino en Palm Bay, donde trabaja ahora.

Según Díaz, el estrés de los primeros días cuando se formó la tormenta y las colas de personas tratando conseguir agua y gas le hicieron revivir los traumas de María.

Y aunque teme que el huracán Dorian pueda golpear tan duro como lo hizo María en su natal Mayagüez, dice que en Florida se siente "un poquito más seguro" al ver que hay más preparación y que están comenzando a llegar equipos de técnicos de electricidad que piensan en "cómo recuperarlo todo más rápido".


“Allí (en Puerto Rico) cuando llegaron los suministros, ¡bendito!, ya uno había aprendido a sobrevivir", exclama.

Las redes de solidaridad puertorriqueñas se extienden a Florida

Como los hermanos Díaz, se estima que buena parte de las al menos 175,000 personas que salieron de Puerto Rico hacia otros estados después del huracán María, se asentaron en Florida central, principalmente en el área de Orlando.

En todo el estado, los puertorriqueños eran 1.2 millones hasta 2017, según el Puerto Rico Research Hub de la Universidad Central de Florida. Y quienes llevan más tiempo establecidos están tratando de organizarse para ayudar a los recién llegados y dar una respuesta a quien lo necesite cuando pase la tormenta.


"He visto a muchos puertorriqueños preparando sus viviendas, pero es sorprendente la forma organizada como lo están haciendo. Es admirable porque, después de esto, sabemos que tenemos que darle una mano a la gente, tenemos que prepararnos para ayudar al que lo necesite", afirma Marlene Alva, una boricua que lleva 30 años en la ciudad de Melbourne, donde, junto a su familia, está al frente del restaurante Latin Flavor.

A juicio de Alva, tras la experiencia de María en Puerto Rico, su comunidad tomó conciencia de lo importante que es estar preparado para los huracanes y, ante la llegada de Dorian, la mayoría de las personas de esta zona de Florida ya tienen su generador, sus tormenteras ( shutters, para tapiar las ventanas), comida y agua.

"Ahora solo nos queda esperar a que pase el huracán. Y de acuerdo con los daños, empezaremos a pedir donaciones, pero eso dependerá de la necesidad. Estamos esperando a ver qué pasa en Bahamas", le dice a Univision Noticias Javier Molinares, el fundador del Hispanic Center de Melbourne, una organización que asiste a los boricuas recién llegados con programas de salud, empleo y formación.


"Estamos aquí pendientes unos de los otros. Estamos todos a la expectativa (por Dorian)", dice por su parte Tony Cortés, un boricua quelleva muchos años en EEUU continental y que, como miembro de la Iglesia Católica Ascension, trabajó junto a Marlene Alva y a Javier Molinares para hacer llegar donaciones a Puerto Rico tras el huracán de 2017.

Según Cortés, en los últimos días han contactado con la comunidad hispana del área para saber cómo se están organizando para la amenaza de Dorian. Los boricuas especialmente "están más preparados" que en otras ocasiones, afirma.

“Cuando oyes que viene un huracán categoría 5 dices: ‘Esto es un déjà vu’, apunta Marlene Alva quien, sin embargo, reconoce que Florida está mejor preparada para recibir un fenómeno de este tipo.

“La devastación que sufrió Puerto Rico fue como una bomba atómica que acabó absolutamente con todo. Para que se recupere la isla van a pasar muchos años”, apunta. “Aquí tenemos todos los recursos para recuperarnos. Sabemos que va a venir el ejército o van a mandar a FEMA. En Puerto Rico la ayuda se demoró demasiado, estaba atrapada”.

📷Con salsa, pupusas y tapiando las casas: así se preparan en Florida ante la llegada del imprevisible huracán Dorian

Loading
Cargando galería
Publicidad