null: nullpx
Muerte de George Floyd

Los paramédicos de Minneapolis encontraron a George Floyd sin pulso: "Pensé que estaba muerto"

Este jueves, estuvieron en el juicio los dos paramédicos que respondieron a la escena de la avenida Chicago y la calle 38, en la que tres policías mantenían a Floyd comprimido contra el pavimento.
1 Abr 2021 – 06:21 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Cuando el 25 de mayo de 2020 la ambulancia llegó a la avenida Chicago, no había equipos médicos atendiendo a George Floyd. Solo estaban los tres policías de Minneapolis sobre su cuerpo y una muchedumbre enardecida. El oficial Derek Chauvin, inmóvil, mantenía su rodilla presionada sobre el cuello del detenido incluso cuando uno de los paramédicos intentaba tomarle el pulso carótido. Tuvieron que pedirle que se moviera.

"Cuando llegué a la escena vi a tres oficiales sobre una persona, mucha gente con sus celulares, no se sentía un ambiente cordial", recordó Derek Smith este jueves al testificar en la sala del juzgado en el condado Hennepin. La persona era George Floyd. Tanto Smith como su compañero, Seth Bravinder, coincidieron en que desde lejos se podía ver que el hombre en el pavimento no se movía ni batallaba con las autoridades. "Pensé que estaba muerto", dijo el primero.

Al aproximarse al paciente, Smith prendió su linterna para ver la pupila de Floyd. Estaba dilatada. Tocó su arteria carótida, pero no titilaba: "En una persona viva debería haber pulso ahí". Entonces decidió que había que moverlo a la ambulancia para intentar reanimarlo. Ya en la camilla, el propio paramédico —y no los policías— retiró las esposas de las muñecas de Floyd. "Quería llevar al paciente a los equipos lo más rápido que se pudiera", dijo a la fiscal Erin Eldridge, que lo interrogaba.

La línea horizontal en el monitor se mantenía. Floyd había sufrido un paro cardíaco. Esa fue la primera conclusión. Para revivirlo, en la escena pidieron el apoyo de uno de los policías de Minneapolis para hacer las compresiones toráxicas. Había gritos de fondo, reclamos de las personas en el lugar que vieron a Floyd decir 27 veces que no podía respirar. La ambulancia debía trasladarse a un lugar seguro, pensaron los paramédicos. En el camino, alertaron a los bomberos. Smith aseguró este jueves que se necesitaban todas las manos posibles para revivir a Floyd.

Se movieron dos calles más abajo. Ahí se encontraron poco después con los bomberos. Intentaron la resucitación, usar tratamientos para facilitar la respuesta del corazón. "Yo traté de darle (a Floyd) una segunda oportunidad de vida", lamentó Smith. Nada funcionó.

Cargando Video...
Timeline de la muerte de George Floyd: lo que se sabe minuto a minuto gracias a varios videos

Minutos antes, Bravinder explicó que la llamada inicial para responder a la escena precisaba que no era una situación de vida o muerte. Noventa segundos después el código cambió a urgente. Cuando lo llevaron al hospital, no había mucho más qué hacer.

Este jueves, en el cuarto día de juicio se mostraron nuevamente imágenes que sustentaron los testimonios. Una de ellas, inédita, el video corporal de uno de los policías. Se vio la llegada de los paramédicos y su intento por tomar el pulso; a Chauvin aún sobre el cuello de Floyd; cómo montan al hombre sobre la camilla, ya sin vida, y cómo son los paramédicos quienes retiran las esposas; luego, se le ve en la ambulancia, ya sin moverse.

Sufrió "una emergencia médica", dijo Chauvin

Después de que la operadora del 911, Jenna Scurry, se comunicó con el sargento de la policía y supervisor de turno, David Pleoger, para contarle que algo "no andaba bien" en la detención de Floyd, el jefe del cuerpo llamó por teléfono a Chauvin. "Me dijo que había tratado de meter a Floyd en el carro y se puso combativo", recordó. "Creo que mencionó que tenía una herida, en la nariz o en la boca, un labio con sangre, creo, y que eventualmente, después de luchar con él, sufrió una emergencia médica y llamaron a una ambulancia". Chauvin no mencionó entonces que había permanecido arrodillado sobre el cuello de Floyd por varios minutos.


Al inicio de su testimonio, el sargento retirado explicó que parte de la formación que reciben los policías —y que es bien conocida por los agentes— contempla que la detención boca abajo tiene sus limitaciones y que puede conducir a la asfixia del detenido, incluso sin que sea presionado contra una superficie —como le pasó a Floyd—; solo por el peso. "Si sujetas a alguien o lo dejas sobre su pecho o estómago por mucho tiempo, la respiración se puede ver comprometida", explicó.

Por eso, dijo, la restricción en el suelo sobre el estómago debe terminar una vez que la persona está esposada y dejó de pelear con la policía. Entonces debe ser colocada de lado, en una posición que le permita recuperarse. Y si al aplicar el procedimiento se ve que la persona pierde la respiración, debe reevaluarse la medida, confirmó al fiscal Steve Schleicher.

En un video corporal de Thomas Lane, otro de los policías acusados, se escuchó al policía preguntar a Chauvin si deberían colocar a Floyd de lado. Chauvin —que mantuvo su rodilla sobre el cuello de Floyd por más de nueve minutos— respondió que no era necesario.

Cargando Video...
Más de nueve minutos de súplica: el video de la muerte de George Floyd es clave en el juicio a Derek Chauvin

Sus adicciones


La primera testigo del día fue Courteney Batya Ross, la exnovia de Floyd por casi tres años. Entre lágrimas, hizo un recorrido por la forma en la que se conocieron, la personalidad "dulce" de Floyd, lo dolorosa que fue para él la muerte de su madre, su disfrute por el fútbol y casi cualquier deporte. Pero también habló de sus adicciones a los opioides, algo que ambos compartían.

"Floyd y yo teníamos un problema de adicción a los opioides", dijo en la sala la mañana del jueves. ¿La razón? Ambos sufrían dolores crónicos —Floyd en su cuello y espalda a raíz de una lesión—, así que conseguían las pastillas con prescripciones médicas, pero también en el mercado negro o usando las prescripciones de otras personas. "Nos volvimos adictos".


Explicó que hubo momentos en que pararon de usar las drogas y en los que Floyd entró en programas para atender el problema.

Entre los nombres que se escucharon en la sala este jueves estuvo el de Morris Hall, quien iba como copiloto en el carro en el que fue detenido Floyd. De él también se supo que era uno de los dealers de la pareja. Según reportes de prensa, el miércoles Hall introdujo en la corte un pedido para apegarse a la Quinta Enmienda y liberarse de obligaciones. Hall era visto como un potencial testigo de la defensa.

El lunes, en la primera sesión del juicio, Eric Nelson, abogado de Chauvin, aseguró que los investigadores habían encontrado fragmentos de pastillas en el carro. "La evidencia mostrará que cuando se vieron confrontados por la policía, el señor Floyd se metió las drogas en su boca para esconderlas", alegó en sus argumentos iniciales.

Ross declaró que durante las dos semanas antes de su muerte, Floyd mostró cambios de comportamiento. Sin embargo, no pudo asegurar que para el 25 de mayo de 2020 estuviera consumiendo drogas.

Ve también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés