null: nullpx
Seguridad

DHS: el supremacismo blanco es la amenaza interna "más persistente y letal" de EEUU

Tres borradores de un informe del Departmento de Seguridad Nacional vistos por el medio 'Politico' predicen que la actividad de estos grupos mantendrá un "entorno de alta amenaza" al menos hasta principios del próximo año y concluyen que estos extremistas violentos han sido los responsables en gran medida de las crecientes tensiones sociales y políticas que se están viviendo en 2020.
9 Sep 2020 – 10:31 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Los supremacistas blancos seguirán siendo la amenaza más "persistente y letal" en Estados Unidos, al menos hasta 2021, según documentos preliminares del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), citados por el medio Politico.

Dichos documentos, un informe preliminar y dos borradores posteriores actualizados, predicen que la actividad de estos grupos mantendrá un "entorno de alta amenaza" hasta principios del próximo año, como mínimo, y concluyen que estos extremistas violentos han sido los responsables en gran medida de las crecientes tensiones sociales y políticas que se están viviendo en 2020.

En estos documentos, dados a conocer por el editor jefe del blog Lawfare, Benjamin Wittes, se analizan varios tipos de amenazas, incluida la cibernética, la influencia extranjera y la inmigración irregular.

El informe confirma que existen organizaciones terroristas extranjeras que continúan intentado perpetrar ataques en suelo estadounidense, pero sus capacidades para llevar a cabo ese tipo de operaciones "probablemente seguirán restringidas" durante el próximo año, citó Politico, que tuvo acceso a las tres copias del documento, aún no publicado.

Cambio de lenguaje

Los tres borradores mantienen la misma premisa: los supremacistas blancos son la amenaza más mortal entre todos los grupos extremistas internos. Sin embargo, en las últimas dos versiones del informe llama la atención un cambio de lenguaje a la hora de reflejar esta problemática.

En el primer borrador del informe, titulado "Estado de la evaluación de amenazas internas 2020", se dejaba dicho de forma explícita: "Consideramos que los delincuentes solitarios y pequeños grupos motivados ideológicamente representarán la mayor amenaza terrorista para el país hasta 2021 y los planes de los extremistas supremacistas representarán la amenaza más letal".

Pero en los dos últimos borradores la sección principal sobre amenazas terroristas al país fue cambiada y lo que antes decía "extremistas supremacistas blancos" se sustituyó por "extremistas violentos internos", aunque luego se añade: "Entre los DVE [extremistas violentos internos], juzgamos que los extremistas supremacistas blancos (WSE) seguirán siendo la amenaza más persistente y mortal en el país hasta 2021".

Sobre este cambio de lenguaje, Wittes, el periodista que hizo públicos estos documentos, dijo a CNN que "lo más sorprendente es que en esta atmósfera política hayan dicho lo que dijeron", que la violencia supremacista blanca es la amenaza que más les preocupa.

"No quiero criticarlos cuando ese lenguaje está ahí. Dicho esto, hay una diferencia entre el primer borrador y los dos siguientes y creo que la naturaleza del cambio es notable como un reflejo de la presión política a la que están sometidos", añadió.

Ni Antifa ni Black Lives Matter

Esta evaluación de la amenaza a la seguridad nacional por parte del DHS es particularmente significativa en el actual contexto de polarización que vive el país, fomentado por el propio presidente Trump, quien en varias ocasiones ha minimizado la amenaza de los grupos supremacistas que forman parte de su electorado. De estos llegó a decir, incluso, que había algunas "buenas personas" entre los extremistas que ocasionaron la violencia en Charlottesville en 2017.

Al mismo tiempo, su administración busca presentar a Antifa como una de las principales amenazas para Estados Unidos y llegó a tuitear este verano que ese movimiento sería designado como una organización terrorista. Sin embargo, ninguno de los borradores revisados por 'Politico' hacía referencia a Antifa como una amenaza.

Trump también ha intentado criminalizar a Black Lives Matter, un movimiento al que catalogó como "un símbolo de odio". El mandatario ha culpado a sus manifestantes de los conflictos raciales en el país y ha defendido la actuación de la policía, mientras promueve en Twitter narrativas que enfatizan la violencia contra los estadounidenses blancos.

En reiteradas ocasiones el presidente se ha hecho eco de insultos y prejuicios raciales, llamando a los inmigrantes criminales, traficantes o violadores o diciendo ante una multitud que tres congresistas estadounidenses deberían ser "enviadas de vuelta" a sus países, a pesar de que solo una de ellas nació fuera de EEUU, a donde llegó siendo muy pequeña.

Pero a pesar de esta narrativa que promueve el líder de la Casa Blanca, algunos funcionarios de su administración han advertido sobre el peligro del supremacismo blanco para la seguridad nacional.

Interferencia rusa

El borrador del informe de 2020 sobre amenazas a la seguridad nacional del DHS también advierte del peligro de "ciberespionaje intrusivo" a todos los niveles por parte de elementos afiliados al Kremlin. Según el borrador, China y Rusia son los adversarios cibernéticos más capaces, aunque Irán y Corea del Norte también representan una amenaza.

Entre las conclusiones clave del informe destaca el hecho de señalar a Rusia como el más probable "actor principal de la influencia extranjera encubierta" en el país, así como el principal proveedor de desinformación del exterior.

Según el DHS, el principal objetivo de Moscú es socavar el proceso electoral estadounidense y debilitar a Estados Unidos.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés