null: nullpx
Detector de Mentiras

Esta es la metodología que siguen los verificadores de datos de El Detector

El Detector se hace con periodistas de la redacción - ahora virtual - de Univision Noticias y cuenta con colaboradores externos. Nuestros verificadores no mantienen filiación con ningún partido político y se rigen por principios éticos periodísticos y por el código de principios de la International Fact Checking Network (IFCN).
2 Mar 2021 – 07:54 PM EST
Comparte
  • 1 La búsqueda y la selección de la afirmación o mensaje que vamos a verificar. ¿Dónde se publicó, dónde se originó, cuánto daño hace? Estamos atentos a las redes sociales (comentarios de usuarios en los perfiles de Univision Noticias, mensajes que nos llegan por el WhatsApp, buscamos las tendencias). Estamos atentos también al discurso político. Miramos cuál es la viralidad de este mensaje o el alcance que puede tener si lo dice una persona de mucha influencia, y, por lo tanto, el daño que está causando en la actualidad. ¿El mensaje se viralizó y puede ser muy dañino? ¿Lo dice una persona con mucha influencia o alcance, un ‘influencer’ o personaje público? Estos son dos criterios inequívocos para escoger un mensaje o afirmación y verificarlos.
  • 2 El mensaje que vamos a verificar. Primero es importante no suponer NADA, ABSOLUTAMENTE NADA, de las afirmaciones que verificamos y no juzgar a priori un veredicto. Estamos abiertos a encontrarnos cualquier resultado en nuestra verificación. No inferimos que todo lo que vamos a verificar es falso. Después, debemos diseccionar, como en un experimento científico, cada frase de la afirmación que vamos a verificar. Interroguemos ese mensaje: ¿Qué dice exactamente? ¿Qué datos tienen y qué datos faltan? ¿A qué se refiere exactamente y de qué lugar exacto habla, si habla de alguno? ¿Qué no está claro en esta afirmación y nos deja alguna duda? Una vez que respondamos a estas preguntas, sabremos qué vamos a buscar y, por lo tanto, a verificar, y dónde lo buscaremos.
  • 3 ¿Dónde más se ha publicado este mensaje? Vamos al buscador de Google y copiamos el mensaje, para comprobar si se ha publicado en otras plataformas - el mismo mensaje o alguno parecido-. Usamos otras herramientas para saber si el mensaje está como tendencia. Así podemos confirmar cuánto se ha compartido y si es viral. También podremos constatar si artículos periodísticos se han hecho eco de ese mensaje o lo han reseñado, empezando por Univision Noticias
  • 4 ¿Qué otros fact-checkers han verificado el mismo mensaje? Hacemos una búsqueda en los verificadores que conocemos (los que han sido nuestros aliados -y son miembros certificados de la International Fact- Checking Network- y otros, en inglés y en español). Así podemos usar como fuentes algunas de estas verificaciones, y fijarnos en cómo las hicieron y qué fuentes usaron.
  • 5 ¿Qué fuentes consultamos para la verificación?

a) Volvemos al mensaje/afirmación. Como dijimos en el punto 3, las respuestas a las preguntas con las que interroguemos el mensaje nos dirán por dónde ir y, por lo tanto, qué fuentes buscar. Por ejemplo, si queremos verificar si las vacunas del covid causan esterilidad, lo primero que haremos es buscar en fuentes confiables cuáles son los ingredientes de la vacuna y preguntaremos a expertos si alguno de ellos causa esterilidad, y también lo buscaremos con la FDA, que fue la que aprobó las vacunas en Estados Unidos, el país principal donde publicamos y donde nos lee nuestra audiencia. También debemos averiguar de dónde pudo surgir esa creencia (en este caso, hay estudios que dicen que el virus Sars-Cov-2 (el nuevo coronavirus) puede afectar la fertilidad masculina. ¿Es posible que eso confundiera a la gente al pensar que la vacuna, por contener el virus -aunque sabemos que en su expresión sintética-, podría causar la esterilidad?).

Otro ejemplo: si estamos analizando si es cierta una imagen viral de una influencer rifando las vacunas de la Pfizer en México, lo primero que hacemos es ir a la cuenta de la influencer en las redes a ver si es verdad que la publicó, y luego seguimos buscando en esas redes a ver dónde circula la imagen que estamos verificando. Hacemos también una búsqueda inversa de la imagen en Google. Lo que vayamos encontrando en esta pesquisa nos irá diciendo por dónde seguir buscando. En este caso, la imagen era falsa y una cuenta de Instagram la creó, a partir de una publicación original de la influencer, y la convirtió en meme. Entonces preguntamos al dueño de esa cuenta si la creó, cómo y por qué (recordemos que las preguntas deben ser directas, concretas, que vayan al grano de lo que estamos verificando). Y también preguntamos a la influencer misma, para poner una capa más a la verificación, si ella rifó las vacunas: aunque esto parezca demasiado obvio o innecesario, este contacto nos da más blindaje y solidez. Y como tenemos las pruebas, también las mostramos con capturas de pantalla y links: la imagen original y la imagen trucada.

b) Preguntamos a la o las personas que divulgaron el mensaje que estamos verificando. Nuestro trabajo es el de la comprobación y eso es lo que buscamos con estas preguntas. Así que éstas deben ser concretas: “¿Podría decirme cuál es la fuente de este mensaje que publicó?”, “¿lo ha verificado?” No los tratamos como la “otra parte” de dos versiones, a menos que sea un aludido en el mensaje que verificamos, y eso ocurre contadas veces.

NOTA: Aunque las redes de Univision Noticias son fuentes para buscar mensajes verificables, no queremos exponer a los usuarios que publican estos mensajes en las redes, sobre todo las de Univision Noticias, sino verificar lo que publican. Por eso no aparecerán sus nombres en nuestras verificaciones. Solo lo haremos cuando quien difundió la afirmación que estamos verificando es alguien conocido y famoso, es una autoridad o un dirigente político, o es quien originó un mensaje que se volvió viral.

c) Otras fuentes “vivas” y fuentes documentales. Una vez que hemos hecho lo básico de nuestra verificación, nos volvemos a preguntar: ¿qué otro aspecto hay en el mensaje que estamos verificando? ¿Hace falta definir algo para comprender mejor esta verificación? (Si por ejemplo voy a verificar si las mascarillas retienen CO2 y hace que nos intoxiquemos con él, tengo que explicar cómo se respira, qué es el CO2 y cómo surge).

Y, entonces, ¿qué otras fuentes pueden corroborar los otros aspectos que encontremos a verificar o ayudarme a encontrar una definición cuando sea necesario? ¿Fuentes oficiales (departamentos de prensa, portavoces o publicaciones en sus sitios web) ¿Expertos? ¿Aludidos en el mensaje? ¿Estudios, investigaciones? ¿Bases de datos? Etcétera.

Y así seguimos la pesquisa. ¿Qué más se preguntaría sobre esto nuestra audiencia?

  • 6 Chequear hipótesis, punto de partida. Una vez sentimos que terminamos la búsqueda, volvemos a preguntarnos:. ¿Analizamos bien el mensaje que vamos a verificar? ¿Lo comprendimos bien? ¿Se nos escapó algo?¿Tenemos todo lo que necesitamos? ¿Verificamos con exactitud TODO lo verificable del mensaje?
  • 7 Comprensión. Cuando hayamos recolectado toda la información que necesitamos, pasamos a la escritura, que debe ser clara, directa, digerible, pensada para que la comprenda todo el mundo. La recomendación es que los reporteros no escriban si no tienen TODA la información que necesitan para demostrar el veredicto de su verificación, y que no escriban si no comprende TODA la información que recopiló.

Si antes de escribir la reportera tiene que volver a una fuente y hacerle más preguntas, DEBE HACERLO. Si necesita volver a revisar un documento/estudio/base de datos u otra fuente documental, para entender y blindar mejor lo que tiene, DEBE HACERLO. Y si necesita buscar otras fuentes, con más entrevistas o pesquisas en documentos, TAMBIÉN DEBE HACERLO. Que no quede ningún cabo suelto de la médula de lo que está verificando.
(Ver también punto 9, “Autoedición”).


  • 8 Organizar la información y estructurar el texto. La escritura.


a) El título va directo al grano, con lo que dice el veredicto de nuestra verificación.

b) Podemos hacer una entrada ‘catchy’, pero siempre debemos decir nuestro veredicto claramente, muy pronto, directo, no más abajo del segundo o tercer párrafo, y luego al final, en la conclusión. Frente a la desinformación viral hay que ser reiterativos.

c) Después decimos de dónde vino la desinformación, con su vínculo correspondiente.

d) Mantenemos el foco con lo que estamos verificando.

e) Toda la información que argumente nuestra verificación, que es lo más importante, va junta y directa, inmediatamente después del veredicto.

f) Escribimos con claridad y precisión y exactitud, en el uso de los datos, las palabras y frases y las atribuciones de las fuentes. Cada frase que escribimos debe ser un argumento y demostración de la anterior. Y debe tener un sentido. Lo mismo con la relación entre los párrafos.

g) Usamos siempre la información de contexto que corresponda a cada verificación. Ubicamos siempre a la audiencia con precisión de qué y quiénes hablamos, dónde ocurrieron hechos, si hay algún antecedente que condujo a esto, etcétera.

h) Somos transparentes sobre cómo hablamos con las fuentes (teléfono, email, whatsapp, etcétera) y sobre dónde y cómo buscamos la información.

i) Traducimos términos complicados y complejos para que todo el mundo los entienda, sobre todo si se trata de información científica.

j) Usamos todas las fuentes que nos dieron información relevante para la verificación, con todas las atribuciones correspondientes (según X persona, de acuerdo con Y persona, según esta o aquella publicación), con la información mínima que las identifique como relevantes para la nota. Hipervinculamos TODO lo necesario (incluido el mismo mensaje que estamos verificando), de manera que la audiencia pueda acceder por sí misma a esas fuentes, y nos aseguramos que lo que está el el contenido de ese link es EXACTAMENTE lo que estamos diciendo en el texto. De esta forma los “factchequeadores” también podemos ser “factchequeados” por la audiencia.

k) Lo “menos importante”, es decir, lo complementario o información adicional de contexto que sea relevante para nuestra nota, va al final.

l) Cerramos siempre con una conclusión que repite el veredicto y resume lo que hemos hecho. El veredicto más su argumentación, resumidos.

m) Después ponemos una lista de fuentes completa (todos los links del texto deben estar allí y todas las fuentes que consultamos, aunque no estén en el texto) y, si hace falta, un recuento más minucioso de la metodología que utilizamos. Así la audiencia las tiene a su disposición.


  • 9 Autoedición. Antes de mandar la nota a edición, los verificadores nos editamos a nosotros mismos. Releemos lo que escribimos como si tuviéramos otro cerebro y otros ojos; como si fuéramos otro. Interrogamos al texto con preguntas de este tipo (algunas de estas preguntas también son útiles para antes de escribir):

a) ¿El texto está claro, directo, digerible?

b) ¿Se entiende claramente lo que verifiqué?

c) ¿La información está bien organizada? ¿la estructura que tengo es efectiva?

d) ¿Están TODOS los datos e información que demuestran y blindan mi verificación?

e) ¿Tengo todas las fuentes necesarias?, y si las busqué y no las tengo, ¿lo dije claramente en el texto y escribí que actualizaremos cuando nos respondan?

f) ¿Tengo todos los links?

g) ¿Todos los datos e información que tengo son precisos, correctos y exactos?

h) ¿Lo que dice el contenido de la fuente que hipervinculé es EXACTAMENTE lo que digo en mi texto cuando la atribuyo?

i) ¿Las fuentes están bien atribuidas y está clara su relevancia?

j) ¿Son correctos y exactos todos los nombres de personas citadas, lugares, ubicación geográfica, nombres de instituciones oficiales y privadas, universidades, títulos de investigaciones y estudios, etcétera?

k) ¿Tengo todas las fuentes que consulté en la lista de fuentes?

l) ¿Qué más se preguntaría nuestra audiencia?, ¿qué se preguntarían las editoras? ¿Lo tengo o me falta?

m) Y, MUY IMPORTANTE, OTRA VEZ: ¿verifiqué el mensaje tal y como es?, ¿no quedó ningún cabo suelto? ¿Se corresponde perfectamente la etiqueta con el titular?

n) ¿El mensaje que verifiqué sigue en la plataforma en la que la encontré o lo borraron o el link ya no existe?

o) Y cualquier otra pregunta que nos valga como verificadoras y verificadores para este rechequeo/autoedición.


  • 11 Envío de la nota a edición. Del proceso de edición salen varias versiones hasta que queda la versión final, que es la que se montará para la publicación. Si la verificación tiene cifras y datos que se actualizan a diario, como el caso de los contagios y muertes por coronavirus, debemos poner las más actualizadas en la versión final, sobre todo si han pasado varios días desde la primera versión de la nota.

Una vez que la editora termina con la edición final, los autores las leen otra vez para revisar que todo esté bien, que no haya algún error, que no se haya escapado nada. Si las editoras se equivocan con algo, las reporteras dejan constancia, lo corrigen y se los hacen saber. Los autores deben cuidar y ser responsables de sus notas hasta el final.

  • 12 Revisión en el sistema. Una vez montada la nota en el sistema de publicaciones de Univision Noticias, los reporteros y reporteras y las editoras vuelven a revisarla. Si cabe, se ponen los datos más actualizados justo antes de publicar, como decimos en el punto anterior. Volvemos a revisar que verificamos exactamente lo que decía el mensaje/afirmación, que no se nos escapó nada.

Si las editoras se equivocaron con algo, los autores de la nota dejan constancia, lo corrigen y se los hacen saber. Los autores deben cuidar y ser responsables de sus notas hasta el final.

  • 13 El visto bueno. La coordinadora de El Detector da su visto bueno final y publica.
  • 14 Política de actualización. Se puede actualizar la nota, una vez publicada, si responde una fuente que estamos esperando, si surge una información nueva que sea relevante para nuestra nota o si hay que hacer una corrección. La fecha y hora de actualización se pone arriba, al principio del texto; la información que actualizamos se pone dentro del texto, donde corresponda; y la nota de corrección se pone al final, antes de la lista de fuentes.
  • 15 Política de corrección. En el caso de cometer un error, aplicamos nuestra política de corrección. Advertirlo lo más pronto que se pueda es el primer paso, para luego redactar junto con las editoras una nota breve que detalle dónde estuvo el error, decir que lo corregimos y cuándo, y la causa del error, si es posible. Esa nota se publica al final de la verificación, antes de la lista de fuentes, y en su inicio escribimos “Actualización con corrección” y la fecha.
  • 16 Corrección en redes sociales. Si el error es grave, causa confusión y resulta en una información totalmente contraria a la verificación que publicamos y su veredicto, debemos hacerlo saber en redes sociales y eliminar el tuit o post que desinforma con una explicación transparente de lo que pasó.
Comparte
Publicidad