null: nullpx
Diplomacia

La Casa Blanca consulta al exilio cubano antes del viaje de Obama a La Habana

El mandatario planea reunirse con la disidencia en Cuba y dar un discurso televisado
11 Mar 2016 – 5:12 PM EST

Por David Adams @dadams7308

La Casa Blanca envió a uno de sus máximos oficiales a Miami este viernes para aliviar las preocupaciones de la comunidad cubana exiliada en el sur de Florida sobre la próxima visita del presidente Barack Obama a la isla comunista.

En el foro, el consejero de Obama y punto focal de la política cubana, Ben Rhodes, aseguró que el mandatario podría viajar del 20 al 22 de marzo a Cuba acompañado por una delegación bipartidista del Congreso, así como con un grupo de cubanos estadounidenses.

Presionado sobre si Obama tratará temas de derechos humanos con Raúl Castro, Rhodes insistió en que la nueva política de asumir compromisos con La Habana generó mejores resultados que las viejas prácticas de aislamiento a la isla que duraron más de 50 años.

“Somos estadounidenses, creemos en la libertad de reunión y de expresión (…) y conocemos cómo estos derechos han sido negados en Cuba. Esto es en parte lo que estamos haciendo”, dijo. “Hay muchas maneras de proveer el oxígeno del que dependen esos valores (…) Queremos lo mismo. Deseamos llegar al mismo punto”, agregó.

La visita tendrá lugar más de un año después de que los dos países acordaron iniciar conversaciones para restablecer las relaciones diplomáticas y poner fin a décadas de hostilidades tras el ascenso de la revolución cubana en 1959. Cuba y Estados Unidos reabrieron embajadas en agosto de 2015 y recién acordaron restablecer los vuelos e iniciar conversaciones sobre otros temas, como el comercial y el servicio postal.


Además de una reunión con el mandatario cubano, Raúl Castro, la agenda de Obama incluye encuentros con ciudadanos cubanos, así como con un grupo de entre 10 y 15 políticos disidentes. El Presidente planea además dirigirse a los cubanos en un discurso que espera pueda ser transmitido por la radio y la televisión estatal. “Ese será un importante mensaje”, aseguró Rhodes.

Algunos críticos entre el público preguntaron por qué la Casa Blanca pone los intereses comerciales de Estados Unidos por encima de los derechos humanos, al citar el acoso del gobierno a la disidencia.

Rhodes respondió que mejorar las relaciones comerciales con Cuba podría abrir la puerta a otros cambios. “Lo que pusimos como tema central de nuestra política es lo que puede mejorar la vida de los cubanos”, dijo al referirse a los esfuerzos por promover la existencia de un sector privado y mayor acceso a Internet.

“De eso va. No se trata de una visita a Cuba por diversión (…) o para conocer y empaparse de la mística de la isla. No, eso no es. Se trata de lo que a nuestro juicio es lo mejor para los cubanos”, dijo.

Durante los meses de negociaciones que precedieron al anuncio sobre el restablecimiento de las relaciones el 17 de diciembre de 2014, y mientras se desarrollaron nuevas consultas, la Casa Blanca tuvo encuentros con cubanos en el exilio para darles detalles de los acuerdos, dijo Rhodes.

"Teníamos una idea muy clara de lo que piensa la comunidad", advirtió.


Más contenido de tu interés