publicidad

La bandera de EEUU vuelve a Cuba más de cinco décadas después

La bandera de EEUU vuelve a Cuba más de cinco décadas después

El secretario de Estado inaugura oficialmente la embajada en La Habana, que marca el fin al enfrentamiento diplomático entre EEUU y Cuba

El secretario de Estado John Kerry ha inaugurado oficialmente la embajada de Estados Unidos en La Habana. Un calor justiciero ha recibido a todos que no querían perderse el momento histórico que ponía fin a más de 50 años en los que la bandera de EEUU no ondeaba en el Malecón de la capital cubana. 

"Sabemos que el camino hacia unas relaciones normales es largo pero por eso debemos empezar en este mismo instante. No tenemos nada que temer", ha dicho Kerry en su discurso en el que ha mezclado el inglés y el español.

Lea también: Los 10 tuits que resumen el discurso de Kerry

Su visita a La Habana pone fin a más de 70 años en los que un canciller de EEUU no viajaba a la isla. Pero además marca ya de manera palpable el fin de una guerra entre dos vecinos separados por poco más de 90 millas (150 kilómetros).

"Esta es verdaderamente una ocasión memorable, un día para dejar a un lado las viejas barreras y explorar nuevas posibilidades", ha continuado Kerry. Pero ha especificado que "esto no significa que debamos olvidar el pasado. ¿Cómo podríamos? Por lo menos para mi generación, las imágenes son indelebles". 

Kerry: "El pueblo de Cuba estará mejor con una democracia auténtica" Univision

Durante su intervención, de aproximadamente 20 minutos, Kerry no ha olvidado a los protagonistas de esta historia de reconciliación y ha resaltado el "valor" de Barack Obama y Raúl Castro de no ser "prisioneros de la historia".

El secretario de Estado ha querido advertir a los "líderes en La Habana -y pueblo cubano- (que) deben saber que EEUU seguirá siendo defensor de los principios democráticos". Sin embargo, la ausencia de opositores en el acto ha sido fuertemente criticada por líderes de los derechos humanos en la isla. El Departamento de Estado decidió que se reuniría con los disidentes pero en la tarde de este viernes. 

Kerry ha abordado así el asunto espinoso de la democracia en la isla, donde no existen partidos libres: "Seguimos convencidos de que la gente de Cuba estaría mejor con una democracia auténtica, donde las personas sean libres de elegir a sus líderes, expresar sus ideas, practicar su fe". Y ha rematado sus palabras con "el futuro de Cuba debe ser forjado por los cubanos".

Postales del deshielo entre Cuba y EEUU

"Estamos seguros de que es el momento de acercarnos dos pueblos ya no enemigos ni rivales sino vecinos", ha indicado en ambos idiomas. 

Antes de la intervención del secretario de Estado y de ver ondear de nuevo la bandera en cielo cubano, el poeta estadounidense de origen cubano Richard Blanco declamó un poema llamado "Cosas del mar". 

Fue ya al final cuando de pie, y con los mismos marines que arriaron la bandera estadounidense en aquel lejano 1961, que la enseña de las barras y las estrellas comenzó a elevarse de nuevo hacia el cielo cubano al compás del himno estadounidense. Y ahí permanecerá ya en el futuro.

La sencilla ceremonia da paso a una nueva fase entre EEUU, donde tratarán de seguir solventando las profundas diferencias que aún los separan: embargo, Guantánamo y derechos humanos, sobre todo. Para ello, los dos países  han puesto en marcha un mecanismo para tratar de avanzar en esos temas, si bien Kerry dejó claro que la devolución de la base naval -que EEUU tiene arrendada desde 1903- no estará sobre la mesa.

publicidad

En una conferencia de prensa posterior, el canciller cubano Bruno Rodríguez anunció que  Cuba y Estados Unidos han acordado crear una comisión bilateral para buscar acuerdos en estos asuntos. 

"En las próximas semanas representantes de ambos gobiernos deberán sostener los primeros intercambios de trabajo sobre cómo avanzar en esta comisión", ha dicho Rodríguez. El secretario de Estado John Kerry ha confirmado que ahora el objetivo de los dos países es "la plena normalización" de las relaciones bilaterales y para ello comenzarán una serie de conversaciones desde mediados de septiembre. 

Polémica

Mientras la ceremonia se desarrollaba en La Habana, varios grupos de cubanos en Miami quemaban banderas del Movimiento del 26 de Julio, emblema de la revolución cubana.

Por su parte, el precandidato republicano Marco Rubio, de origen cubano, criticó fuertemente durante la mañana la apertura de la sede diplomática en la capital cubana. 

Durante un discurso en la organización conservadora Foreign Policy Initiative (Iniciativa de Política Exterior), en Nueva York, criticó que Barack Obama no ha realizado ningún esfuerzo para "situarse del lado de la libertad".

publicidad

Rubio ha criticado que el presidente "se ha apresurado a tratar con los opresores, pero ha sido lento para tratar con los oprimidos", agregó Rubio. "Sus razones son sumamente endebles".

Reunión con Jaime Ortega

Más tarde, Kerry se reunió con el cardenal cubano y arzobispo de La Habana, Jaime Ortega, según fuentes diplomáticas estadounidenses.

El encuentro mantenido por Kerry y Ortega tuvo lugar durante unos 10 minutos en la propia sede de la embajada de Estados Unidos, donde el cardenal cubano fue uno de los invitados de la isla que asistió al histórico acto que marca otro hito en el restablecimiento diplomático entre La Habana y Washington.

Hasta el momento no ha trascendido ningún detalle del contenido de la conversación mantenida por el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, y el máximo representante de la jerarquía católica en Cuba.

Pero, el cardenal Ortega dijo a medios locales que fue "muy bueno" el encuentro privado que sostuvo con el secretario Kerry.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad