¿Cuánto le quedará a Phelps de los $140,000 que ganó por sus 6 medallas en Río?

'El tributo de la victoria' estipula que el ganador de una medalla de oro entregue 9,900 dólares al Servicio de Impuestos Internos.
16 Ago 2016 – 6:11 PM EDT

Cuando Michael Phelps terminó el relevo 4x100 metros y se colgó su quinta medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, su deuda con el fisco estadounidense sumó inmediatamente 9,900 dólares.

El causante de esa 'deuda' es el llamado 'impuesto de la victoria', que grava cualquier premio que llene el bolsillo del contribuyente estadounidense... así sea una medalla olímpica.

Gracias a este tributo –vigente desde la aprobación del Revenue Act (Ley de Ingresos) de 1942– Phelps debará pagar al Servicio de Impuestos Internos (IRS por su sigla en inglés) 9,900 dólares por cada una de las cinco medallas de oro cosechadas en Río y 5,940 dólares por la de plata, de acuerdo a estimaciones del grupo que aboga por una reforma tributaria Americans for Tax Reform.

Esos son los montos máximos posibles que un atleta del nivel de Phelps deberá pagar en impuestos por cada presea olímpica, según esta organización.

Pero, ¿por qué Phelps debe pagar por haberlas ganado? Porque el Comité Olímpico de Estados Unidos premia con dinero cada medalla obtenida en esta competencia. Es decir, un atleta que se gane una medalla de oro recibe 25,000 dólares. Si logra una medalla de plata tendrá 15,000 dólares, y 10,000 dólares si se lleva una de bronce.

Y para el fisco estadounidense ese monto representa una ganancia, y por ende debe entregar una parte por haberla obtenido. En total, el 'Tiburón de Baltimore' tendrá que restar 55,440 dólares a los 140,000 dólares que ganó por sus medallas en Río de Janeiro. Le quedaran 84,560 dólares, según los cálculos.

Esfuerzos para eliminarlo

Algunos en el Congreso consideran injusto que un atleta olímpico deba tributar sus medallas. En 2012, el senador por Florida Marco Rubio presentó un proyecto de ley para eliminar este impuesto ( The Olympic Tax Elimination Act).

"Nuestro código tributario es un enredo complicado que castiga en muchas ocasiones castiga el éxito, y el impuesto fijado a los ganadores de medallas en los Juegos Olímpicos es un clásico ejemplo de esta locura", dijo Rubio el 1 de agosto de 2012 según un comunicado que figura en su página web.

Recientemente, en julio de 2016, la Cámara Alta aprobó un proyecto similar presentado por el senador por Dakota del Sur John Thune. Este proyecto eximiría a los atletas olímpicos y paraolímpicos de tributar por las medallas u otros premios obtenidos en estos Juegos.

"Nuestros medallistas olímpicos y paraolímpicos debeía preocuparse por romper récords mundiales, no porque se les afectará su cuenta bancaria cuando ganan una presea", dijo el congresista Thune de acuerdo a un comunicado en su página.

Phelps podría respirar aliviado si esta ley es promulgada por el presidente barack Obama, pues la misma contemplaría a los medallistas de los Juegos de Río.

Aunque para el nadador, los 55,440 dólares que podría tener que pagar al IRS son una suma modesta frente a los 50-55 millones de dólares que vale como atleta, de acuerdo a un análisis de Patrick Rishe, director del programa de negocios deportivos de la Washington University, para CNBC.

Lea también:


Publicidad