null: nullpx
Deportaciones

Le negaron la entrada a EEUU, fue encarcelado, deportado y luego despedido de su trabajo

"Viví una pesadilla durante 19 días. Me tocó vivir un infierno. Ahí adentro hay gente que lleva tiempo, seis meses, nueve meses y se está volviendo loca. Nos mueven encadenados, nos tratan como criminales. Es una experiencia terrible”.
10 Jul 2018 – 4:44 PM EDT

Un periodista que entró con una visa de turista a Estados Unidos no pasó los controles de aduana y le negaron la entrada. Lo arrestaron y en el Aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, permaneció 19 días en una cárcel de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), lo deportaron el lunes a El Salvador y cuando se presentó a su trabajo le dijeron que había sido despedido por ausentarse más allá del tiempo autorizado en sus vacaciones.

Romeo Molina (51) llegó a Nueva York el 20 de junio en horas de la madrugada. Venía con una visa de turista tipo B1/B2 otorgada por la Embajada de Estados Unidos en San Salvador en 2017. El propósito del viaje era presentar su trabajo literario y “recaudar fondos que iba a destinar para financiar unos proyectos de caridad”, cuenta Julio Orellana, su hermano que vive en Nueva York.

“Mi hermano me contó que cuando se presentó en la ventanilla para que le autorizaran el ingreso, trayendo una visa legítima, lo detuvieron. Le cuestionaron la validez de la visa porque en su historial apareció que él había estado aquí, pero eso él nunca lo ha negado”, agregó.


Tres preguntas surgieron inmediatamente: ¿Cuándo estuvo anteriormente en Estados Unidos? ¿Cuánto tiempo estuvo? ¿Tenía permiso para permanecer legalmente en el país?

Los datos son escuetos. “El año pasado él vino en agosto”, cuenta Orellana. “No tuvo problemas para entrar”, añadió. Y explica que entre el 2000 y el 2007 permaneció sin autorización, “pero se fue con una salida voluntaria”.

Orellana cuenta además que, según le dijo Molina, “debía esperar cinco años para regresar”.

En el 2017, con la ayuda de un congresista “quien le dio una carta para que se presentara en la embajada, consiguió la visa de turista. El mismo lo gestionó todo”, indicó.

Qué dice su abogada

La defensa de Molina dice que nunca conoció las razones de la detención mientras su cliente estuvo preso en el centro de detención de la Correction Corp. of America, en Elizabeth, New Jersey.

“No se sabe el dato”, dijo el lunes a Univision Noticias Alexandra Mayén Rivera, una abogada de inmigración que ejerce en Nueva York y que defendió al periodista. “Venía con su visa, lo detuvieron y no lo dejaron regresar. No le han dicho ni nos han indicado la infracción. Me parece que es algo con su visa. No contestan mis llamadas ni los mensajes que le jhe mandado a ICE”, agrega.

A la pregunta sobre la permanencia ilegal de Molina entre los años 2000 y 2009, Mayén dice “nosotros pensamos que fue por ese motivo, pero nadie nos lo ha confirmado. El punto es que tenía una visa válida para entrar a Estados Unidos, pero le negaron la entrada”.

Menos de una hora después de la entrevista. Mayén confirmó que su cliente había sido deportado a San Salvador. “Tampoco nos llamaron para visarnos que lo estaban poniendo en un vuelo de regreso a su país”, protestó.


Respuesta oficial

La Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) dio a Univision Noticias que el 20 de junio, Molina “se presentó ante agentes en el puerto de entrada del Aeropuerto John F. Kennedy, Nueva York, quienes determinaron que era inadmisible debido a un exceso de estadía anterior en Estados Unidos”.

Según la ley de inmigración, los solicitantes de admisión deben “demostrar que son claramente elegibles para ingresar a Estados Unidos”, dijo Rob Brisley, vocero del CBP. “Para demostrar que él o ella es admisible, el solicitante debe vencer TODOS los motivos de inadmisibilidad”, apuntó.

Poco después, ICE confirmó la deportación. “ICE retiró al señor Romeo Molina a El Salvador este lunes. Anteriormente había violado los términos de su admisión a Estados Unidos, convirtiéndose en inamisible”, dijo Emilio Dabul, vocero de la agencia federal.

Dabul dijo además que Molina fue deportado de “manera expedita a su país”.

El error de Molina fue haber llegado a Estados Unidos sin haber cumplido previamente con la Ley del Castigo, también conocida como Ley de los 10 años.

Aprobada por el Congreso en 1996, señala que si un extranjero permanece en el país de manera ilegal por más de 180 días (seis meses), debe permanecer fuera de Estados Unidos 3 años. Y si la falta pasa de los 356 días (12 meses), el castigo se eleva a 10 años.

“Si el extranjero firmó una salida voluntaria y se marchó del país, cuando venza el plazo del castigo tiene que hacer un trámite consular para obtener una visa y poder regresar a Estados Unidos”, explica Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Angeles, California.

“Si salió voluntariamente, solo debe demostrar que estuvo fuera los tres o 10 años que exige la ley y mostrar evidencias que permaneció ese tiempo contado a partir de la fecha de salida”, agregó.

En el caso de haber sido deportado por orden der un juez o expulsado por la frontera Gálvez dio que en esos casos “debe gestionar un perdón consular”.

Pero si el inmigrante quiere volver antes del cumplimiento de los tres o los 10 años y tramita una visa, “tiene que decir en el Consulado que fue deportado y tramitar un perdón o waiver 212(D3) que, una vez concedido, se adjunta a la visa para presentarlo en el puerto de entrada. Sin este documento, el inmigrante no puede ingresar a Estados Unidos”.

El libro “Inmigración: las nuevas reglas”, una guía de Univision, explica que “la visa sellada en un pasaporte no refleja el período de tiempo autorizado al viajero al entrar en el territorio nacional y no tiene efecto en el estatus no inmigratorio del individuo en Estados Unidos, si fuese a expirar durante su estadía o permanencia”.


Qué dice Molina

Molina explica que, cuando se marchó en 2009 de Estados Unidos “un agente me dijo que debía esperar cinco años y no los 10 como dice la Ley del Castigo”.

“Yo entré a Estados Unidos en el 2000 con una visa de turista y me quedé. Y cuando llevaba ocho años fuera, me presenté al consulado americano y pedí la visa para asistir a un reconocimiento por mi trabajo en Boston. Entonces me dieron una visa por tres meses”, agrega.

A la pregunta si durante el trámite explicó que había estado ilegalmente en Estados Unidos durante nueve años, Molina dijo que “solo me preguntaron si había estado antes en el país por más de un año y dije que sí. Pero no me preguntaron si había estado ilegalmente. Solo dije que sí y me dieron la visa”.

“Y después, cuando me dieron la segunda visa, como solo se trató de una renovación, nadie me preguntó nada sobre si había estado indocumentado”, agregó.

Respecto a su futuro inmediato en el programa Código 21 de la cadena de televisión Megavisión, Molina dijo que era incierto. “Espero resolverlo lo antes posible, que no me dejen abandonado”.

Tras una pausa, señala: “Viví una pesadilla durante 19 días. Me toco vivir un infierno. Ahí adentro hay gente que lleva tiempo, seis meses, nueve meses y se está volviendo loca. Nos mueven encadenados, nos tratan como criminales. Es una experiencia terrible”.

Molina viajó a Nueva York para presentar varios de sus libros, entre ellos tres novelas y dos de poesía. “Con los fondos iba a traerlos a El Salvador para ayudar a la gente pobre, los más necesitados de mi país, los que no tienen casa”, cuenta.

Unas 600 personas fueron arrestadas cerca del Capitolio por protestar contra la política de 'tolerancia cero' (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés