null: nullpx
Deportaciones

"Cada día que anochece pienso que pueda llegar inmigración", dice una centroamericana indocumentada en EEUU

Dos mujeres centroamericanas esperan por una solución de sus casos en Estados Unidos. Mientras tanto, sufren a diario el temor de que un agente de ICE pueda tocarles la puerta para detenerlas.
14 May 2016 – 9:03 PM EDT

Ana Lizette Mejía Gutiérrez, una hondureña de 30 años, iba saliendo de su casa cuando vio llegar a agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés). Huyó.

"Fue un miedo que me dio saber que ahí estaban y que podían tocar la puerta", dijo a la reportera de Univision Danay Rivero.

Ella vive en la ciudad de Atlanta, en Georgia, y fue detenida en enero junto con su hijo de 9 años. Esto tras el anuncio de las autoridades estadounidenses de llevar a cabo redadas para detener a familias de indocumentados que habían llegado al país después del 1 de enero de 2014. Mejía había arribado en junio de 2014 huyendo de la violencia de las pandillas en Honduras.

Este jueves, las autoridades del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés) confirmaron que continuarán por 30 días los arrestos contra aquellos centroamericanos que entraron en 2014 al país sin documentos y tienen una orden final de deportación.

El caso de esta madre y su hijo aún está en proceso. Pero igual teme salir a la calle, pues no quiere ser detenida nuevamente justo a días de su cita en las oficinas del servicio de migración para reportarse con las autoridades.

En Georgia, autoridades de ICE también tocaron la puerta a la salvadoreña Margarita Gómez, pero ella no les abrió.

"No hay paz, no hay vida para mí", dijo. "Cada día que amanece y cada día que anochece pienso que pueda llegar inmigración de un momento a otro y podemos ser arrestados nuevamente y sufrir otra vez en la cárcel", agregó conteniendo el llanto.

Gómez solicitó asilo de Estados Unidos, también por la violencia de su país, y ahora espera entre nervios por un permiso de trabajo.

Según autoridades del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés), a pesar de los anuncios de este jueves las prioridades de deportación son las mismas anunciadas el 20 de noviembre de 2014. En esa fecha, establecieron cuatro condiciones: quienes sean considerados una amenaza a la seguridad nacional, de la frontera o pública; personas con historial de violaciones de inmigración; quienes hayan tenido un DUI o enfrentado cargos por violencia doméstica, explotación sexual, robo y cualquier delito que tenga más de 90 días como penalidad de cárcel; y, finalmente, inmigrantes con una orden final de deportación en o después del 1 de enero de 2014.

La agencia Reuters, por su parte, informó que entre los afectados estarán también personas que llegaron cuando eran menores sin un adulto, y que ya han cumplido los 18 años, según documentos revisados por la agencia.

La Patrulla Fronteriza reportó en su página de internet que en los primeros seis meses del año fiscal 2016 arrestó a 27,754 niños sin compañía adulta, frente a los 15,616 arrestados en el mismo período del 2015. El crecimiento de la cifra ha generado preocupación en la Casa Blanca.

El Centro Transnacional Records Access Clearinghouse (TRAC) de la Universidad Syracuse de Nueva York proyecta que para el año fiscal 2016 las cortes de inmigración procesarán unas 206,215 órdenes de deportación, frente a las 187,985 del año anterior. La mayoría de los afectados son mexicanos, seguidos por salvadoreños, guatemaltecos, hondureños, chinos, indios, ecuatorianos e inmigrantes de la República Dominicana.

Lea también:

Más contenido de tu interés