null: nullpx
Crisis en Venezuela

Maduro rechaza el ultimátum que le dio la oposición venezolana y dice que no se puede poner un plazo al diálogo

La oposición dio en la víspera hasta el 11 de noviembre para que se fije una fecha al proceso electoral que recorte el mandato del mandatario Nicolás Maduro, ya sea por un referendo revocatorio o la celebración de elecciones generales en 2017.
3 Nov 2016 – 7:27 PM EDT

El presidente Nicolás Maduro rechazó este jueves el ultimátum que le dio la oposición para que cumpla con las demandas que planteó en sus conversaciones con el Gobierno venezolano, facilitadas por el Vaticano.

Los partidos agrupados en la Mesa por la Unidad Democrática (MUD) dieron en la víspera hasta el 11 de noviembre para que sea fijada una fecha a un proceso electoral que recorte el mandato de Maduro, ya sea por un referendo revocatorio o la celebración de elecciones generales en 2017. También pidieron que sean liberados más de un centenar de quienes catalogan como presos políticos y sea cambiado el árbitro electoral, entre otras exigencias.

"No se puede pretender dar un ultimátum a las conversaciones, a los diálogos, a la paz", dijo Maduro, quien llegó al poder en 2013 tras la muerte del expresidente Hugo Chávez a causa de un cáncer.

Según el mandatario, la oposición y el oficialismo habían acordado que el 11 de noviembre se desglosarán los resultados de las comisiones de trabajo establecidas en el diálogo. "Nadie puede decir que si en 10 días el Gobierno no responde lo que ellos quieren van a la guerra", agregó.

Este miércoles, el líder opositor y excandidato presidencial Henrique Capriles dijo al Gobierno que si antes del 11 de noviembre no hay "una señal clara, algo concreto, resultados" de las negociaciones, la MUD abandonará las conversaciones y reanudará su agenda de presión. Sus dos cartas son llevar adelante un juicio político en contra de Maduro en la Asamblea Nacional, donde la oposición tiene mayoría, e impulsar una marcha hacia el Palacio de Miraflores.

Capriles recordó que la MUD hizo un alto en estas dos iniciativas porque la Iglesia Católica le pidió "unas horas". Las conversaciones buscan apaciguar la crisis política y económica en la que está sumida la nación sudamericana.

Esta crisis recrudeció luego de que tribunales penales provinciales ordenaron a fines de octubre aplazar indefinidamente el proceso de recolección de firmas que permitiría activar el referendo revocatorio.

Asimismo, los ánimos de caldearon después de que una sesión especial en la Asamblea Nacional debió ser aplazada el 23 de octubre cuando simpatizantes del chavismo orrumpieron en el Palacio Legislativo.



Publicidad