null: nullpx
CityLab Vivienda

A la mayoría de los estadounidenses les preocupa perder sus viviendas

Alrededor de un 75% de los estadounidenses teme perder sus hogares en un momento de crisis, por ejemplo, motivada por la pérdida del empleo.
Logo CityLab small
20 Sep 2016 – 2:26 PM EDT

Ni la campaña demócrata ni la republicana a la Casa Blanca se han enfocado en la vivienda como un recurso para atraer a los votantes nacionales. Sólo Tim Kaine, el candidato demócrata a la vicepresidencia, ha hablado mucho sobre el tema. Es una lástima que el tema no haya ganado más terreno en estas elecciones: la ansiedad sobre la vivienda es quizás el mayor problema que afecta a la mayoría de los estadounidenses sobre el que ninguno de los candidatos presidenciales ha hecho ningún pronunciamiento importante.

Hace unas semanas, un nuevo sondeo mostró los niveles que alcanza esta ansiedad en Estados Unidos. Según una encuesta realizada por la Fundación NHP, a un 75% de los estadounidenses les preocupa perder sus hogares, mientras que un 83% de los encuestados dijo que les preocupaban los crecientes costos de la vivienda.

Aproximadamente un 30% de los encuestados se describieron como "muy preocupados" de que ellos o un amigo o un pariente cercano pudieran perder sus viviendas, lo que significa que casi un tercio de los estadounidenses cree que la falta de vivienda asequible podría representar una crisis personal. Otro 27% se describió como "preocupado", lo cual quiere decir que más de la mitad de los encuestados considera que la inestabilidad de la vivienda es un peligro inminente.

Según el sondeo, aproximadamente un 40% de los encuestados dice que teme perder su casa debido a la pérdida del empleo. Este temor no es infundado. El artículo de Neil Gabler de la portada de mayo de The Atlantic cita datos de la Reserva Federal que mostraron que casi la mitad de los hogares estadounidenses (un 47%) no podía reunir 400 dólares en caso de emergencia. Un informe del Urban Institute muestra que más de un tercio de todas las familias estadounidenses (36%) tiene ahorros de menos de 250 dólares. Una cuarta parte de los hogares estadounidenses no tiene ningún ahorro.

Con tantas familias que viven de cobro en cobro, no es raro que la ansiedad por la vivienda sea tan frecuente. Sin embargo, las soluciones a la crisis de accesibilidad de la vivienda no son necesariamente populares entre los votantes. Una solución es construir y construir, lo cual podría ayudar a reducir los costos de la renta en ciudades con alta demanda. La encuesta de la Fundación PFN muestra que un 65% de los estadounidenses gastan más de un 30% de sus ingresos en la vivienda, lo cual significa que el costo los agobia.

Otra respuesta es brindar viviendas más asequibles a las familias que más dificultades tienen con el pago de la renta. Ningún condado de Estados Unidos tiene suficientes viviendas asequibles para ayudar a sus residentes más vulnerables. Pero las iniciativas de viviendas públicas y asequibles a menudo enfrentan resistencia de las comunidades. También la vivienda a precio de mercado enfrenta resistencia.

La Fundación NHP encuentra que un 80% de sus encuestados (1,000 estadounidenses encuestados en todo el país) dice que aceptaría de buena gana viviendas asequibles en sus comunidades. Pero la vivienda asequible raras veces o nunca se les plantea a los residentes o a los votantes como una pregunta de sí o no: "¿Quisieras más viviendas asequibles?" Por supuesto, todos querríamos. Excepto cuando eso implica cambios en los lugares en que vivimos. Entonces nuestros vecinos se quejan.

La realidad es que, excepto en caso de alguna catastrófica crisis nacional, un 75% de los estadounidenses no van a perder sus hogares. Pero la mayoría de las familias estadounidenses no están ahorrando lo suficiente para casos de emergencia y los costos excesivos de la vivienda son una de las razones de ello. Le corresponde al Congreso tomar medidas para restaurar la ayuda a la vivienda que se ha evaporado a causa de un estancamiento.

No hay mucho que un presidente pueda hacer para hacer de la vivienda algo grande de nuevo. Pero los problemas que impiden una adopción más amplia de la vivienda asequible y la construcción a precio de mercado se relacionan con las tendencias más amplias en la elección nacional, a saber, el miedo y el asco.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad