Asilo Político

Nueva carta del inmigrante que será deportado: "Ahora regreso a Honduras amenazado de muerte"

El pasado 19 de julio, el inmigrante Jean Carlo Torres envió a Univision Noticias una carta escrita de su puño y letra desde una cárcel de ICE contando su historia desde que había salido de Honduras hasta que había sido detenido en la frontera. Semanas después ha enviado una nueva carta en la que da cuenta del desenlace de su historia: su solicitud de asilo denegada, su deportación inminente.
10 Sep 2018 – 5:17 PM EDT

El sueño americano de Jean Carlo Torres se convirtió en pesadilla el martes 21 de agosto. Tras permanecer más de cuatro meses detenido en un centro de detención de ICE en Nuevo México en espera de la resolución de su caso de asilo finalmente recibió una orden de deportación. A pesar de la devastadora noticia Torres pidió una hoja de papel, un bolígrafo y empezó a escribir en una carta el triste desenlace de su historia. La carta no iba dirigida a sus familiares, era, en realidad, la continuación de un largo manuscrito que en el mes de abril había enviado a Univision Noticias con la esperanza de que alguien conociera e hiciera eco de su historia. Con la esperanza de que su caso no se refundiera entre los miles de inmigrantes que están en su posición.

“Hola, buen día.
Soy yo, JC de nuevo, para contarle cómo me fue en mi corte de asilo. Pues prácticamente el juez Jacinto Palomino me condenó a una muerte casi segura o me obliga a regresar de nuevo. Pues me ha negado mi asilo político y me ha expulsado de Estados Unidos”, se puede leer en la segunda carta, fechada el 22 de agosto, que recibió Univisión Noticias.

Torres fue arrestado el 10 de abril en un tramo de la frontera entre El paso, Texas, y México. Pero su odisea comenzó mucho antes de esa fecha, en Honduras. Como lo narró de su puño y letra en aquella primera misiva, fechada el 19 de julio, en donde resumió su historia “era partidario de un partido político que está en contra del gobierno del presidente actual y es por eso por lo que la Policía Militar me ha perseguido, torturado y amenazado”.

Cuando escribió esa primera carta, Torres permanecía en el centro de detención Otero de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) ubicado en Cibola, Milan, Nuevo México, en espera de que un juez de inmigración resolviera su caso. Su nombre integraba la lista de los más de 740,000 expedientes que a finales de julio se encontraban atascados.


Desde ese lugar, el hombre que se narró con sus propias palabras como “una persona cristiana, respetuosa, con buenos valores”, sin récord criminal y que hasta el momento de su salida del país no era un joven universitario estudiando una carrera de ingeniería, envió la segunda carta, en la que cuenta la noticia de su deportación:


El día de ayer, martes 21 de agosto, yo me presenté en la corte junto con mi abogado (que por cierto es un muy buen abogado) para tener mi corte de asilo. Mi abogado presentó evidencias que apoyaban mi caso, como ser: reportes y denuncias que interpuse en el juzgado de letras, denuncias que puse a la policía, reportes de periódicos, reporte de una clínica que me atendió, fotografías. Aparte de eso, también presenté cartas de recomendación, pero el juez me dijo que nada de eso era evidencia suficiente y simplemente me deportó, y me deseó buena suerte. En un tono burlón, mientras la fiscal bostezaba del aburrimiento y se reía con un acompañante.

Ayer martes 21 de agosto fue el peor día de mi vida. Estuve 4 meses detenido por nada, gasté cientos de dólares por nada y ahora regreso a Honduras con una amenaza de muerte que respira sobre mi cuello. Y mucho más pobre y endeudado que antes. Y así termina mi sueño de obtener mi asilo.

Muchas gracias por leer mis cartas y le deseo muchos éxitos y bendiciones.

Jean Carlo Torres G.
Otero II (Centro de detención de ICE en Nuevo México)
08/22/18”

Las razones que tuvo Torres para escapar de su país son acordes -si en efecto son reales- con una las cinco causas de asilo exigidas por el gobierno de Donald Trump: haber sufrido persecución o temer temor de que sufrirán persecución por su opinión política.

“Yo entré de manera ilegal a los Estados Unidos”, cuenta Torres en la primera carta, en referencia a que no lo hizo por un puesto fronterizo como exige la dura política migratoria advertida a comienzos de año por el fiscal general Jeff Sessions. “El 10 de abril lo hice por (un sector) de El Paso, Texas. En dicho lugar me entregué de manera voluntaria a la Border Patrol con el motivo de solicitar asilo, pero creo que ese fue un gran error”.



Qué dijo el gobierno

A mediados de agosto el gobierno de Donald Trump explicó que “el 10 de abril de 2018 los funcionarios de inmigración se encontraron con Jean Carlo Torres Guardiola, originario de Honduras, después de que ingresó ilegalmente a los Estados Unidos cerca de El Paso, Texas”.

“Fue procesado como una deportación acelerada y acusado de entrada ilegal al país”, dijo a Univision Noticias Leticia Zamarripa, vocera del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).
“El 1 de mayo de 2018 Torres fue transferido bajo la custodia de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) donde permanece pendiente la resolución de sus procedimientos de inmigración”, agregó.

El DHS explicó además que los procesos de deportación acelerada “ocurren cuando a un ciudadano que no es ciudadano de Estados Unidos se le niega la entrada al país y se lo retira físicamente, generalmente de un puerto de entrada”, y que los retiros expeditos “tienen las mismas consecuencias legales que una deportación”.


Estos son los lugares obvios (y otros no tanto) en los que te pueden pedir documentos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés