null: nullpx
Inmigración

México como 'país seguro' para centroamericanos: pieza clave de EEUU en la negociación para evitar los aranceles de Trump

El canciller mexicano confirmó que su gobierno enviará 6,000 agentes de la Guardia Nacional a la frontera sur. Según The Washington Post, en la segunda jornada de negociaciones, la delegación estadounidense puso sobre la mesa un polémico plan por el que los solicitantes de asilo guatemaltecos deberían pedirlo en México y los salvadoreños y hondureños en Guatemala.
7 Jun 2019 – 8:28 PM EDT

WASHINGTON, DC.- Mandar hasta 6,000 agentes de la Guardia Nacional a la frontera entre México y Guatemala y enviar a los solicitantes de asilo centroamericanos a "terceros países seguros" para reducir significativamente el número de migrantes centroamericanos que llegan a Estados Unidos.

Esas son dos de las medidas que, según reportó el diario The Washington Post , están debatiendo las delegaciones estadounidenses y mexicana en la capital estadounidense en medio de las negociaciones por las que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está tratando de disuadir a la administración de Donald Trump de imponer aranceles a los productos mexicanos a partir del próximo lunes.

El canciller Marcelo Ebrard, que encabeza la delegación mexicana en Washington, confirmó a última hora del día que su país enviará a 6,000 agentes de la Guardia Nacional soldados a la frontera sur, pero dijo que no hay acuerdo y que las negociaciones con México continúan.

Al ser preguntado por un periodista sobre si México se mantiene firme en su rechazo a convertise en un 'tercer país seguro', Ebrard se limitó a decir sonriente: "Ya lo dije".

La información del diario de Washington, basada en dos fuentes (una en la delegación estadounidense y la otra en la mexicana) que declararon en condición de anonimato, cambiaría las leyes de asilo en la región ya que, de ser acordado por las partes y aceptado por Trump, obligaría a los centroamericanos a solicitar asilo en el primer país extranjero que pisen tras salir de la nación de la que huyen.

Bajo ese plan, además, Estados Unidos deportaría a los solicitantes de asilo guatemaltecos a México, mientras que enviaría a los hondureños y salvadoreños a Guatemala.

Según el Washington Post, la propuesta contempla también la construcción de más centros de detención de migrantes en México y busca reducir el número de indocumentados aprehendidos por la Patrulla Fronteriza a los niveles de los primeros meses de Trump en la Casa Blanca, cuando de media se arrestaban 20,000 migrantes al mes.

Ese número es muy inferior a las cifras actuales debido a una oleada de familias centroamericanas que han llegado en los últimos meses a Estados Unidos huyendo de la violencia y la pobreza. Sólo en el mes de mayo, más de 130,000 inmigrantes indocumentados fueron arrestados en la frontera sur, según datos oficiales.

La Cancillería mexicana no se ha pronunciado por el momento sobre el plan, pero aseguraron que siguen "explorando opciones para atender el número creciente de migrantes indocumentados que atraviesan por México", según escribió en su cuenta de Twitter el portavoz Roberto Velasco Álvarez.


Negociaciones contrarreloj

La información de este plan surgió en el segundo día de negociaciones entre funcionarios estadounidenses y la delegación mexicana encabezada por el canciller Marcelo Ebrard que llegó a Washington DC el viernes pasado, un día después de que Trump amenazara con aumentar de forma progresiva los aranceles a los productos mexicanos empezando por un 5% el 10 de junio hasta alcanzar un 25% el 1 de octubre si México no reduce drásticamente el flujo de migrantes de América Central que se dirigen a EEUU.


Este jueves, las reuniones continuaron con la presión de que, si no se llega a un acuerdo, los aranceles entrarán en vigor el próximo lunes. Tras salir de una reunión en el departamento de Estado este juves, Ebrard se mostró optimista al asegurar que se habían logrado algunos avances.

El vicepresidente Mike Pence aseguró que las conversaciones seguirán los próximos días y aseguró que "nuestro mensaje al Gobierno mexicano es que ha llegado la hora de que México actúe de forma decidida para cooperar con EEUU y nos ayude a cumplir nuestras leyes, haciendo cumplir las suyas y asegurando las fronteras".

Por otra parte, este jueves México informó que bloqueó cuentas bancarias de presuntos traficantede personas que han participado en la organización de caravanas de migrantes. Es la última medida de un país que en los últimos meses ha aumentado las medidas para tratar de frenar a los migrantes centroamericanos en su intento de alcanzar Estados Unidos.


Sin embargo, para la Casa Blanca ni los avances de las conversaciones ni las medidas que ha tomado el gobierno de López Obrador hasta ahora no son suficientes.

"Parece que estamos yendo por el camino hacia los aranceles, porque lo que hemos visto por ahora es que lo que están proponiendo los mexicanos simplemente no es suficiente", dijo la directora de comunicaciones de la Casa Blanca Mercedes Schalpp en declaraciones a la cadena Fox News.


México, ¿tercer país seguro?

De concretarse el plan reportado por The Washington Post y ser aceptado por el gobierno mexicano, eso implicaría un profundo cambio en el sistema de asilo de Estados Unidos.

Esta no es la primera vez que Trump propone convertir a México en un 'tercer país seguro', lo que implicaría que esa nación asumiría la responsabilidad de albergar a los migrantes mientras tramitaran su refugio, pero hasta ahora esta opción siempre ha sido rechazada rotundamente por el gobierno de López Obrador.


Abogados consultados por Univision Noticias advirtieron recientemente que si Trump toma la decisión de bloquear el asilo para los migrantes centroamericanos con el pretexto de cruzar por un tercer país antes de llegar a la frontera estadounidense "estaría violando la ley", salvo que llegue a un acuerdo con México opara declararla como nación segura, algo que ya sucede con Canadá.

Para el exembajador de México en EEUU Arturo Sarukhan, el gobierno de López Obrador no debe aceptar convertirse en un 'tercer país seguro' por una cuestión de principios porque considera que la propuesta ha surgido como un "ultimátum diplomático" del gobierno estadounidense. Pero además cree que, de hacerlo, su país estaría violando los principios de su política de asilo y refugio y las convenciones internacionales que ha suscrito.

"No puedo especular lo que pueda acabar haciendo el gobierno mexicano. Todo va a depender de dónde está su umbral de dolor diplomático", le dijo Sarukhan a Univision Noticias.

El exdiplomático considera que ambos gobiernos pod´rian negociar "un paso intermedio" para hacerse cargo de los migrantes que llegan para solicitar asilo con ayuda de ONGs y organismos internacionales como Acnur y que la acogida de migrantes llegue acompañada de "los recursos, los procesos y los protocolos adecuados".

En ese mismo sentido se expresó la coordinadora de la Coalición Prodefensa del Migrante Esmeralda Siu, quien en los últimos meses ha visto cómo los albergues de la ciudad fronteriza de Tijuana se han desbordado de migrantes que esperan su turno para pedir asilo en Estados Unidos y otros que han sido devueltos por el gobierno de ese país mientras avanza su proceso migratorio en las cortes.

"Pensar en México como 'tercer país seguro' sería todo un reto porque no tenemos ni una infraestructura ni los recursos económicos para poder atenderlos", le dijo a Univision Noticias.

Además considera que México no tiene las condiciones para declararse un país seguro para las familias centroamericanas: "Los migrantes no están seguros. Eso es un discurso. Inclusive estábamos en primer lugar de muchos países en tema de inseguridad", afirma. "Para empezar no hay las condiciones por la cuestión humanitaria. Si no fuera por las organizaciones que se encargan de atender a las personas, yo no sé qué pasaría".

Aguacates, chiles y más: cómo se encarecerá la cocina con los aranceles que propone Trump

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés