null: nullpx
Asilo Político

El gobierno de EEUU revisa más de 13,000 casos de asilo por fraude masivo de abogados

Las indagatorias forman parte de la ‘Operación Fiction Writer’, una investigación que arrancó en el 2014 y “que condujo a casos penales y la condena de 30 abogados, gestores, intérpretes, asistentes legales y asociados de varias firmas de abogados”, detalló la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración.
4 Oct 2018 – 9:31 PM EDT

Más de 13,500 casos de asilo están siendo investigados por las autoridades federales estadounidenses en el marco de una operación iniciada en 2014, bajo el gobierno de Barack Obama.

La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) dijo este miércoles a Univision Noticias que las indagaciones forman parte de la ‘Operación Fiction Writer’ e involucró unos 3,500 casos, pero que bajo las nuevas políticas del gobierno de Donald Trump se agregaron otros 10,000 casos.

En las investigaciones participan además agentes de la Oficina del Asesor Legal Principal de ICE (Oficina de Inmigración y Aduanas) y de la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR) del Departamento de Justicia.

La USCIS dijo que que las revisiones le permiten “mantener la integridad del sistema de asilo (…) y garantizar que los beneficios hayan sido obtenidos legalmente”.

Precisó además que “debido a regulaciones que norman la cancelación de un caso, se requieren evaluaciones individualizadas”, y que el gobierno federal no puede terminar automáticamente un asilo asociado con fraude o estafa.

Las agencias involucradas en las investigaciones “han estado revisando" los casos bajo sospecha "y haciendo determinaciones legales de acuerdo con el debido proceso”, añadió.


La investigación

La ‘Operación Fiction Writer’ arrancó en el 2014 con una investigación conjunta “que condujo a casos penales y la condena de 30 abogados, gestores, intérpretes, asistentes legales y asociados de varias firmas de abogados”, detalló la USCIS.

Se incluyeron aproximadamente 3,500 asilos concedidos por la agencia y por jueces de inmigración.

Las investigaciones no se detuvieron. Cuatro años más tarde, el número de casos de asilo, considerando a peticionarios principales y derivados (cónyuges e hijos), “ahora superan los 10,000”, precisó la agencia.

“Las autoridades correspondientes presentarán una moción para reabrir el caso de asilo ante la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR)”, indicó, “para que sea un juez de inmigración quien otorgue una moción de reapertura, celebre una audiencia y decida en base a los méritos de cada caso”.

“Solo el juez de Inmigración tiene la jurisdicción para reafirmar la concesión subyacente de asilo o terminar su concesión previa”, puntualizó.


Problema viejo

Las revisiones de casos sospechosos de asilo datan por lo menos de 2009, cuando la USCIS elaboró un informe donde reveló que 70% de las solicitudes para obtener asilo registraban indicios de posible fraude.

Las conclusiones llegaron a manos del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, en ese entonces presidido por el actual presidente del Comité Judicial, el republicano Bob Goodlatte (Virginia), un aliado clave de la política migratoria de Trump.

El reporte se basó en una revisión de formularios de asilo sometidos entre el 1 de mayo y el 31 de octubre de 2005. Determinó que 58% de los 239 casos analizados mostró “indicios de posible fraude”, 12% mostró fraude, mientras que 30% “no contuvo fraude”, reportó en esa oportunidad el diario La Opinión de Los Ángeles.

De los casos con indicios de posible estafa, 76% fue referido a un juez de Inmigración. Las autoridades determinaron fraude en 29 casos, de los cuales 12 fueron aprobados antes de que fuesen sometidos a una revisión por indicio de fraude.

A mediados de abril de 2013, el fiscal general de Nueva York dijo, en el marco de la ‘Operación Fiction Writer’, que “para quienes buscan asilo por persecución en sus países de origen, las leyes de inmigración de Estados Unidos ofrecen una puerta de escape vital”.

Agregó que quienes abusan del sistema y cometen fraude “hacen más difícil” el escenario “para los solicitantes legítimos de asilo”.


El pasado 23 de junio, el gobierno de Trump bajo la política de tolerancia cero, dejó por fuera de las posibilidades el propósito de miles de familias que hacen el largo y peligroso viaje hacia la frontera sur de Estados Unidos para pedir asilo: la violencia doméstica y de pandillas.

Desde 2013 una oleada sin precedentes de migrantes originarios del denominado Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras), ha emprendido su viaje para escapar de la violencia doméstica, de pandillas y la pobreza, y poner sus vidas bajo el resguardo del gobierno estadounidense.

Las nuevas restricciones, sumado a las investigaciones de más de 13,500 casos de asilo por sospecha de fraude, han convertido este beneficio humanitario en una pesadilla para miles de inmigrantes que siguen huyendo en busca de refugio en Estados Unidos.

"Si a alguien que obtuvo asilo le llega una Notificación de Comparecencia para que acuda a la corte porque su caso fue puesto bajo la lupa, lo primero que debe hacer es buscar consejo legal", dijo José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida. "Y reunir toda la información que presentó al gobierno cuando pidió asilo, acudir ante el juez y llevar toda la evidencia que se sometió con la aplicación. Pero no vaya solo", recomendó. "Vaya con su abogado para defender su asilo".

La política migratoria de 'tolerancia cero' de Trump en 15 fotos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés