null: nullpx
Tormentas y Huracanes

Tres hermanos mueren sepultados por un alud: la cifra de fallecidos por Iota en Nicaragua sube a 21

La vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, reportó el fallecimiento de estos tres hermanos, dos de ellos menores de edad, debido a un deslave en el cerro El Puyú, donde el huracán golpeó con toda su fuerza.
20 Nov 2020 – 05:37 AM EST
Comparte
Cargando Video...

Tres hermanos, dos de ellos menores de edad, fallecieron sepultados por un alud en Nicaragua producto de las intensas lluvias del huracán Iota, lo que eleva a 21 el número de víctimas mortales en ese país centroamericano.

El deslave ocurrió el miércoles en el cerro El Puyú, en el municipio de Mulukukú, en la región Autónoma Caribe Norte (RACN), zona que Iota atravesó de este a oeste, tras impactar como un potente huracán de categoría 4, el mismo corredor que había atravesado 13 días antes el huracán Eta, similar en potencia, detalló la vicepresidenta.

Las víctimas fueron identificadas como Pedro, de 22 años, Adonis, de 15, y Sayda, de 9, todos de apellidos Blandón Reyes. Los padres y otra de las hijas sobrevivieron, dijo Murillo.

Este es el segundo deslave que ocurre en Nicaragua en menos de dos días. El primero se produjo el pasado martes en la comunidad San Martín del Macizo de Peñas Blancas, 124 millas (unos 200 kilómetros) al norte de la capital, también en Matagalpa.

En la víspera, Murillo había anunciado que otras nueve personas murieron también a consecuencia de un alud ocurrido un día antes en la Reserva Natural Macizo de Peñas Blancas, ubicadas en la zona norte de Nicaragua, y que dejó seis sobrevivientes, según los datos oficiales.

Las autoridades del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) han advertido que deslizamientos de tierra e inundaciones todavía podrían ocurrir, debido a que los suelos están saturados de agua por las lluvias que dejaron los dos ciclones a su paso por Nicaragua.

"No había ni una casa ni nada"

Pedro Haslam, representante en el departamento de Matagalpa del gobernante partido 'Frente Sandinista' dijo, citado por la AP, que cuatro campesinos fueron rescatados con vida en la zona del derrumbe, que sepultó cinco viviendas en esa comunidad.

“Hemos logrado encontrar nueve cuerpos, cuatro familiares con vida y seguimos (trabajando) porque hay dos mujeres de la comunidad desaparecidas”, declaró Haslam a medios oficiales.

El funcionario asistió la noche del miércoles al sepelio de cinco de las víctimas, que fueron enterradas en el cementerio de La Dalia, municipio donde se ubica el cerro Peñas Blancas.

Las dos mujeres desaparecidas son la madre y la abuela de una de las niñas que pereció a consecuencia del alud, informó la víspera la vicepresidenta Murillo. Varios de los fallecidos en el sitio eran menores de edad.

El repentino derrumbe ocurrió la tarde del martes producto de las intensas lluvias causadas por Iota y dos semanas antes por el huracán Eta.

Loading
Cargando galería


Gregorio Aguilar Vallejos, habitante de la comunidad, dijo a la AP que las lluvias habían aminorado cuando se produjo el alud de piedras y lodo que sepultó las pequeñas viviendas.

“Nosotros con un muchacho que perdió a toda la familia nos fuimos a revisar arriba… dilatamos como siete minutos en recorrer ahí y escuchamos el estruendo, no había ni una casa ni nada”, relató el campesino citado por la oficialista emisora de radio 'La Primerísima'.

El ejército y la policía nicaragüenses mantienen desde el martes un fuerte control sobre la zona y solo han permitido el acceso a periodistas oficialistas, impidiendo el ingreso de medios independientes y corresponsales internacionales.

En Centroamérica el balance inicial reportado por AFP señala que 44 personas perdieron la vida a causa de Iota: 21 de ellos en Nicaragua, 14 en Honduras, cinco en Guatemala, dos en el archipiélago colombiano de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, uno en Panamá y otro en El Salvador.

Alrededor de 4.6 millones de personas se vieron afectadas en Centroamérica, incluyendo 1.8 millones de niños, según estimaciones iniciales del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef), que ha aprobado más de 42 millones de dólares en envíos de ayuda humanitaria a la región.

Tanto Eta como Iota dejaron un rastro de destrucción pocas veces observado en Nicaragua, donde algunos han revivido los recuerdo de huracanes como el Félix, en 2007, y el Mitch en 1998, este último causante del "deslave del Casitas", un gigantesco deslizamiento de tierra que dejó más de 2,000 muertos en el noroeste del país.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés