Tras una campaña de enfrentamientos y eslóganes, Ecuador elige al sustituto de Correa

Ecuador elige este domingo al hombre que tomará las riendas del país después de casi diez años de Rafael Correa en el poder. En las boletas electorales están Lenin Moreno, el candidato oficialista partidario de continuar con el 'Socialismo del siglo XXI', y el opositor Guillermo Lasso, un banquero que promete un cambio de rumbo.

QUITO, Ecuador.- La campaña para la segunda vuelta de las elecciones de Ecuador ha sido tan tensa que casi se podría definir como una guerra sin balas ni estallidos y donde se dijeron más eslóganes que proyectos concretos para el país.

Este domingo, más de 12 millones de ecuatorianos deberán decidir quién será el hombre que reemplazará a Rafael Correa, que en mayo dejará el poder tras casi una década al frente de Ecuador. En las papeletas estarán los dos candidatos que lograron pasar a la segunda vuelta: el del movimiento oficialista Alianza País (AP), Lenín Moreno, y el del opositor movimiento Creando Oportunidades (CREO), Guillermo Lasso.

En los 20 días de esta campaña para la segunda vuelta hubo insultos, descalificaciones, acusaciones y porrazos, de lado y lado, y hasta una derrota de la selección de fútbol de Ecuador ante Colombia que algunos comentaristas deportivos atribuyeron a la polarización política.

Fue esta semana cuando el opositor Guillermo Lasso, un banquero que promete cambiar el timón del país tras una década de correísmo, anunció que asistiría a ver el juego de las eliminatorias al Mundial de Rusia 2018 como parte de la agenda de su campaña.

Desde su llegada, el estadio Atahualpa de Quito se convirtió en un campo de batalla entre los partidarios de Lasso que gritaban 'Fuera Correa, Fuera' y los opositores que respondían con soplidos de vuvuzela. El resultado: derrota de la selección de Ecuador que, algunos atribuyeron a que los jugadores no se pudieron concentrar, y el candidato opositor saliendo del estadio escoltado entre insultos y hasta agresiones.

Tras ejercer su voto este domingo, el presidente Rafael Correa dijo a la prensa que la elección de este domingo es determinante. Es "un momento decisivo porque hemos tenido una reacción conservadora en los últimos años" en la región, aseguró.

Los ecuatorianos comenzaron a votar desde las 7:00am (hora local) para elegir un nuevo mandatario, sin que Correa figure como candidato por primera vez en 10 años.

Falta de propuestas

Las redes sociales, especialmente Facebook y Twitter, fueron la válvula de escape ante la autocensura que se han visto obligados a aplicar los medios masivos por la mordaza de Ley de Comunicación aprobada en 2013, que establece una serie de regulaciones a medios y periodistas.

Además, la propaganda del correísmo tuvo un protagonismo inusitado para intentar parar el avance en las preferencias del candidato Lasso.

Según un estudio de la ONG Fundamedios realizado entre el 17 y el 23 de marzo, Lasso obtuvo 5 horas y 13 minutos de descrédito en espacios informativos en los medios controlados por el Estado, en comparación a Moreno, quien obtuvo 1 hora y 57 minutos de proselitismo a su favor.

También hicieron aparición en la campaña a través de las redes personajes que fueron cercanos a Correa pero que ahora son perseguidos por la justicia ecuatoriana por corrupción y están prófugos en EEUU como Pedro Delgado y Carlos Pareja. Sus acusaciones a personajes clave del régimen abonaron a la campaña sucia.

A la tensión se le suma la falta de un debate real entre los candidatos finalistas. Todo quedó resumido en los eslóganes y jingles. Cuatro analistas consultados por Univision Noticias coinciden en que las propuestas de los candidatos para enfrentar los serios problemas económicos, de institucionalidad y de inclusión social no fueran expuestas.

Una tarea difícil

“No hemos hablado de deuda, de pobreza, de comercio exterior, de educación”, lamentó el analista Francisco Rocha.

De su parte, el economista y analista Hernan Ramos asegura que se ha privilegiado el show y la victmización, por un lado, y la verborrea por otro.

Para él, no se han expuesto la financiación de los seductores planes. “Hay ofertas de un millon de empleos (Lasso), de cobertura social para la tercera edad (Moreno). Nadie se puede oponer a eso. El tema es cómo se ejecutan en un país en crisis. Donde las grandes fuentes de ingresos siguen abajo por el precio del petróleo, con una economía que sigue en un estado de recuperación”, apuntó.

Preocupación por el recuento

La primera vuelta del 19 de febrero tuvo un resultado inesperado. Todo se puso cuesta arriba para el oficialismo luego de que el candidato del correísmo, Lenin Moreno, no le alcanzara para ganar en una sola vuelta . Correa tenía acostumbrados a sus seguidores a victorias contundentes en las urnas, pero decidió no participar y dejará el poder definitivamente el próximo 24 de mayo.

Moreno obtuvo el 39.35% y Lasso 28.11%. Pero, según las últimas encuestas, de cara al balotaje hay una diferencia mínima, que va desde seis puntos a favor de Lenin Moreno hasta bajar al empate técnico . Esto quiere decir que Lasso acaparó mucha más votación que Moreno. Las mediciones indican que el conservador subió unos 20 puntos y Moreno 10.

De la primera vuelta también queda la preocupación por el recuento. La demora del Consejo Nacional Electoral (CNE) para dar los resultados definitivos exasperó los ánimos de los partidarios de las dos candidaturas. Incluso hubo plantones frente a la sede del CNE, en Quito, para exigir transparencia.

En esta ocasión el CNE, según su presidente Juan Pablo Pozo, estará preparado. El primer boletín con los resultados oficiales está previsto para las 20:00 del domingo si hay ganador. Y si los números son estrechos entre las candidaturas, se contará hasta el último voto.

La ONG Participación Ciudadana, que acertó en su conteo rápido en la primera vuelta, también lo hará a las 20:00.

Lee también:


RELACIONADOS:EcuadorElecciones