Todos los fallos de las autoridades mexicanas en las angustiosas 21 horas de búsqueda de la pequeña Valeria

Retrasos en el lanzamiento de las alertas, indiferencia ante la desesperación de los padres, tardanza en actuar por parte de la Fiscalía, falta de profesionalidad y sensibilidad de los agentes... Son múltiples los fallos en la investigación de este nuevo feminicidio que sacude México.
14 Jun 2017 – 9:22 PM EDT

Ciudad de México.- Valeria, de 11 años, fue violada y asesinada por un chofer de una furgoneta de transporte público en Nezahualcóyotl, Estado de México, un municipio que cuenta con la Alerta de Violencia de Género (AVG), la máxima protección en México frente a la violencia contra las mujeres, adolescentes y niñas. Este decreto estipula, entre otras medidas, la búsqueda de niñas desaparecidas de manera inmediata, la emisión de una Alerta Amber, el uso de todos los medios posibles para hallar a las pequeñas con vida o la participación de servidores públicos sensibilizados y capacitados con perspectiva de género.

Jueves: 5:30 pm

Los hechos ocurrieron a las 5:30 pm del pasado jueves 8 de junio, cuando Valeria fue secuestrada dentro de una furgoneta de transporte público. Su padre, Sergio Gutiérrez, subió a su hija a ese automóvil para que ella no se mojara por la lluvia al salir del colegio. Él iba atrás con su bicicleta, pero el chofer aceleró y se dio a la fuga.



Según explica a Univision Noticias Jorge Amador, director general de Seguridad Ciudadana en el municipio de Nezahualcóyotl, el padre buscó ayuda inmediata de las autoridades en la calle tras perder la pista de la furgoneta. Aunque no pudo recordar la matrícula, ni tampoco el número de ruta, se inició un operativo con tres unidades municipales (una moto, una patrulla y una camioneta). No se usó el helicóptero, porque “estaba en mantenimiento”.

Jueves: 7:00 pm

La policía de Nezahualcóyotl emitió la primera alerta de búsqueda a las 19:00 pm, informando a las autoridades estatales y federales. Sin embargo la Fiscalía del Estado de México no emitió la Alerta Odisea (personas desaparecidas), ni tampoco la Alerta Amber (menores secuestrados o desaparecidos), sino al día siguiente.

Como reconoce Jorge Amador, las alertas “no llegaron a tiempo”, según argumenta, “porque tengo la impresión que se les atravesó la noche”.

Aterrada por que su hija estuviera sola e indefensa de noche, la mamá de Valeria, Jaqueline Ortiz, acudió también a la policía para que la buscaran. Fue entonces cuando se encontró con un uniformado que le dijo que no se preocupara: "Está bien, háblenle a su novio, se fue con su novio", le dijeron.

“Es una imprudencia por parte del elemento (policía). Ya nos comprometimos con la madre de la menor a identificar al oficial y sancionar esta conducta. Yo no lo justifico (...), ahí sí nos falló la capacitación del elemento, aunque otros elementos de la corporación se encargaron con mayor responsabilidad de atender el caso”, se excusa Amador.

A lo largo de la tarde del jueves las pesquisas de los investigores permiten identificar la furgoneta de la ruta 40 y a su chofer, que al parecer lleva trabajando ahí menos de una semana. Comprueban en las cámaras de vigilancia como la niña sube al vehículo.

Viernes: 2:00 am

Mientras tanto los padres se desesperan en la Fiscalía. "No nos hicieron caso, nos tuvieron aquí (en la Fiscalía) desde las 2 de la mañana hasta las 7 de la mañana. Fue muy difícil, yo les decía que era una niña de 11 años, que teníamos que buscarla porque no se podía defender”, denunció la madre de Valeria. “Pudimos haber encontrado a mi hija muy fácil, pero no se quisieron tomar el tiempo”, dijo Ortíz en entrevista con RadioFórmula.


Viernes: 7:00 am

De acuerdo con el decreto para atender la Alerta de Violencia de Género, las autoridades de los tres niveles de gobierno debieron actuar en conjunto, de forma urgente y por oficio, sin esperar una denuncia por parte de los familiares. Sin embargo, la Fiscalía estatal no quiso atender a los padres de Valeria, quienes no pudieron concretar la denuncia por la desaparición de su hija hasta las 7:00 horas del viernes, casi 13 horas después de la desaparición de la menor.


Viernes: 11:30 am-12:30 pm

Autoridades lanzan la Alerta Odisea (personas desaparecidas) y a continuación la Alerta Amber (menores secuestradas o desaparecidas), cerca de 19 horas después de la desaparición de la niña.


Viernes: 2:00 pm

Cerca de las 2:00 pm del viernes 10 de junio, se encuentra la furgoneta. Según un tío de la menor, Ebodio Ortiz, un vecino llama para avisar que ha visto el vehículo abandonado, pero cuando llegan allí ya hay patrullas de la policía. En el interior de la furgoneta, hallan el cuerpo sin vida de Valeria con signos de violencia sexual.

Al día siguiente, el sábado, el chofer de la furgoneta de la Ruta 40 fue arrestado por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México y fue identificado como José Octavio Sánchez Razo, de 43 años. El propio hombre confesó haber asesinado a Valeria. Las autoridades detallaron que él ya tenía antecedentes penales por abuso sexual.

"El tipo ya fue incluso denunciado por su esposa porque también abusaba de su hija y de una vecina. La combi (furgoneta) no era suya, era de unos conocidos que justo se la prestaron por una semana para que hiciera algo de dinero y pues ahora también ya están metidos en la bronca (problema). A la familia de Valeria, se le dará una indemnización”, refirió uno de los conductores que conocieron de cerca el caso.


Autoridades no capacitadas

Como Valeria, decenas de víctimas y sus familiares se han enfrentado a la falta de capacitación y la mala implementación de la Alerta de Violencia de Género, declaró a Univision Noticias, Yenifar Gómez Madrid, integrante del Observatorio Ciudadano Contra la Violencia, Desaparición y Feminicidio en el Estado de México.

“Sigue habiendo conductas y creencias machistas por parte de los funcionarios. Seguimos viendo casos donde dicen que las mujeres tenemos la culpa. Se trata de casos de negligencia, de abuso de poder”, refirió Yenifar Gómez.

Para la activista, en el caso de Valeria las autoridades no actuaron conforme a lo establecido en los protocolos. “Cada momento que un servidor o servidora pública aplica el mecanismo de forma adecuada, está salvando una vida. En el caso de Valeria no se siguieron los protocolos”, puntualizó Gómez.

Irinea Buendía, una madre en busca de justicia llevó el primer caso de feminicidio a la Corte Suprema de México

Loading
Cargando galería
Publicidad