null: nullpx

"Todos debemos tener derecho": el duro camino de quienes dejan EEUU e intentan estudiar la universidad en México

El gobierno mexicano decretó una reforma a la ley educativa para agilizar los trámites y garantizar la educación de quienes llegan de EEUU, pero no hay garantías cuando se trata de grados universitarios.
9 Abr 2017 – 12:11 PM EDT

Ciudad de México.- Thanya Martínez es una veterinaria con nacionalidad estadounidense y mexicana quien, a sus 25 años de edad ha decidido dejar la Florida e iniciar una nueva vida en la Ciudad de México.

Sus papás migraron hace más de cuatro décas a Estados Unidos y obtuvieron su residencia luego que Ronald Reagan permitió la legalización de 2.7 millones de inmigrantes indocumentados, la mayoría de origen mexicano en 1986; pero ahora, la familia se planteó volver a México "porque las cosas se están poniendo feas", aseguró Thanya al referirse al gobierno de Donald Trump.

Ella quiere ejercer su carrera en México, por esa razón desde inicios de 2016 -cuando todavía vivía en EEUU- comenzó los trámites para estudiar un posgrado en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), pero cuando llegó a México le dijeron que sus documentos no eran válidos porque no estaban apostillados (certificados).

Regresó a Estados Unidos y logró certificar todos sus documentos relacionados con la universidad y high school, pero no era suficiente, pues tenían que ser traducidos, así que solicitó apoyo a la UNAM que está en Chicago.

A pesar del esfuerzo quedó fuera del proceso porque el consulado mexicano no le entregó unos documentos a tiempo. Ahora ella vive en la Ciudad de México y se está preparando para realizar su examen, no para hacer una maestría, sino para revalidar el grado de licenciatura.


Confía en que la reforma a la Ley General de Educación que el pasado marzo promulgó el presidente Enrique Peña Nieto le ayude para poder seguir con sus estudios.

“Estaba ya desanimada (porque en 2016 todo se vino abajo), pero ahorita con esta nueva ley vamos a ver si puede aplicar para mi caso. Ahorita no sé, creo la ley está muy nueva o no entiendo, pero aquí en México… sigue habiendo mucha burocracia”, dijo Thanya Martínez a Univision Noticias.

Ella no sabía que la reforma a esta ley está enfocada a apoyar a la educación básica (primaria y secundaria), sin embargo, no obliga al Estado mexicano a garantizar la educación superior, solo refiere que se “promoverán” acciones en las universidades ( ver documento).

“Siento que todos debemos tener derecho a esa oportunidad, y el gobierno tiene que hacer algo porque van a venir muchos y no sé si México está preparado”, expresa Thanya.

Pero no es el único factor en contra, pues en las instituciones públicas de nivel superior no hay matrículas suficientes para todos los jóvenes. Tampoco cuentan con un presupuesto robusto.

Carencia de matrículas

El 2 de marzo, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, manifestó, al igual que los directivos de la UNAM y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), que no había recursos para ofrecerles educación universitaria a los jóvenes que llegan de Estados Unidos por voluntad propia o por deportación, en especial a los dreamers.

“Si nosotros tuviéramos que enfrentar hoy un incremento de la demanda de matrícula del 100% de los dreamers que están fuera, no tenemos capacidad presupuestal de acomodarla”, dijo el secretario Meade.

Un día antes, Enrique Graue Wiechers, rector de la UNAM, expuso que no existe forma de atender una demanda tan alta, pues en la actualidad existe una crisis interna donde 7 millones de jóvenes mexicanos se quedan fuera de la universidad al no haber matrículas suficientes.

“Lo que se nos viene es muy serio, pues podrían expulsar a una cantidad considerable de jóvenes. Podríamos tener de repente a 400,000 aquí en México, que requerirían alguna forma de continuar sus estudios y en las instituciones no tenemos, hay que decirlo con toda claridad, espacio para recibirlos”, expresó el rector de la UNAM, universidad que tiene un presupuesto anual promedio de 40,000 millones de pesos, (más de 2,000 millones de dólares).

El director general del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Enrique Fernández Fassnacht, agregó que: “No tendríamos posibilidad de atender a todos en el sistema presencial, ni siquiera repartiéndolos en todas las universidades”.

En la actualidad, solo 16% de la población adulta en México tiene acceso a estudios universitarios, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“Este es el porcentaje más bajo entre los países de la OCDE (promedio de la OCDE es de 36%), pero es más alto que en algunos países socios, como Brasil (14%), China (10%), Indonesia (8%) y Sudáfrica (15%)”, refiere el organismo internacional.

Historia de la lucha dreamer: estas fotos explican los 5 años de DACA hasta su fin

Loading
Cargando galería


Publicidad