null: nullpx

Peña Nieto promulga la ley que otorga al Ejército funciones policiales

El mandatario mexicano dijo que antes de hacer una declaratoria de protección a la Seguridad Interior y con ello desplazar a las fuerzas armadas, esperará la aprobación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
22 Dic 2017 – 7:09 PM EST

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente Enrique Peña Nieto promulgó la tarde de este jueves la polémica Ley de Seguridad Interior, la cual contempla que el Ejército pueda asumir las funciones de la policía, algo que ha sido criticado por las organizaciones y los ciudadanos que temen un aumento de las violaciones de derechos humanos.

El mandatario dijo que por el momento no planea emitir una declaratoria de protección de Seguridad Interior y con ello desplazar a las fuerzas armadas, sino que esperará a que la Suprema Corte de Justicia de la Nación analice o en su caso avale la constitucionalidad de dicha ley.

"La Suprema Corte de Justicia de la Nación será el árbitro legitimando constitucionalmente para tomar una resolución definitiva", declaró Peña Nieto.


El pasado 15 de diciembre el Senado y el Congreso aprobaron la ley. Desde entonces miles de ciudadanos se manifestaron en las calles y en redes sociales pidiendo que el presidente la vetara.

Esta nueva legislación contempla que los soldados podrán estar en las calles de todo el país y realizar “acciones de seguridad interior”, como identificar, prevenir y contener riesgos y amenazas.

En la actualidad México no tiene un Ejército entrenado para investigar crímenes, pues no entra en sus funciones marcadas en la Constitución. Entonces, ¿por qué se le quiere dar facultades policiales?

Los diputados y senadores que han votado a favor aseguran que quieren poner en orden las acciones del Ejército y combatir el crimen, pero en opinión de la jurista Catalina Pérez Correa esta ley no fue hecha para brindar seguridad a la ciudadanía, sino para encubrir posibles crímenes o violaciones a derechos humanos por parte de las fuerzas armadas.


Pérez Correa detalló que con el inicio de la ‘guerra contra el narco’ en 2006, las tropas salieron a las calles y en ese contexto se dieron casos de violaciones a derechos humanos. Ahora, con esta nueva ley, las fuerzas armadas seguirán fuera de los cuarteles, pero con un marco legal que les permite tener información de la ciudadanía, con mayor poder y sin que tengan que rendir cuentas, a tal grado que sus operaciones podrán ser clasificadas como confidenciales.

“Esta ley cobija a las fuerzas armadas porque nadie va a saber realmente lo que están haciendo. Hacer labores que no les corresponden no solo pondrá en riesgo a la población, sino a los propios militares. Es una mala política que se está legalizando en contradicción a la Constitución”, dijo a Univision Noticias Catalina Pérez.

Con la Ley de Seguridad Interior los militares no se subordinarán a las policías locales, sino que actuarán de forma independiente en esas labores. La legislación también permite al Ejército el uso de la fuerza, inclusive “para controlar, repeler o neutralizar actos de resistencia”.

La norma además contempla que el presidente de México podrá declarar cuándo y dónde mandar a las fuerzas armadas para garantizar la seguridad interior.

Sin embargo, el catedrático Alejandro Madrazo denunció frente a legisladores que la ambigüedad de la ley permite a las fuerzas armadas ser autónomas y decidir cuándo actuar sin la autorización del presidente.

Madrazo además dijo que la ley obliga a todos los órganos del gobierno a entregar la información que se les requiera bajo la declaratoria de seguridad interior. “Eso quiere decir que nuestros datos personales pueden obtenerlos”, explicó Madrazo.

En fotos: La violencia se dispara en México en 2017

Loading
Cargando galería


Publicidad