null: nullpx

Paramilitares del gobierno de Ortega atacan pueblos de artesanos y dejan al menos 10 muertos

La represión comenzó bien temprano el domingo como parte de la “operación limpieza” que el gobierno de Daniel Ortega realiza desde hace semanas contra los tranques ciudadanos que continúan en pie en ciudades rebeldes.
16 Jul 2018 – 8:55 PM EDT

Managua, Nicaragua-. La Policía Nacional y los paramilitares del gobierno de Daniel Ortega continúan con la represión en Nicaragua en muchos casos con saldo mortal, según denuncian organismos de derechos humanos. Este domingo una incursión en los llamados "Pueblos Blancos", una meseta conformada por seis plácidos pueblos dedicados a la manufactura de artesanías y dulces en el sur del país, dejó al menos 10 muertos.

Álvaro Leiva, director de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), informó que entre los fallecidos hay una niña de 10 años de edad, cuya identidad no pudo confirmar. Los ataques se iniciaron a las seis de la mañana del domingo como parte de la llamada “operación limpieza” que el gobierno de Ortega realiza desde hace semanas contra los tranques ciudadanos que continúan en pie en ciudades que se han declarado rebeldes.

La ANPDH pudo confirmar como fallecidos en la ciudad de Diriá a los hermanos Almer y Allan Morales. Paramilitares los secuestraron en sus viviendas y luego los ejecutaron, según las denuncias de los familiares.

Ambos participaban en las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ya ha condenado las detenciones ilegales en el marco de estos ataques contra los manifestantes, y este domingo volvió a insistir al respecto: “El Estado debe investigar de oficio y de manera inmediata las acusaciones de tortura o malos tratos que hayan sido cometidas en el marco de las detenciones a fin de evitar las repeticiones de estos hechos”, expresó el comisionado Joel Hernández.


El ataque combinado de los paramilitares y oficiales de la policía —como ya es usual— fue acompañado de palas mecánicas para derribar los tranques. De los 136 tranques que la ciudadanía levantó en las principales carreteras del país, ya quedan menos de 20. La “operación limpieza” ha sido brutal y el pasado domingo dejó, solo en el departamento de Carazo, 24 muertos en un solo día.

Los “Pueblos Blancos” son tan pequeños que, a no ser por los rótulos que anuncian sus fronteras, parecen una misma ciudad. El ataque armado acabó con los tranques de Diriomo, Niquinohomo, Catarina pero también alcanzó las ciudades de Granada y Masaya. Luego de celebrar el éxito de la "operación limpieza”, los paramilitares se dirigieron a la vecina Masaya.

Los paramilitares y los oficiales no pudieron acabar con los focos de protesta en el barrio Monimbó, el aguerrido barrio indígena. La ANPDH informó que cuatro, de los al menos 10 fallecidos este domingo, son policías antimotines, quienes fueron capturados por los rebeldes de Monimbó; uno de ellos se trata de un francotirador. Someter a la localidad de Monimbó se ha vuelto tarea infructuosa para el gobierno pese al constante asedio armado.

Este barrio indígena de pasado insurreccional (allí se gestó el derrocamiento de la dictadura de los Somoza) ha levantado centenares de barricadas, fabricado bombas de contacto artesanales y organizado sus fuerzas en función de los intrincados pasajes, cuyos patios se conectan uno tras otro, en una incógnita territorial ajena a los mapas y al saber policial.


Hieren a hermano de líder campesino

Este sábado, la “operación limpieza” derribó el tranque que obstaculizaba la carretera de Managua y la ciudad del Rama, a la altura de la ciudad de San Pedro de Lóvago. En los enfrentamientos resultó herido Gabriel Mairena, hermano del líder campesino Medardo Mairena. Nemesio Mejía, coordinador de Movimiento Campesino, aseguró que Gabriel Mairena recibió un disparo en el pecho.

Medardo Mairena fue apresado este viernes por el gobierno de Ortega señalado de los delitos de terrorismo. Mairena es uno de los líderes más beligerantes de los campesinos y miembro de la mesa de diálogo nacional, que es mediada por los obispos de la iglesia católica.

Medardo Mairena y Pedro Mena, el otro líder campesino apresado este viernes en el Aeropuerto Internacional de Managua, fueron presentados este domingo ante los tribunales. La audiencia fue realizada a puertas cerradas pese a las protestas de sus familiares y defensores de derechos humanos.


Obispos llaman a paramilitares a reflexionar

Los jerarcas católicos emitieron un comunicado este fin de semana dirigido “especialmente a los policías, militares y demás empleados públicos” a reflexionar sobre la “grave y urgente” situación del país, y a tomar las decisiones “que su conciencia les dicte y se comprometan a defender la vida, la verdad y la justicia”.

“Lamentamos profundamente tanta muerte, dolor y sufrimiento de nuestro pueblo. Heridos, enjuiciados injustamente, amenazados, intimidados y los ultrajes cometidos contra quienes permanecieron en lugares de protestas pacíficas. Denunciamos los secuestros y detenciones arbitrarias, de que está siendo objeto la población civil”, señalaron los religiosos mediante un comunicado.

Después del llamado de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, el obispo de la ciudad de Estelí, Juan Abelardo Mata, fue víctima de un ataque de paramilitares al final de la tarde de este domingo. El religioso volvía de visitar una propiedad que tenía en la ciudad de Tisma, en Masaya, cuando fue interceptado. Mata no fue herido, pero su camioneta fue baleada.


El gobierno ha intensificado la “operación limpieza” previo a la conmemoración del 39 aniversario de la revolución sandinista, el principal acto de masas que el presidente Ortega realiza cada año en Managua.

Juan Carlos Ortega Murillo, hijo de la pareja presidencial, es activo en sus cuentas de redes sociales. Ortega Murillo tuiteó este domingo un mensaje que fue interpretado como una justificación a la violencia oficial: “La libertad no se conquista con flores, si no a balazos”, citando al general Augusto Sandino.


Este fin de semana el saldo de muerte ha sido abrumador. El viernes 200 estudiantes, sacerdotes y periodistas estuvieron rodeados por 24 horas una iglesia de Managua, luego de que los paramilitares atacaron la Universidad Nacional de Nicaragua (UNAN-Managua), que estaba tomada por universitarios en protestas contra el gobierno.

La crisis en Nicaragua deja más de 350 muertos. Los fallecidos de este domingo elevan la cifra, pero determinar una cifra exacta de los muertos aún no es posible. Al momento de publicar este artículo, la llamada “operación limpieza” atacaba la ciudad de La Concepción, otro pequeño pueblo de Masaya, mejor conocido como “La Concha”.

📷 "Fuera Ortega", gritan miles de nicaragüenses en una nueva marcha nacional

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:América LatinaNicaragua
Publicidad