null: nullpx

Tras días de búsqueda, este padre encontró a sus hijos de 2 y 5 años sepultados por las cenizas del volcán de Fuego

"Mis hijos se me fueron. Siempre los voy amar y jamás los olvidaré", relató Henry López Colindres, de 23 años, tras saber que sus hijos estaban entre los fallecidos por la erupción del volcán de Fuego en Guatemala. El hallazgo puso fin para él a tres días de búsqueda, pero aún hay cientos de desaparecidos que se teme que estén bajo las cenizas.
6 Jun 2018 – 07:09 PM EDT
Comparte
Henry López Colindres identificó este miércoles los cadáveres de sus hijos de 2 y 5 años. Crédito: Johan Ordonez/AFP/Getty Images

SAN MIGUEL LOS LOTES. - Un fuerte abrazo de su amigo fue su único consuelo. Con la mirada perdida en el horizonte, Henry López Colindres, de 23 años, recibió la noticia de que sus hijos Angelyn Waleska de 2 años y Didier, de 5, ambos de apellido Toma López, fueron encontrados sin vida en su vivienda de San Miguel Los Lotes, en Escuintla, tres días después de la erupción del Volcán de Fuego que ya ha dejado 99 muertos.

Desde el domingo, cuando ocurrió la tragedia, López Colindres participó en las labores de rescate junto a los cuerpos de socorro. Él mismo guió a los bomberos durante estos días y les indicó el lugar donde podía estar soterrada su casa, agarró una piocha y excavó hasta que finalmente, este miércoles, encontraron a sus hijos.

Los niños dormían en su vivienda al momento en que una correntada de material volcánica arrasó con todo a su paso. “Mis hijos se me fueron. Siempre los voy amar y jamás los olvidaré”, relató el joven padre, mientras ayudaba a los bomberos con la camilla de metal que contenían los cuerpos de los menores.

Angelyn fue ubicada enterrada a unos dos metros de profundidad y fue reconocida por su ropa. El cadáver de su hermano estaba a muy corta distancia de la niña. Sus cuerpos tenían quemaduras debido a las altas temperaturas de la arena volcánica que soterró la casa construida de block.

Cargando Video...
"La lava llegó a nuestras camas": el relato de las víctimas del volcán de Fuego en Guatemala

"Aún trato de entender por qué nos ha pasado todo esto, pues nosotros amamos a nuestros hijos”, le dice López Colindres a Univision Noticias. Mientras los cuerpos de Angelyn y Didier son sacados de la población, aún se puede observar otras casas vecinas soterradas. De ellas emana una especie de vapor con fuerte olor, que no permite respirar con tranquilidad.

“Con cuidado. Solo caminen por donde ya está marcado”, dice un bombero a varios periodistas que han llegado hasta el lugar. Pisar en falso puede ser fatal, pues la temperatura bajo la superficie bien podría superar los 200 grados en algunos puntos, debido al material volcánico.

Las escenas en esta aldea de San Miguel Los Lotes, la más afectada por la erupción volcánica, son desoladoras. La comunidad fue destruida en su totalidad y pocas casas aún conservar sus paredes.

"Una pesadilla que no le deseo a nadie"

En algunas viviendas aún se puede ver ropa colgada en los lazos y en varias de ellas quedaron los trastes sucios del almuerzo del domingo, mientras que fue el patio de una casa asoman unos juguetes. Una gruesa capa de arena, lodo y tierra cubre las pertenencias que quedaron en las casas, entre ellas, camas, electrodomésticos, cuadernos escolares y zapatos.

Casi en el mismo lugar en donde fueron localizados los hijos de López Colindres, también se encontraron fallecidas a otras 11 personas, todos familiares de los pequeños de apellido Toma y que vivían en casas vecinas.

En la zona del desastre también se encontraba Axel Toma López, cuñado de López Colindres, quien tuvo que identificar a varios familiares fallecidos.

Toma López perdió a 12 seres queridos. Fue uno de los pocos que se salvó de la familia. El día de la erupción se fue a una aldea vecina a ver un partido de fútbol. Como pudo llegó hasta la comunidad, pero ya su vivienda había desaparecido.

Este miércoles fueron encontrados además de los cadáveres de los niños Juan José López, de 72 años; Antonio Toma López, de 28; Elmer Tomar López, de 20; Leslye Elvira Toma López, de 32; Henaida Rivera, de 25; Melvin Alexander Toma Rivera, de 2 meses y Delfina Molina, de 78.

Todos serán enterrados en las próximas horas en el municipio de Alotenango, Sacatepéquez. “Estoy viviendo una pesadilla, una pesadilla que no se la deseo a nadie”, dice Toma López.

El volcán más activo de Guatemala

El volcán de Fuego, el más activo en el país durante el último siglo, está cercano a Antigua, una de las principales ciudades guatemaltecas.

Guatemala

Antigua Guatemala

Población 46,693

San Miguel Dueñas

Población 12,393

Volcán de

Fuego

Ciudad Vieja

Población 41,620

Alotenango

Población 35,223

2 km

1mi

Guatemala

Antigua Guatemala

Población 46,693

San Miguel Dueñas

Población 12,393

Volcán de

Fuego

Ciudad Vieja

Población 41,620

Alotenango

Población 35,223

2 km

1mi

Antigua Guatemala

Población 46,693

Guatemala

San Miguel Dueñas

Población 12,393

Volcán de

Fuego

Ciudad Vieja

Población 41,620

Alotenango

Población 35,223

2 km

1mi

Antigua Guatemala

Población 46,693

Guatemala

San Miguel Dueñas

Población 12,393

Volcán de

Fuego

Ciudad Vieja

Población 41,620

Alotenango

Población 35,223

2 km

1mi


Las jornadas de rescate han sido extenuantes para ambos hombres. Solo se van a comer, bañar y dormir a la casa de otros familiares en Escuintla (a unos 15 kilómetros), antes de regresar a buscar entre las cenizas.

También sin apenas descanso trabajan los rescatistas como Karla Paz de 23 años, quien integra la unidad de Bomberos Municipales.

Paz fue una de las encargadas de trasladar en camilla algunos de los restos de la familia Toma. “Estoy tratando de ser fuerte, aunque esto es muy triste”, apunta la mujer.

A un costado de la rescatista se observan varios vehículos que quedaron abandonados. Sus sueños debieron huir a pie, ya que las llantas les explotaron por el material incandescente que bajó desde el volcán de Fuego.

Para Paz, no es la primera vez que participa en un rescate, pero dice que este le marcará la vida por las escenas de dolor observadas y la forma en que quedó San Miguel Los Lotes.

El volcán convirtió a esa aldea será un gran cementerio. Las labores de rescate están por concluir y las autoridades han declarado el lugar no apto para vivir, debido a los graves riesgos que implicarían para sus habitantes otras erupciones del volcán de fuego.

Hasta el momento se contabilizan 85 muertos, la cantidad de heridos sobrepasa los 200 y muchos de ellos se encuentran en situación crítica en distintos hospitales.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés