publicidad
El reconocimiento legal de parejas del mismo sexo es ya una realidad en Argentina, Brasil, Colombia, algunos estados de México y la República de Uruguay. A ellos se deben sumar Barbados, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, estados restantes de México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Surinam.

Lo ordena la Corte Interamericana: todos los países deben legalizar el matrimonio igualitario

Lo ordena la Corte Interamericana: todos los países deben legalizar el matrimonio igualitario

La Corte IDH sentenció este martes que 20 países del continente deben hacer todas las reformas necesarias para garantizar a las parejas del mismo sexo los mismos derechos de las heterosexuales.

El reconocimiento legal de parejas del mismo sexo es ya una realidad en...
El reconocimiento legal de parejas del mismo sexo es ya una realidad en Argentina, Brasil, Colombia, algunos estados de México y la República de Uruguay. A ellos se deben sumar Barbados, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, estados restantes de México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Surinam.

SAN JOSÉ, Costa Rica.- Los 20 países que reconocen la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) deben reconocer la figura del matrimonio entre personas del mismo sexo e impulsar todas las reformas legales necesarias para que estas parejas gocen de las mismas garantías que las heterosexuales.

La Corte IDH, con sede en San José, emitió un criterio de acatamiento obligatorio este martes como respuesta a una opinión planteada por Costa Rica sobre derechos de las minorías sexuales, incluidos el del reconocimiento legal bajo la figura del matrimonio y la potestad de las personas de cambiarse el sexo ante el registro oficial de cada país.

publicidad

“Es necesario que los Estados garanticen el acceso a todas las figuras ya existentes en los ordenamientos jurídicos internos, incluyendo el derecho al matrimonio, para asegurar la protección de todos los derechos de las familias conformadas por parejas del mismo sexo, sin discriminación con respecto a las que están constituidas por parejas heterosexuales”, se lee en la parte dispositiva de la respuesta a la consulta del Gobierno de Luis Guillermo Solís, que este mismo martes anunció su intención de acatar la orden de los jueces internacionales.

La habilitación de la figura del “matrimonio” para parejas del mismo sexo se aprobó con seis votos favorables y uno en contra, aunque por unanimidad los jueces de la Corte determinaron que “el Estado debe reconocer y garantizar todos los derechos que se derivan de un vínculo familiar entre personas del mismo sexo”, más allá de lo meramente patrimonial. Argumentan que la Convención Americana de Derechos Humanos así lo estipula al proteger el derecho a la protección de la vida privada y familiar.

El tribunal que preside el brasileño Roberto Caldas dirime así la disyuntiva que provoca en Costa Rica fuertes discusiones en el marco de su actual campaña electoral, pero también a los restantes 19 países que reconocen la competencia de la Corte Interamericana, aunque algunos de ellos ya tienen en sus leyes ese reconocimiento a los derechos de igualdad sexual.

Thalía: la primera refugiada transgénero Univision


El reconocimiento legal de parejas del mismo sexo es ya una realidad en Argentina, Brasil, Colombia, algunos estados de México y la República de Uruguay. A ellos se deben sumar Barbados, Bolivia, Chile, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, estados restantes de México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Surinam. Estos son los 20 países que se someten a las disposiciones de la Corte Interamericana.

La Corte subrayó que, según el derecho internacional, un tratado como la Convención Americana es de aplicación obligatoria en todos los órganos internos de un Estado, sea en su rama gubernamental, legislativa o judicial. Sin embargo, los jueces admitieron que puede haber dificultades institucionales o políticas para reformar las leyes y prácticas en garantía de los derechos de las minorías sexuales, por lo cual instó a los Estados a comenzar de manera real y de buena fe los ajustes legales o reglamentarios.

Grupos de activistas y miembros de la población LGBTI celebraron este martes la noticia como un paso grande en el reconocimiento de sus derechos. Decenas de ellos se reunieron en una conocida rotonda en el lado este de la capital de Costa Rica, donde suelen reunirse aficionados para los triunfos del fútbol. Agradecían en especial a la vicepresidenta de Costa Rica, Ana Helena Chacón, una de las líderes de la causa y artífice de la estrategia de impulsar las reformas por vía de la Corte Interamericana.

Relacionado
Juan Mascorro, Glancy Rosales, Carlos Reyes y Elizabeth Vilchis protagon...
🔈Podcast: Perdió el miedo de salir del clóset, pero ahora vuelve a esconderse por ser indocumentado


“El resultado de la Corte IDH me llena de emoción y de optimismo para la región, porque significa que vamos entendiendo los signos de los tiempos y la evolución de nuestras sociedades hacia la justicia y la no discriminación de todas y todos. Estoy convencida de que es posible alcanzar una sociedad en la que todas las personas tengan la libertad de ser ellas mismas y puedan amar sin esconderse, sin pedir permiso y a la luz del día”, expresó Chacón mediante un comunicado de prensa, que resalta este dictamen de la Corte por ser la primera ocasión en que se pronuncia con amplitud sobre la identidad de las personas transexuales.

De acuerdo con la Corte, debe quedarse de lado el trasfondo religioso que suele utilizarse en contra del reconocimiento de los derechos de la población LGBTI. Lo mismo ocurrió hace cuatro años con una sentencia de este mismo tribunal que ordenó a Costa Rica permitir la fertilización in vitro (FIV), otro de los temas que en los últimos han provocado discusiones entre derechos humanos y el conservadurismo influenciado por autoridades de iglesias cristianas.

publicidad

El tribunal considera que para garantizar los derechos de las parejas del mismo sexo no se requiere crear nuevos formatos jurídicos, sino extender para ellas las que ahora rigen para las heterosexuales, por ser una manera más sencilla y eficaz: “Crear una institución que produzca los mismos efectos y habilite los mismos derechos que el matrimonio, pero que no lleve ese nombre, carece de sentido, salvo el de señalar socialmente a las parejas del mismo sexo con una denominación que indique una diferencia sino estigmatizante, o por lo menos como señal de subestimación”.

México celebra el orgullo gay con una marcha por la diversidad
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad