null: nullpx

Honduras confirma que la DEA investigó al presidente pero que no encontró nada en su contra

Juan Orlando Hernández fue nombrado en documentos judiciales como objetivo de una investigación en 2015 que resultó en varios arrestos, entre ellos su hermano, Tony Hernández. El gobierno afirma que las pesquisas "exoneraron" al mandatario.
30 May 2019 – 7:22 PM EDT

Fiscales federales de Estados Unidos nombraron al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, como objetivo de investigación dentro de una importante pesquisa sobre "actividades de narcotráfico y lavado de dinero a gran escala" en documentos judiciales quue fueron presentados en Nueva York esta semana.

El hermano de Hernández, J uan Antonio 'Tony' Hernández, fue arrestado en el aeropuerto de Miami en noviembre, acusado por fiscales federales en el Distrito Sur de Nueva York de ser "un narcotraficante a gran escala" que conspiró para traer toneladas de cocaína al país entre 2004 y 2016.

El documento que designaba al presidente Hernández tenía fecha de julio de 2015 y no indicaba si la investigación estaba en curso.

El expediente previamente sellado es una solicitud a la corte en el Distrito Sur de Nueva York para obligar a las empresas Apple, Google, Microsoft, Yahoo y AOL a darles a los investigadores información de encabezado de correo electrónico, pero no contenido de correos electrónicos, de varias cuentas.

También se mencionó el nombre del presidente Hernández en relación con una cuenta bancaria supuestamente utilizada para lavar dinero, pero no incluye ningún otro detalle sobre su posible participación en actividades de narcotráfico.

"Exonerado"

La presidencia hondureña emitió un comunicado la noche del jueves asegurando que la investigación de la DEA exoneró al presidente Hernández ya en 2017 y que en la actualidad goza de una buena relación con la agencia antidrogas estadounidense.

La información oficial culpa del lanzamiento de la investigación a grupos de narcotraficantes empeñados en dañar a un gobierno que había mostrado grandes esfuerzos para combatir el crimen organizado y que buscaban lograr sentencias reducidas en EEUU mediante el recurso de la cooperación.

“El Departamento de Justicia de EEUU, forzado a investigar señalamientos de traficantes de droga, no encontró evidencias para apoyar la acusación contra el presidente y sus colaboradores”, indica el comunicado.

"El documento circulado en las últimas horas demuestra el porque de la confianza del máximo liderazgo de la DEA, quien maneja toda la información e inteligencia del Gobierno de Estados en materia de narcotráfico, al recibir al Presidente Hernández el 1 de marzo de 2019 y estableciendo en sus comunicaciones oficiales que considera al mandatario un socio de confianza en la lucha contra el crimen organizado y destacando la buena relación del Gobierno de Honduras con la DEA", se lee en el texto.


La noticia de la investigación coincidió con una huelga nacional e importantes protestas callejeras en Honduras el jueves que exigían la renuncia de Hernández.

No estaba claro por qué los fiscales decidieron divulgar los documentos judiciales esta semana. A pesar de la agitación política en su país, Hernández es considerado un aliado de EEUU y la administración Trump lo respaldó después de que las denuncias de fraude electoral desencadenaran violentas protestas callejeras en 2017.

El nombramiento de un jefe de estado extranjero como objetivo de una investigación del gobierno de EEUU es extremadamente raro y generalmente solo se realiza con la aprobación del alto nivel del gobierno.

La oficina de la fiscalia federal en Nueva York no respondió de inmediato a una solicitud de Univision Noticias pidiendo una explicación. También se le solicitó comentarios a un abogado de Tony Hernández, pero al momento de la publicación de esta nota no había recibido respuestas.


Honduras es un importante punto de transbordo para la cocaína sudamericana con destino a México y la frontera sur de los Estadios Unidos y ha sido una fuente de corrupción importante que involucra a las importantes familias de negocio, políticos y oficiales militares.

El documento de la corte también mencionó varios otros blancos de la investigacion, entre ellos la difunta hermana de Hernández, Hilda Hernández, quien murió en un accidente de helicóptero en 2017; el ministro de seguridad, Julián Pacheco, y el jefe de la presidencia, Ebal Díaz.

Después del arresto de 'Tony' Hernández, los documentos muestran que ofreció cooperación inmediata con los agentes de la DEA, sin consultar previamente con su abogado.


La acusación de 2018 acusa al ex congresista hondureño de 40 años de edad de importar paquetes de cocaína estampados con sus iniciales y de proteger "cargas de toneladas múltiples" de envíos de cocaína mediante el pago de sobornos a funcionarios locales y la organización de "seguridad con ametralladoras", incluida la policía hondureña.

Tony Hernández también fue acusado de delitos relacionados con armas relacionados con el uso y posesión de ametralladoras y "dispositivos destructivos" y de hacer declaraciones falsas a agentes federales. Si es declarado culpable, se enfrenta a una posible vida en prisión.

La acusación formal alega que Hernández estuvo involucrado "en el procesamiento, recepción, transporte y distribución" de la cocaína que llegó a Honduras a través de aviones, buques rápidos y, en al menos una ocasión, un submarino. Agrega que tuvo acceso a los laboratorios de cocaína en Honduras y Colombia, en los que parte de la cocaína estaba marcada con el símbolo "TH", es decir, "Tony Hernández".

Su arresto se produjo un año después de que Devis Leonel Rivera Maradiaga, ex líder del otrora poderoso grupo criminal "Cachiros", declaró que pagó sobornos a Tony Hernández. La acusación describió un video de una reunión en el 2014 en Honduras donde Hernández aceptó ayudar a Rivera Maradiaga al organizar que las entidades del gobierno hondureño paguen el dinero que se le debe a las compañías del frente de lavado de dinero de Cachiros a cambio de pagos ilícitos. Rivera Maradiaga pagó a Hernández aproximadamente $ 50,000 durante la reunión, según la acusación.


Publicidad