null: nullpx

El oficialista FMLN fracasa en las elecciones parlamentarias y municipales de El Salvador

La derrota aleja a la izquierda de la posibilidad de reelegirse en la presidencia por tercera vez consecutiva.
6 Mar 2018 – 10:29 AM EST
Comparte
Una militante del izquierdista FMLN asiste a un acto proselitista durante la campaña para las elecciones de 2018. Crédito: Marvin Recinos / AFP / Getty Images

SAN SALVADOR, El Salvador.- Nueve años después de su llegada al poder, el partido de izquierda Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) sufrió una significativa derrota en las elecciones municipales y legislativas celebradas el pasado domingo y complicó sus aspiraciones para ganar la Presidencia de El Salvador por tercera vez.

1.6 millones de salvadoreños participaron en las elecciones del 4 de marzo. Hasta las cinco de la tarde del lunes, con el escrutinio preliminar del 80.3% de las actas, el ganador de la jornada era Alianza Republicana Nacionalista (Arena), el partido de derecha que ganó la alcaldía de San Salvador —la capital salvadoreña— y que tendrá unos 38 de los 84 diputados que conforman la Asamblea Legislativa.

“Son resultados preliminares que marcan tendencia”, dijo Julio Olivo, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

En la actual legislatura, el partido oficial tiene 31 diputados y la proyección de sus dirigentes era aumentar a 35. Sin embargo, los números indican que tendrán la representación más baja desde 1994, cuando participaron por primera vez y lograron 24 diputados. Ahora, el escrutinio indica que tendrán 21 o 22 diputados.


Cargando Video...
Elecciones legislativas y municipales en El Salvador, en medio de violencia y desconfianza

La dirigencia reconoció la derrota. “Con la vocación democrática que siempre ha distinguido al FMLN, reconocemos los resultados electorales del cuatro de marzo aunque estos sean preliminares”, dijo Medardo González, coordinador general del partido.

Con este resultado, el FMLN tiene menos herramientas para negociar quiénes serán los nuevos magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia —el máximo tribunal del país— y el nuevo fiscal general de la República.

Los dirigentes también auguran un bloqueo a los programas de gobierno de Salvador Sánchez Cerén, quien finaliza su mandato en junio del próximo año. El difícil camino de Sánchez Cerén en su último año de gobierno, también lo será para el partido que busca la Presidencia por tercera vez.

“Los resultados legislativos dejan planteado al país el reto de superar el bloqueo sistemático a los proyectos sociales y económicos en beneficio de la población”, dijo González.

En un breve comunicado que leyó durante una conferencia de prensa, el coordinador del FMLN agregó: “El mensaje expresado por la ciudadanía a los partidos y al FMLN este cuatro de marzo será objeto de una reflexión responsable y profunda que permita ir al encuentro de las lecciones aprendidas para tomar decisiones y corregir lo que sea necesario”.

¿Por qué perdió la izquierda?

Después de doce años de guerra civil, el FMLN se convirtió en partido político. En sus 20 años como partido de oposición, el FMLN denunció prácticas corruptas y abusos de poder del partido Arena, hasta que en el año 2009 ganó las elecciones presidenciales por primera vez. Sin embargo, el FMLN terminó el primer período presidencial pareciéndose a aquello que tanto había criticado: el primer presidente de izquierda, Mauricio Funes, fue condenado por enriquecimiento ilícito, huyó y actualmente está asilado en Nicaragua.

En el 2014, el FMLN ganó por segunda vez las elecciones presidenciales. Por primera vez, un excomandante de la guerrilla, Salvador Sánchez Cerén, tomó las riendas del gobierno. A diferencia de sus antecesores (los experiodistas Antonio Saca y Mauricio Funes), Sánchez Cerén es un personaje distanciado de la prensa, no concede entrevistas y maneja un discurso soso en temas como la inseguridad ciudadana o la crisis económicas.


El desencanto con el gobierno es una de las variables que se deben tomar en cuenta al analizar la última derrota electoral del FMLN, dice Edwin Segura, jefe de LPG Datos, la unidad de investigación de La Prensa Gráfica, uno de los principales periódicos salvadoreños.

“Ante una derrota sistemática, hay una variable transversal”, dice Segura. A la luz de las encuestas, considera que esa “variable transversal” está relacionada con el mal desempeño del gobierno de Sánchez Cerén.

LPG Datos realiza encuestas desde el año 2006. En los registros de esa unidad, Sánchez Cerén es el presidente peor evaluado. “La opinión del FMLN está en su nivel más bajo, está desprestigiado, no produce resultados y él más obligado (a producir resultados) es el presidente”.

El rector de la Universidad Centroamericana (UCA), Andreu Oliva, coincide que los votantes le han pasado una factura al FMLN por no resolver los graves problemas nacionales como la pobreza, el desempleo y la inseguridad.

“Las altas expectativas que se habían generado con el cambio, con la alternancia política a nivel gubernamental, de Arena al FMLN, generó muchas expectativas para la población que tampoco ha cumplido con las promesas que había hecho y la población, pues, dice: bueno, da igual que gobierno uno, que gobierne otro”. Segura utiliza otras palabras para referirse a la misma situación: “El tamaño de la decepción es del tamaño de las expectativas que creás”.



El vocero de la presidencia, Eugenio Chicas, hace un mea culpa al respecto: “El responsable de lo que pasó en las elecciones es el FMLN y el gobierno (…) Tenemos que revisar en qué nos equivocamos. Con un resultado electoral como éste deben hacerse importantes ajustes”, dijo.

Aunque la correlación política cambiará en la nueva Asamblea Legislativa, algunos activistas temen que el partido ganador, Arena, aún no haya entendido el mensaje.

“Hemos votado por un cambio de rumbo y no para que un partido tenga el control total del Estado. Hoy más que nunca estamos claros, con mucho más fortaleza y valor moral, para pedir una elección idónea de magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Que se respete la institucionalidad”, dice Nelson González, de Aliados por la Democracia, organización que cuestionó muchas decisiones del FMLN.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés