null: nullpx

Comisión de Derechos Humanos determina que ocho bebés murieron por falta de higiene en un hospital al sur de México

Los recién nacidos debían ser llevados a un área de cuidados intensivos, en cambio fueron atendidos en zonas que representaban un riesgo sanitario y no había medicamentos suficientes.
3 Ene 2018 – 05:00 PM EST
Comparte
El Hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense, ubicado en el municipio de Tlapa, Guerrero. Crédito: Facebook/Hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense.

CIUDAD DE MÉXICO.- De julio a septiembre de 2015, al menos 20 recién nacidos contrajeron una infección dentro de un hospital del sureño estado de Guerrero. Ocho de los bebés fallecieron, pero las autoridades locales no investigaron si hubo negligencia o irregularidades. Es ahora que se sabe que aquella clínica era un “riesgo sanitario” por falta de presupuesto y falta higiene, según un informe publicado esta semana por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

La CNDH sostuvo que los ocho bebés que fallecieron eran prematuros y debían ser llevados a una zona especial de cuidados intensivos, pero eso no ocurrió porque en el hospital había obras de construcción. En cambio, los menores fueron llevados a distintas áreas improvisadas, como los cuartos de emergencias para adultos, donde no había condiciones para atenderlos.

El organismo de protección a los derechos humanos documentó los ochos casos y en todos hubo irregularidades sanitarias. Por ejemplo, una bebé presentaba aspiración neonatal de meconio (primeras heces del recién nacido) y debía ser atendida con extremo cuidado, pero fue llevada al área de urgencias para adultos donde contrajo una infección y falleció cuatro días después de haber nacido.

Otro bebé presentó un síndrome de dificultad respiratoria y debía ser llevado a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales o a otro hospital, pero fue trasladado a  un área pediátrica donde su situación empeoró al contagiarse con la bacteria E. coli. Falleció casi dos semanas después, detalló la CNDH.

A esto se suma que el personal médico del Hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense no informó debidamente a los familiares —la mayoría, de la región montañosa de Guerrero— cómo se encontraban los recién nacidos, ni las causas de los decesos.

La Comisión determinó que la directiva del hospital, así como todos servidores públicos de la Secretaría de Salud estatal, no cumplieron con su deber, vulneraron el derecho a la vida de los ocho bebés y entorpecieron la posibilidad de que hubiese justicia.


Cargando Video...
De manera heroica personal médico cuidó a un grupo bebés neonatos durante terremoto en México


Según este informe, la Procuraduría de Guerrero inició la investigación por la muerte de los ocho bebés, pero no hizo las debidas diligencias: ni siquiera entrevistó a los padres de las víctimas ni hizo peritajes en el hospital. La investigación por parte de la Procuraduría y el gobierno de Guerrero se mantuvo inactiva durante 18 meses.

Por esa razón la CNDH emitió una recomendación el pasado 27 de diciembre al gobierno de Guerrero para reparar el daño de las víctimas indirectas y garantizar la no repetición de los hechos. Además pidió generar un programa para dotar al Hospital de la Madre y el Niño Indígena Guerrerense los instrumentos, equipo y medicamentos necesarios que garanticen estándares de calidad en el servicio de salud.

El organismo también pidió a la Procuraduría y al sector salud capacitar mejor a su personal.

El gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, no ha respondido si aceptará las recomendaciones de la CNDH, en tanto informó en sus redes sociales que dio un recorrido en un hospital del turístico balneario Acapulco, donde destacó la construcción de un helipuerto, pues "los helipuertos son esenciales para los hospitales, ya que permiten atender emergencias de manera pronta y eficaz".

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés