null: nullpx

Candidato conservador Sebastián Piñera gana primera vuelta de las presidenciales en Chile

A pesar de su triunfo, el expresidente tendrá que ir a segunda vuelta el 17 de diciembre con Alejandro Guillier, el candidato de la coalición de Bachelet.
19 Nov 2017 – 07:08 PM EST
Comparte
Cargando Video...

SANTIAGO, Chile.- Contra todo pronóstico y a pesar del fuerte calor, millones de chilenos acudieron a las urnas este domingo para elegir a un nuevo presidente, que asumirá el próximo mes de marzo, en reemplazo de la socialista Michelle Bachelet.

Según los resultados entregados por el Servicio Electoral con cerca del 81.75% de los votos analizados, Sebastián Piñera, el expresidente y candidato del movimiento conservador Chile Vamos, se aseguró un triunfo con el 36,6% de la votación. No logró, sin embargo, el 50% más un voto necesarios para poder ahorrarse una segunda vuelta con Alejandro Guillier, candidato de la coalición de Bachelet, que sumó 22.6% de apoyo electoral.

Aunque ambos candidatos son promotores del modelo de libre mercado, Piñera ha dicho que buscará corregir las reformas impulsadas por Bachelet, duplicar el crecimiento económico y dejar al país a las puertas del desarrollo. Guillier ha prometido profundizar las reformas sociales del actual gobierno.

La gran sorpresa de la noche fueron los buenos resultados obtenidos por Beatriz Sánchez, candidata del Frente Amplio, el nuevo referente izquierdista de la política chilena, quien alcanzó un 20.7% de los votos, mucho más del máximo de 14% que le daba las encuestas. Otro resultado inesperado es la baja votación que consiguió la candidata del partido tradicional de la Democracia Cristiana, Carolina Goic, que no alcanzó el 6%, justo detrás del segundo candidato de derecha, José Antonio Kast con 7,8%.

Aunque Sánchez no expresó su apoyo a la candidatura de Guillier en la segunda vuelta, la candidata de 46 años fue tajante al asegurar que "Sebastián Piñera es un retroceso para este país y este país va por otro rumbo".

Estas son las primeras presidenciales chilenas en hacerse bajo el sistema proporcional, lo que ha llevado a un reordenamiento de las fuerzas políticas.

También son las primeras elecciones en que los chilenos establecidos en el extranjero pudieron participar del proceso.

Una votación más masiva de lo esperado

La jornada electoral se desarrolló sin mayores incidentes en el país. La presidenta Bachelet fue la primera figura destacada en votar, hacia las 9:30 horas de la mañana, en un proceso que muchos calificaron de expedito a pesar de la gran cantidad de personas que acudieron a las urnas.

“No me costó nada votar, había dos personas en mi mesa”, dice Matilde Silva, de 70 años, quien votó antes del mediodía en el mismo local que la presidenta, el colegio Teresiano Enrique de Osso, en la comuna de la Reina, un sector de clase media-alta de la capital.

“Había harta gente, más que otras veces”, sigue esta profesora de básica jubilada. “Es necesario que la gente venga a votar porque no podemos dejar que otros decidan por nosotros. Lamento que se vean pocos jóvenes. Falta educación cívica”, comenta esta mujer.

Catalina Contreras, de 20 años, es una de las jóvenes que sí quisieron usar su derecho a sufragar.

“Es primera vez que voto. Vine porque encontré que era muy importante y se necesita porque cada vez la gente vota menos. En mi generación no están interesados y creen que el voto no vale”, dice y agrega que le importa particularmente participar del proceso electoral porque Chile requiere cambios.

“Hay que modernizar a Chile. Los siglos han cambiado. Conseguimos el aborto, el matrimonio igualitario, pero hay que seguir trabajando en eso”, dice.

En la noche del sábado, se proyectó en el frontis de la Moneda, el palacio de gobierno, la frase 'No te restes, súmate', lema de la campaña que lanzó el gobierno a fines de octubre para luchar contra la amenaza de la baja participación electoral. Y en la mañana la presidenta subió a su cuenta Twitter un video en el que invitó “a que todos (fueran) a cumplir con su deber cívico”.

Los chilenos parecen haberle hecho caso y haberse tomaron en serio su rol ciudadano, pese a la falta de efervescencia que se sintió en los últimos días. Este domingo, familias enteras con sus hijos pequeños, personas acompañadas de sus mascotas llegaron hasta los centros de votación. También había personas inválidas, en silla de rueda o con bastón, que no quisieron renunciar a su derecho al voto. En la ciudad sureña de Temuco, incluso llegó una mujer en camilla, con los cuidados médicos requeridos, a su centro de votación. En las calles de Santiago, los atochamientos de vehículos alargaron un poco los tiempos de traslados, pero muchos optaron por movilizarse en transporte público –que era gratuito hoy–, caminando o en bicicleta. Había mujeres con sombrillas, mucha gente con jockey, sombreros y botellas de agua para protegerse del sol.

Augusto Toledo, un ingeniero informático de 35 años que votó en el Liceo Carmela Silva Donoso de la comuna de Ñuñoa –el local de votación de Beatriz Sánchez– explica que acudió a las urnas porque tiene hijos y porque le interesa darle su voto a la persona que comparte su “ideal y perspectiva de país”.

“Quedarse en la casa no sirve para eso. Con el desencanto que hay con la política y la gestión del poder siento que estamos en un momento de inflexión en que es más importante votar de lo que pudo haberlo sido en otro momento”, dice. “Pueden suceder cosas como lo que ocurrió en Estados Unidos, donde Trump está en el poder principalmente por la cantidad de demócratas de entre 20 y 30 años que no se levantó de la cama a votar”.

Cristián Popa, un estilista de 30 años, fue a sufragar junto a su mujer y sus tres hijas, de 8 y 4 años, y cinco meses. Primero acudieron al centro de votación de su esposa, luego se trasladaron al suyo, unas cuadras más allá.

“Trajimos a nuestras hijas para crearles desde ya la consciencia de que hay que votar y que cuando crezcan estén familiarizadas con el proceso y sepan que es su derecho”, dice.

Las críticas a Piñera

A lo largo de la jornada se dieron algunos incidentes que no llegaron a alterar el proceso electoral. Durante la mañana en la región de la Araucanía, que concentra los conflictos entre las comunidades indígenas mapuches y el Estado de Chile, un grupo de encapuchados detuvo un bus destinado a transportar a votantes desde áreas rurales hasta centros de votación y le prendió fuego. Además, se cortaron algunos caminos por barricadas, pero la situación fue rápidamente resuelta.

Asimismo, en Santiago un grupo de jóvenes de la organización revolucionaria Juventud Rebelde se tomó el comando del candidato ganador, Sebastián Piñera, lo que terminó en la detención de 21 de ellos.

La poca simpatía que despierta Piñera entre sus opositores también se hizo evidente cuando acudió a votar en el centro de Santiago, junto a su mujer, dos de sus cuatro hijos y algunos nietos. Se dio un forcejeo entre seguidores y oponentes, que dificultó su entrada y salida del local de votación. Unas horas más tardes se empezó a difundir en las redes sociales un video del momento en que quiso decir unas palabras después de sufragar y en el que, según sus detractores empujó a su esposa, Cecilia Morel, para sacarla de cámara.

“Qué feo el empujón de Sebastían Piñera a Cecilia Morel...¡Tan Trump todo!”, decía uno de los tuíts. “ #Piñera a lo Trump no le bastó doblar mal el voto, robarse el lápiz sino q tb corriendo de su lado a su señora”, decía otro. “Free Cecilia ! El trato de Piñera, muy Trump, a su esposa”, posteó otra persona.

La segunda vuelta tendrá lugar el próximo 17 de diciembre. Queda por verse ahora, si Alejandro Guiller, logrará un acuerdo con el Frente Amplio para sumar votos y poder competir con Piñera.

Cargando Video...
¿Cómo fue el Golpe de Estado en Chile?
Comparte
RELACIONADOS:América LatinaChileElecciones

Más contenido de tu interés