Escabrosos detalles de los abusos de Harvey Weinstein: contaba con cómplices y una 'biblia' para facilitar sus encuentros con mujeres

The New York Times publicó una investigación en la que detalla la 'maquinaria' de complicidades con las que el productor de Hollywood contaba para llevar a cabo sus abusos. Esta nueva información trasciende el mismo día en que seis mujeres demandaron a Weinstein y las compañías que él fundó por confabulación para ocultar las agresiones sexuales generalizadas.

El productor de Hollywood Harvey Weinstein no solo era un depredador sexual de mujeres, sino que construyó una infraestructura de complicidades, espías e intermediarios para llevar a cabo sus abusos, según reveló The New York Times.

El periódico relata escabrosos detalles de la red de hombres cercanos al productor que sabían de su comportamiento sexual y que lo ayudaron pagando sobornos y silenciando testimonios que podían comprometerlo.

"Su hermano y compañero, Bob, participó en sobornos a mujeres desde 1990", asegura el diario y detalla que asistentes rasos de las compañías de Weinstein llegaron a compilar 'biblias', que eran una suerte de manual de procedimientos con sugerencias para facilitar encuentros con mujeres para el cineasta y que se les exigió que consiguieran " inyecciones para el pene para contrarrestar la disfunción eréctil".


La 'biblia' de Weinstein Company incluía instrucciones sobre cómo atender las llamadas telefónicas de la segunda esposa del productor, Georgina Chapman, en caso de tener que encubrir a Weinstein.

Estas informaciones se conocen el mismo día en que seis mujeres presentaron una demanda contra Weinstein y las compañías que él fundó por confabulación para ocultar las agresiones sexuales generalizadas y metódicas, informó la agencia AP.

The New York Times detalla que en los meses previos a la explosiva nota de octubre publicada por el mismo diario que provocó un efecto cascada que hizo que decenas de mujeres que habían mantenido silencio hablaran públicamente de los acosos sufridos por el poderoso Weinstein, el hombre activó toda su maquinaria de poder.

Weinstein, ayudado por el editor de The National Enquirer, Dylan Howard, quien ahora está también acusado por una docena de mujeres por comportamiento sexual inapropiado, envió a periodistas para que hallaran información comprometedora sobre las mujeres acusadoras para arrinconarlas.


El cineasta intentó evitar que la actriz Rose McGowan, una de las denunciantes de más alto perfil, escribiera en un libro sobre la agresión sexual que sufrió. Para ello trató de sobornar a gerentes y lanzar negocios con un agente literario que asesoraba a la actriz.

El informe asegura que en el entorno de las compañías del cineasta muchos sabían algo, pero que "casi todos tenían incentivos para mirar hacia otro lado o razones para mantenerse en silencio".

Los secretos sobre cómo actuaba Weinstein comenzaron a filtrarse en 2015, después de que la policía de la ciudad de Nueva York lo interrogara acerca de una acusación de la modelo Ambra Battilana. En aquel entonces, aseguran reportes, él y su equipo de abogados trabajaban para socavar la credibilidad de Battilana.

La demanda

Este miércoles, seis mujeres entablaron una demanda contra Weinstein y sus empresas en un tribunal federal en Nueva York. El documento, citado por la agencia AP, afirma que las acciones del productor y el aparato de sus compañías para encubrir los asaltos sexuales superan la delincuencia organizada civil y deben ser tratado como 'delincuencia organizada'.

La acusación busca convertirse en una demanda colectiva para representar a "docenas, si no cientos" de mujeres que dicen haber sufrido acoso sexual a manos de Weinstein. Las demandantes son Louisette Geiss, Katherine Kendall, Zoe Brock, Sarah Ann Masse, Melissa Sagemiller y Nannette Klatt.


Afirma que Weinstein y las compañías confabularon para ocultar el acoso y agresiones sexuales. Según la demanda, las actrices fueron llevadas a eventos de la industria para luego conducirlas a habitaciones de hotel, oficinas o audiciones en las que estaba Weinstein, con presuntas ofertas de trabajo.

Frente a esta ola de denuncias, el productor se retiró de la esfera pública y normalmente se conocen sus reacciones por medio de comunicados de su abogada, Sallie Hofmeister. La asesora legal ha dicho en repetidas ocasiones que el productor "niega inequívocamente las acusaciones de sexo sin consenso".

Actualmente hay varias investigaciones criminales contra él en curso. La compañía que fundó junto con su hermano (Weinstein Co.) lo despidió, mientras que la Academia de Cine y otras organizaciones de peso de la industria también lo expulsaron.

Violaciones, acoso y miedo: los 52 relatos de terror de las mujeres que denuncian a Harvey Weinstein

Loading
Cargando galería