null: nullpx
Criminalidad y Justicia

Una estudiante fue asesinada por su exnovio y ahora sus padres demandan $56 millones a la universidad por no protegerla

Según los padres, la muerte de la joven se produjo porque la universidad de Utah se negó a responder a numerosos informes de acoso, abuso, intimidación y violencia de pareja y otras conductas prohibidas por la ley federal de educación.
28 Jun 2019 – 11:07 AM EDT

Los padres de una estudiante asesinada en la Universidad de Utah presentaron una demanda de 56 millones de dólares contra esa casa de estudios por no proteger a su hija de las constantes amenazas de su exnovio, las cuales habían denunciado a la policía y a la propia universidad en más de 20 ocasiones.

Lauren McCluskey, de 21 años, fue asesinada a tiros el 22 de octubre de 2018 en el campus de Salt Lake City, a manos de Melvin Rowland, de 37 años de edad, con quien había tenido una corta relación. Horas después de asesinarla y rodeado por la policía, Rowland se quitó la vida.


Melvin era un delincuente sexual condenado que había pasado más de una década en prisión y al comenzar a salir con Lauren mintió sobre su identidad, su edad y su pasado criminal. Cuando la joven lo descubrió quiso terminar su relación con el hombre, que desde entonces empezó a acosarla y extorsionarla.

Según reza la demanda que los padres de Lauren impusieron en el Tribunal del Distrito a la alta casa de estudios de Utah este jueves, la muerte de la joven se produjo porque la universidad se negó a responder a numerosos informes de acoso, abuso, intimidación y violencia de pareja y otras conductas prohibidas por la ley federal de educación en el Título IX, según informó CNN.

Jill McCluskey, la madre de Lauren, dijo que ella y su esposo le pidieron repetidamente a la presidenta de la universidad, Ruth V. Watkins, "que asumiera la responsabilidad y señalara a las personas responsables" de la muerte de su hija. Según declaró la madre en conferencia de prensa este jueves en Salt Lake City, en diciembre de 2018 le envió un correo electrónico a Watkins ofreciéndose a formar una sociedad para abordar las deficiencias de seguridad en el campus.

" La universidad no se ha responsabilizado por la evitable muerte de Lauren", dijo Jill McCluskey a los periodistas. "Nadie ha sido disciplinado ni responsabilizado en la policía o en la residencia del campus", se quejó la madre de la joven y aunque describió la demanda de $56 millones como “un último recurso”, añadió que la universidad debía pagar una gran cantidad de dinero para darse cuenta de que tienen que “creer a las mujeres y actuar con urgencia cuando sus alumnas piden ayuda”, citó CNN.

Jill McCluskey también aseguró que, de ganar el caso, el todo el dinero que se obtenga en la demanda irá a la Fundación Lauren McCluskey, que honra el legado de su hija reforzando protocolos de seguridad en los campus universitarios y apoyando el deporte estudiantil y el bienestar animal.

Ante el conocimiento de la demanda impuesta por los McCluskey, Ruth Watkins, presidenta del centro de estudios, dijo en un comunicado que la escuela una vez más expresa "un profundo dolor por la pérdida de Lauren McCluskey", quien era una atleta destacada del centro.

"Si bien hay diferencias en cómo caracterizaríamos algunos de los eventos que llevaron al trágico asesinato de Lauren, permítanme decir nuevamente que compartimos el compromiso de la familia McCluskey de mejorar la seguridad del campus", dijo la presidenta en el comunicado.

"Continuamos abordando las recomendaciones identificadas por la revisión independiente de las políticas, procedimientos y recursos de seguridad de la universidad, y estamos realizando mejoras continuas diseñadas para proteger a nuestros estudiantes y a toda la comunidad del campus", añadió Watkins.


Lauren McCluskey fue una importante miembro del equipo de atlestismo de la Universidad y obtuvo lugares destacados en salto de altura, carreras con vallas o decatlón. Al momento de ser asesinada se encontraba cursando su último año en comunicación. Conoció a su asesino en un bar y tuvo una corta relación con él, sin saber que no tenía 30 años y que era un delincuente sexual en libertad condicional. Su infierno comenzó cuando rompió con él. Además de las varias denuncias que hizo, algunos amigos de Lauren también reportaron el caso a las autoridades de seguridad del campus, pero no se conoce que estas hayan tomado medida alguna. Testigos aseguran que el acosador visitaba la universidad a menudo persiguiendo a la joven.

“A través de nuestra acción legal esperamos empujar a la Universidad de Utah a convertirse en una institución responsable”, dijo a los medios el padre de Lauren, Matt McCluskey.

La demanda nombra a varios acusados, incluido el departamento de residencias de la universidad y el departamento de seguridad pública.


"Aún siento que Alyssa va a llegar a casa": la madre de una víctima de Parkland un año después (en fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad