Acoso Sexual

Una segunda mujer acusa a Brett Kavanaugh de conducta sexual inapropiada

Deborah Ramirez, de 53 años, dijo a The New Yorker que el elegido por Trump para la Corte Suprema, se mostró desnudo durante una fiesta estando borracho y le acercó su pene a la cara sin su consentimiento.
24 Sep 2018 – 9:01 PM EDT

Senadores demócratas investigan el caso de una segunda mujer que presentó nuevas acusaciones de conducta sexual inapropiada contra el nominado a la Corte Suprema Brett Kavanaugh, según informó este domingo la publicación The New Yorker.

La mujer, identificada como Deborah Ramirez, afirma que Kavanaugh le puso el pene en la cara durante una fiesta cuando eran estudiantes de primer año en la Universidad de Yale.

Esta segunda acusación se produce días después de que Christine Blasey Ford dio cuenta de una agresión sexual que al parecer sufrió del mismo juez.

El pasado domingo se identificó en una exclusiva con The Washington Post en la que dio detalles sobre un supuesto intento de violación por parte del elegido del presidente Donald Trump para ocupar el asiento que el juez Anthony Kennedy dejó vacante con su retiro.

La próxima semana Ford testificará ante el Senado de EEUU, un paso clave que determinará el curso de la confirmación del juez para el Tribunal Supremo.

Sin embargo en una carta publicada en la noche de este domingo Dianne Feinstein, la demócrata de mayor rango en el comité judicial del Senado, pidió poco después de la segunda acusación que se retrase la audiencia de la próxima semana.

"Le escribo para solicitar un aplazamiento inmediato de cualquier otro procedimiento relacionado con la nominación de Brett Kavanaugh", dijo Feinstein en una misiva al senador Charles E. Grassley, presidente de dicho comité.

Qué dice Ramirez

La diferencia de esta acusación con la hecha por Ford es la cantidad de detalles de ofrece y que al menos otro estudiante corrobora lo dicho por la entonces estudiante universitaria.

Ramirez relató que estuvo en una fiesta en el área de dormitorios de la Universidad de Yale, específicamente en una suite del Lawrence Hall, una zona de ese centro de estudios conocida como el Old Campus. Allí se encontraban Kavanaugh y otros estudiantes durante el año escolar 1983-84.

"Estábamos sentados en un círculo", dijo Ramirez a The New Yorker al relatar en qué consistía el juego que tenía como objetivo emborracharse.


"La gente elegiría quién bebía". También recuerda que fue elegida repetidas veces y que rápidamente se emborrachó.

"En un momento dado un estudiante masculino señaló con un pene de plástico en su dirección. Más tarde, estaba en el piso, con la mente nublada y arrastrando las palabras, mientras ese estudiante y otro estaban cerca. (Ramírez identificó a los dos espectadores masculinos, pero, a petición suya, The New Yorker no los nombra).

Es entonces, según la descripción dada por Ramirez a la publicación, que un tercer alumno se desnudó frente a ella.

"Recuerdo que un pene estaba frente a mi cara", dijo. "Sabía que eso no era lo que quería, incluso en ese estado". También recuerda que comentó: "Eso no es un pene real", y los otros estudiantes se rieron de su confusión y la animaron a "besarlo". Ella dijo que empujó a la persona, tocándolo en el proceso.

Esa persona, asegura, era Brett Kavanaugh.

"Estaba avergonzada y apenada y humillada", dijo a The New Yorker para luego agregar que Kavanaugh estaba parado riéndose frente a ella.



Además, subraya que otro estudiante gritó por el pasillo: "Brett Kavanaugh acaba de poner su pene en la cara de Debbie". La mujer, que dudó inicialmente sobre si debía contar su historia, solicita en la publicación una investigación del FBI.

Ramirez tras graduarse se dedicó a trabajar en una organización de apoyo a mujeres que han sufrido violencia doméstica.

Un hombre que se graduó en Yale y que conoce a Ramirez contó a The New Yorker que otro estudiante le contó sobre ese incidente el mismo día de esa fiesta o un día o dos después de ocurrida. Asegura que está "100% seguro" de que fue Kavanaugh el que se desnudó frente a Ramirez e independientemente narró muchos detalles que coinciden con la declaración de ella.

Sin embargo, pidió a la publicación el anonimato alegando que no quiere ser parte de la frenética batalla política alrededor de la nominación del juez acusado.

Nueva negación

Este domingo, tras la publicación de The New Yorker, Brett Kavanaugh negó nuevamente las acusaciones. La Casa Blanca emitió una declaración del nominado el domingo donde asegura que el evento "no sucedió" y que la acusación es "una difamación, simple y llanamente".

Kerri Kupec, portavoz de la Casa Blanca, agregó que esta segunda a cusación está "di señada para derribar a un buen hombre".

Kavanaugh va a testificar el jueves sobre la primera acusación de agresión sexual, que data de una fiesta de la escuela secundaria hace más de 35 años. Su acusadora, Christine Blasey Ford, también está lista para testificar, según el acuerdo al que llegó ayer con el comité judicial del Senado. Por ahora se desconocen los detalles del testimonio de Ford, como quién la interrogará. Tampoco está claro si las nuevas acusaciones alterarán la audiencia.

Este nuevo testimonio pone aún en más aprietos al candidato de Trump. Según The New Yorker, algunos republicanos tuvieron conocimiento de estas nuevas acusaciones la pasada semana y mostraron su preocupación sobre qué impacto podrían tener en el proceso de confirmación de Kavanaugh. Poco después, algunos senadores republicanos solicitaron que se acelerara el voto.

Por su parte, senadores demócratas subrayaron que este nuevo testimonio merece una investigación del FBI, tal como están solicitando para Ford.

"Esta es otra acusación seria, creíble e inquietante contra Brett Kavanaugh. Debería investigarse completamente ", dijo la senadora Mazie Hirono, de Hawai.

Sin embargo, puede que el testimonio de Ramirez no sea el último.

Michael Avenatti, abogado de Stormy Daniels, la actriz porno que sostiene que tuvo una relación con el presidente Trump, afirmó en su cuenta de Twitter que representa a "una mujer con información creíble sobre el juez Kavanaugh". Por ello, indicó que va a pedir que dé su testimonio también en el Senado.

En otro tuit, Avenatti aclaró que su clienta no es Raminez, aunque no dio más datos.


Cuatro tensos días de audiencias de Brett Kavanaugh en el Senado en imágenes

Loading
Cargando galería
Publicidad