null: nullpx
Detector de Mentiras

El 9/11: una tragedia convertida en conspiración

Al cumplirse 20 años del mayor atentado en tierra firme que ha sufrido Estados Unidos, se confirma: ante enormes adversidades, la resiliencia estadounidense es sólo comparable con su capacidad para producir teorías conspirativas. Léelo en esta nueva entrega de 'Un mundo paralelo'.
10 Sep 2021 – 05:03 PM EDT
Comparte
Los hechos del 11 de septiembre, muchos de ellos ocurridos en vivo y a la vista de todos son cuestionados por los adeptos a las teorías conspirativas. Crédito: Arte: Arlene Fioravanti

Individuos, grupos y movimientos organizados son portadores y reproductores de especulaciones que, pasado el tiempo, no cesan y, por el contrario, entre ellos se han asociado. 9/11 Truth Movement es el nombre adoptado por la asociación de organizaciones que cuestionan la versión oficial sobre los atentados del 11 de septiembre de 2001 sin evidencias científicas. Esas organizaciones exponen sus teorías sobre todo por internet y también convocan mítines locales, conferencias nacionales e internacionales y manifestaciones públicas.

Han existido especulaciones de todo tipo. Muchas de ellas apuntan a tejer la versión de que los ataques que todos vimos en vivo y con nuestros propios ojos, no fueron perpetrados por la organización terrorista Al Qaeda, ni los hechos fueron como nos los contaron. Sino que han sido toda una componenda para que el Estado estadounidense infringiera los derechos constitucionales, dominara el comportamiento de los individuos y aumentara su poder sobre muchos otros países a través de la lucha contra el terrorismo.

Lo que sabemos

Los informes oficiales reportan que el 11 de septiembre de 2001, 19 hombres secuestraron cuatro aviones comerciales estadounidenses cargados de combustible que se dirigían a varios destinos de la costa oeste. En total 2,977 personas murieron en los ataques terroristas en la ciudad de Nueva York, Washington y a las afueras de Shanksville, Pennsylvania.


  • El ataque fue orquestado por el entonces líder de Al Qaeda, Osama bin Laden.
  • En el World Trade Center (WTC) en el bajo Manhattan, 2,753 personas murieron cuando los vuelos secuestrados, el 11 de American Airlines y el 175 de United Airlines, fueron estrellados intencionalmente en las torres norte y sur.
  • De los que perecieron durante los ataques iniciales y los colapsos posteriores de las torres, 343 eran bomberos de Nueva York, 23 eran policías de la ciudad y 37 eran agentes de la Autoridad Portuaria.
  • Las víctimas tenían edades comprendidas entre dos y 85 años. Aproximadamente el 75% eran hombres.
  • A raíz de esa masacre, la política y la sociedad cambiaron para siempre, no solo en EEUU, sino en todo el mundo. La lucha contra el terrorismo, el desarrollo tecnológico y la vigilancia de los ciudadanos tomaron una dimensión y un rumbo que nadie hubiera previsto antes de los ataques.
  • Cerca de Shanksville, Pennsylvania, 40 pasajeros y miembros de la tripulación a bordo del vuelo 93 de United Airlines murieron cuando el avión se estrelló contra un campo. Se cree que los secuestradores estrellaron el avión en ese lugar, en lugar de su objetivo desconocido, después de que los pasajeros y la tripulación intentaron retomar el control de la cubierta de vuelo.
  • Según el informe final de la Comisión del 11-S, constituida en noviembre de 2002 por integrantes bipartidistas del Congreso, Estados Unidos fue víctima el 11 de septiembre de 2001 del mayor ataque terrorista de su historia.

Sin embargo, estos hechos, muchos de ellos ocurridos en vivo y a la vista de todos (una práctica de quienes usan el terror como herramienta política es la de que el horror causado por sus atentados sea masivamente exhibido) fueron cuestionados en su forma y en su fondo por una parte de la sociedad, que a casi dos décadas de los atentados, aún los miran con recelo: para ellos, lo que pasó no fue lo que pasó, ni sus autores fueron sus autores.

El “sustento” de lo que se cuestiona

Los adeptos a las teorías de conspiración sostienen que estos reportes contienen falsedades y que los hechos acaecidos pueden ser explicados por una teoría alternativa, como que el gobierno de Estados Unidos deliberadamente permitió los atentados o directamente los planificó y ejecutó.

Una de las hipótesis afirma que las Torres Gemelas y el edificio WTC7 se derrumbaron por efecto de una demolición controlada (y organizada por el gobierno). Serían, por tanto, unos auto-atentados realizados para justificar las guerras (en Afganistán e Irak) e incrementar el control de los ciudadanos y algunos poderes fácticos como parte de las empresas petroleras que funcionan en Oriente Medio.

Los partidarios del “ Movimiento por la verdad del 11-S” establecen como su finalidad la recopilación de pruebas, investigación y difusión de las teorías alternativas sobre el 11-S.

Organizados como conjunto desde 2004, se proponen una aproximación en dos pasos a lo que ellos denominan “la verdad” del 11-S: primero, comprender la versión oficial y las numerosas objeciones que la hacen falible y, segundo, asumir las consecuencias de esta comprensión.

Uno de los voceros más conspicuos del 'Movimiento por la verdad del 11-S' es Alex Jones, un personaje que aparece implicado en numerosas teorías de conspiración en Estados Unidos, de muchos tipos. Desde teorías sobre el coronavirus, la vacuna y el supuesto fraude electoral, hasta esta teoría que afirma que fue el propio gobierno estadounidense el autor de los atentados que conmocionaron New York, acabaron con la vida de miles de personas y trastornaron la noción de seguridad del planeta para siempre.

Como si de un movimiento esotérico se tratara, al entrar en la web del Movimiento por la verdad del 11-S, un texto reza: “Abre tus ojos, abre tus oídos, pero, sobre todo, abre tu mente para que recibas lo que realmente pasó el 11 de septiembre. Una vez que lo hagas, entonces te convertirás en activista del 'Movimiento por la verdad del 9-11'”.

“Busca en los detalles”

Estas son algunas de las teorías conspirativas que cuestionan la historia oficial y hacen conjeturas alternativas:

Mal entre virtudes

La pandemia confirma un rasgo de la sociedad estadounidense que ya tenía precedentes: ante eventos de gran incertidumbre, el estadounidense es resiliente, se reinventa, nunca se da por vencido, es creativo, trabajador, solidario y entusiasta. Y, también, es ilimitadamente imaginativo.

La imaginación es una fuente de transformación inagotable. Gracias a la imaginación, como expone Mario Vargas Llosa en su libro de ensayos La verdad de las mentiras, el ser humano es capaz de transformar la peor realidad para tratar de alcanzar eso que sabe desde su imaginario que puede ser mejor.

El problema está cuando esa imaginación pierde la fe, se desorienta su sentido lógico, sus hipótesis se vuelven incomprobables, contradice la racionalidad de las circunstancias e, irremediablemente, termina jugando en contra.


Ocurre mucho cuando las sociedades buscan responsables ante problemas de grandes magnitudes. Producto de la incertidumbre, se disparan las alertas de todos nuestros instintos primitivos, instalados en la corteza cerebral, y empezamos a concebir -no importa cuánto asidero tenga- la idea de que hay un poder invisible, más allá de lo obvio, que nos amenaza. Esa idea nos protege psicológicamente creando un “nosotros” que confronta a un “ellos” megapoderoso frente al cual hacemos escudo. Pero… podemos estar hablando de conjeturas que, aunque partan de algún silogismo que luce bien estructurado, pueden terminar creando hipótesis sorprendentemente descabelladas.

La versión oficial, en horas y minutos

Según el informe del Congreso que investigó los hechos, estos fueron los acontecimientos más importantes de aquella aciaga y lamentablemente histórica jornada, registrados cronológicamente :


Algunos enlaces que te pueden interesar:


Lee también otras entregas de "Un mundo paralelo":


¿Viste algún error o imprecisión? Ayúdanos a corregirlo. También queremos leer si hay algún mensaje o imagen que quieres que verifiquemos. Escríbenos a eldetector@univision.net

Aquí te contamos sobre nuestra metodología y política de corrección.

Cargando Video...
El Detector: Verificamos el "reto del imán" y no, la vacuna no hace que se peguen metales al cuerpo

Loading
Cargando galería
Comparte