null: nullpx
Crisis económica

Junta de control fiscal "invalidaría la democracia" de Puerto Rico

Alejandro García Padilla y Pedro Pierluisi reaccionaron al borrador de la propuesta junta de control federal para la Isla.
30 Mar 2016 – 9:14 PM EDT

El gobernador Alejandro García Padilla rechazó la junta de control fiscal porque sustituye el gobierno electo y resulta “ deshonrosa y no es aceptable”.

García Padilla se reunió este martes en La Fortaleza con los presidentes del Partido Popular Democrático y Partido Nuevo Progresista, David Bernier y Pedro Pierluisi, respectivamente, para hacer un frente común contra el borrador de junta que ha delineado la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes federal.

Durante las reuniones, el gobernador compartió con los líderes políticos su postura frente al borrador de legislación que se ha desarrollado en el Congreso.

El primer ejecutivo expuso que, aunque dicho borrador reconoce la necesidad que presenta Puerto Rico de que le sean concedidas herramientas legales para una reestructuración ordenada de su deuda pública, estipula la sobreimposición de una junta federal que sustituiría al gobierno de Puerto Rico e invalidaría la democracia.

“Esta condición resulta deshonrosa y no es aceptable”, se indica en las declaraciones escritas de La Fortaleza.

Por ello, se agrega, el Gobernador convocó a los candidatos a la gobernación de todos los partidos políticos y a otros sectores gubernamentales y no gubernamentales a unirse en un mismo frente común para atender la crisis fiscal del gobierno.

Pierluisi dice que la junta debe ser democrática
Por otro lado, el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, dijo que por su mediación ya comenzaron a introducirle enmiendas al “borrador de discusión” que crea la junta de control fiscal de Puerto Rico, al restarle poderes al principal oficial de administración.

“Los proyectos de ley evolucionan a base de consideraciones políticas y de política pública”, dijo en torno al borrador. El proyecto de ley debe estar finalizado para la semana del 11 de abril, indicó.

Indicó que ha sometido múltiples cambios detallados al Presidente de la Comisión, Rob Bishop, identificando disposiciones específicas que necesitan reconsideración y proveyendo lenguaje alterno. A sus esfuerzos, dijo, se le han unido otros congresistas.

“Estos esfuerzos ya han dado fruto al menos en una instancia. La Sección 110 del borrador que salió a la luz pública la semana pasada autorizaba a la Junta de Supervisión y Administración Fiscal a nombrar un Principal Oficial de Administración con amplios poderes para supervisar y fiscalizar todos los departamentos y funciones del Gobierno de Puerto Rico”, aclaró.

Informó que esa había sido una disposición controversial legislada para el Distrito de Columbia a finales del 1998 y fue finalmente eliminada en menos de cinco meses después.

“Le informé al presidente Bishop mis objeciones a esa disposición y le agradezco que se haya eliminado del nuevo borrador”, reveló.

No obstante, hay otras disposiciones en el Título I y el Título II del borrador del proyecto, que describen los poderes de la Junta de Supervisión y Administración de Puerto Rico, que deben tienen ser eliminadas o modificadas si el proyecto de ley quiere tener el apoyo bipartidista, expresó el Comisionado Residente, incluyéndolo a él.

“La realidad es que si el Congreso va a proveerle a Puerto Rico un mecanismo razonable de reestructuración de deuda, va a venir acompañada de una junta de supervisión fiscal. Soy el primero en reconocer los beneficios potenciales que ve el Congreso en crear una junta fuerte e independiente para asistir al gobierno de Puerto Rico durante un determinado período que sirva de puente hacia un mejor futuro fiscal para la Isla”, dijo en torno a su endoso a una junta.

Pierluisi dejó saber que es consciente de que muchos en Puerto Rico ven la necesidad de esa junta, “aun cuando reprochan el hecho de que Puerto Rico haya llegado al punto de necesitarla como resultado de décadas de trato discriminatorio a nivel federal y mal manejo de las finanzas públicas a nivel local”.

Pierluisi reiteró que la junta federal “debe tener dientes, pero no colmillos”. Es decir, debe respetar el proceso democrático que hay en la Isla.

Reconoció que “algunas de las disposiciones del borrador del proyecto federal, la mayoría de las cuales fueron copiadas Ley del 1995 que estableció una junta en el Distrito de Columbia, burlan el más básico de los principios democráticos americanos de auto-gobierno.

“Como territorio, Puerto Rico carece de democracia a nivel nacional, por lo que un proyecto de ley que suprime -en vez de supervisar- el proceso democrático a nivel local es inaceptable. Mi esperanza y expectativa es que, trabajando de forma bipartidista, podamos lograr que el proyecto de ley que se lleve a votación sea justo, efectivo y respetuoso”, señaló.

El comisionado afirmó que el asunto de la junta “es un tema emocional que levanta grandes pasiones entre mis constituyentes. Es importante que todos respiremos colectivamente y nos enfoquemos en las metas que tenemos. El futuro de Puerto Rico está en juego”.

Más:


Más contenido de tu interés